Modern Love
Análisis

Crítica de Modern Love, la antología de relatos de Amazon Prime Video

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Modern Love, la antología de relatos de Amazon Prime Video que gira en torno al amor y las relaciones humanas. Disponible al completo desde el 18 de octubre de 2019.

Hacía falta en el panorama amplísimo del mundo de las series de televisión, una serie tan humana y cercana como Modern Love. Se trata de una antología de relatos independientes, ocho en total en la primera temporada (y se supone que otros ocho en ciernes dado que ha sido renovada para una segunda), de media hora de duración.

Y lo cierto es que no necesitan ni un solo segundo más para hacer llegar su mensaje: que el amor es redentor y que está muy alejado de lo que el subgénero del "cine romántico" nos lleva vendiendo toda la vida, empaquetado una y otra vez de una forma similar.

Aprovecha el periodo de prueba de Amazon Prime Video para disfrutar de las mejores películas y series de la plataforma... ¡Totalmente gratis!

Modern Love sabe poner el acento en la diversidad y hacerlo de forma muy natural y, el secreto de su éxito es el de pasarse por el forro del chaleco las expectativas del espectador. ¿De dónde podría provenir un material tan original? Por supuesto, de la realidad, porque lo que una pléyade de 12 guionistas entre los que destaca John Carney, han transformado en ocho pequeños libretos bebe directamente de la columna del mismo título del New York Times en la se narran experiencias reales de personas normales y corrientes. Neoyorkinos todos ellos, dado que es la ciudad la que sirve de marco para todos sus relatos.

Y qué bonito además que no se caiga en la tentación de hacerle un monumento al azúcar ni concentrar todo el jugo de la serie en las relaciones sentimentales que estamos ya hartos de ver y escuchar constreñidas en sus corsés asfixiantes de pasión y destrucción forzosa.

Hay preciosos homenajes a los primeros amores, pero también a los flechazos en la madurez, el amor maternal y paternal, las relaciones incipientes que no prosperan aunque permitan crecer a los personajes a nivel personal, los vínculos que se crean de la necesidad y fructifican a base de cariño y un montón de ejemplos más entre los que se hallan la amistad y la complicidad que constatan que hay mil maneras de amar y todas son necesarias.

Modern Love es una serie atípica porque no se deja arrastrar por la espectacularidad ni la grandilocuencia. Cada historia es única y las hay más redondas y perfectas y menos conseguidas, aunque siempre encontremos algún punto en el que apoyarnos para aprender algo de nosotros mismos mientras acompañamos a los personajes a lo largo de sus recorridos sentimentales, ya sean estos para aceptar una relación fallida, recordar un intenso amor extinto o fortalecer los lazos con la gestación de un bebé. No hay dos personas que vivan exactamente la misma situación, aunque sí haya nexos que permitan que florezca la empatía. Esto lo demuestra especialmente bien el segundo episodio... si bien la vida lleva a cada cual por un camino distinto.

Pero, como decíamos, mostrar historias de amor de diversa índole, naturaleza y resultado, no conlleva que haya un exceso de sentimentalismo... No estamos ante una serie diseñada para hacer sufrir al espectador sino más bien, antes al contrario, para ayudarle a "hermanarse" con los personajes y de paso dar un pequeño estirón emocional aprendiendo con ellos de sus vivencias.

Una de las grandísimas bazas que juegan a favor de la serie, al margen de toda esa originalidad y frescura que destila el material de base, es la de contar con un elenco maravilloso en el que se destacan muchísimos rostros archiconocidos. Anne Hathaway es quizás el mayor exponente, al dar vida a una mujer bipolar y tener que poner todo su talento interpretativo al servicio de la historia, pero ojo que no podemos dejar atrás a Cristin Milioti (Cómo conocí a vuestra madre), Sofia Boutella (La momia), Tina Fey (30 Rock), Dev Patel (Lion), Catherine Keener (Kidding), Andy García (Matar al mensajero) o John Slattery (Mujeres desesperadas), entre otros.

Aunque los episodios pueden verse en cualquier orden sí es condición indispensable ver el último al final dado que concluye con un pequeño regalo que abunda en su voluntad de reunir todas las historias bajo el cielo de Nueva York y crear una gran familiaridad con los personajes. Sí, podrían ser tus vecinos, o tus caseros, quizás los redactores del periódico que lees cada mañana en su edición digital o los amantes que se besan bajo la lluvia mientras los ves desde los cristales del tren, a lo lejos. Personas corrientes contando historias extraordinarias en las que el común denominador es el calor del amor.

No es de extrañar que a los pocos días de haber visto la luz, Modern Love haya sido renovada. Aún contando con algún episodio menos logrado (el cuarto y el quinto para ser más exactos), lo tiene todo para enganchar a los espectadores que estén cansados de ver siempre lo mismo y echen en falta realismo y calidez en la forma de retratar las relaciones personales. Enfrentarse a una de estas historias es como abrir la ventana dejando entrar aire fresco, así que estaremos atentos a la próxima fecha de estreno para contaros si vuelven a dar en la diana con la segunda temporada. La base que han asentado es muy sólida...

Valoración

Muy humana, la serie antológica Modern Love recoge historias de amor inusuales, que a veces nada tienen que ver con una relación de pareja al uso. Nos habla del poder exonerador del amor, ya sea en su forma de amistad o de la idealización más platónica del mundo y de lo necesario que es para que el mundo siga girando.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El reparto trabaja de forma excepcional y las historias están muy bien escogidas para componer un variado abanico de situaciones. El broche final.

Lo peor

Algunos episodios son más flojos que otros. En concreto el cuarto y el quinto, sobresalen a la baja.

Y además