Crítica de Moonfall, la nueva epopeya catastrófica de Roland Emmerich que te mantiene pegado a la butaca

Moonfall

¡La Tierra vuelve a estar en peligro! Roland Emmerich propone en Moonfall que la Luna se transforme en amenaza para la humanidad. Te lo contamos en nuestra crítica antes del estreno en salas el 4 de febrero de 2022.

Al César, lo que es del César: Roland Emmerich sabe destruir cosas de forma espectacular y no solo eso, sino que tiene el talento de reunir a la gente en una sala de cine para proveerla de una catarsis colectiva en la que como Humanidad soslayamos por los pelos la extinción.

Esta capacidad se sublima una vez más en Moonfall, una entretenidísima película que es el arquetipo perfecto de fast-movie: se consume con fruición y se olvida rápido, pero el caso es que te hace pasar un rato estupendo si tienes claro lo que vas a ver.

A estas alturas, será difícil que alguien se llame a engaño teniendo en cuenta la trayectoria del productor, director y guionista que está entre los que más disfrutan haciéndolo volar todo por los aires... pero para quien tenga todavía dudas, lo marcamos en negro sobre blanco: esta película es exactamente lo que se esperaba de ella.

VIDEO

Tráiler de Moonfall, la nueva película de Roland Emmerich

¿Cuál es esta vez la gran amenaza? En 2011 un grupo de astronautas es víctima de una suerte de enjambre informe que golpea su nave en su trayecto hacia el Mar de la Crisis en la Luna.

De regreso a la Tierra en una heroica reentrada, el piloto de la NASA Brian Harper cae en desgracia puesto que nadie cree su versión de los hechos y su compañera Jo Fowler se ve incapacitada para ayudarle, puesto que estaba inconsciente en el momento del impacto.

Diez años después, KC Houseman, un teórico de la conspiración obsesionado con la idea de que la Luna es un gran artefacto prefabricado, se percata de que el satélite se ha salido de su órbita habitual y que ésta es ahora elíptica, lo que a corto plazo derivaría en una colisión con la Tierra.

Él será quien acuda al exastronauta Harper que, junto a su antigua compañera, emprenderá una heroica misión mientras el resto del planeta se da por vencido y el creciente acercamiento de la Luna produce eventos extrememos: riadas, tsunamis, desoxigenación de la superficie terrestre, cambios bruscos en la gravedad y desprendimiento de partículas lunares que impactan violentamente como meteoros.

Moonfall es todo un espectáculo. Inverosímil, con poca o ninguna base científica y un montón de descabelladas ideas que le volarán los sesos a cualquiera con unos mínimos conocimientos de astronomía o física (es sangrante que uno de los mayores defensores del escepticismo como Carl Sagan sea "utilizado" por un teórico de la conspiración), pero muy eficiente como pasatiempo ligero.

La película es muy autoconsciente y honesta en ese sentido: los personajes son bastante arquetípicos y sus relaciones familiares también, de modo que hay pocas sorpresas en ese plano.

La acción discurre en dos líneas paralelas de supervivencia: lo que sucede en la Tierra y lo que lo determina todo, que es lo que pasa en el plano espacial y ahí se ha echado el resto para ir sorprendiendo al espectador constantemente.

Moonfall

Es probable que estemos ante una de esas "películas-evento" más mastodónticas de los últimos tiempos (en la que no hay involucrados superhéroes). Un blockbuster de manual de esos que en los años 90 arrasaba en taquilla y que ahora se ve en la encrucijada de demostrar que sigue teniendo tirón entre el público, bastante anestesiado ya ante las tragedias colectivas e incrédulo por saturación.

Cuenta como baza ganadora con un reparto muy atractivo, aunque da bastante pena ver el talentazo de Halle Berry (John Wick 3: Parabellum) y de Donald Sutherland (The Undoing) desperdiciado así... pero se aprecia que tanto Patrick Wilson (Aquaman) como John Bradley-West (Sam Tarly en Juego de tronos) se lo han pasado bastante bien dejándose llevar en esta aventura.

Por lo demás, es hasta grosero el emplazamiento de producto: Moonfall es al final un anuncio de Lexus muy caro... pero escuchad, es que la explosiones, las carreras y la elevación de pulsaciones detrás de cada contrarreloj hay que financiarlas, así que toca tirar otra vez de la anestesia del público, esta vez ante la publicidad mal encubierta (total, anda que no estamos acostumbrados a obviarla).

En resumidas cuentas, hay tantos motivos para gozar de esta peli como niños pequeños como para repudiarla como adultos reflexivos. El mejor consejo que podemos daros es que tratéis de calzaros las anteojeras que les ponen a los caballos para ver solo en línea recta y entrar en el looping de doble tirabuzón que propone el guión. Vais a salir de la sala de cine despeinados y agotados.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Si tienes claro lo que vas a ir a ver al cine, tus expectativas van a ser colmadas: Moonfall da lo que promete y condensa un mix de éxitos anteriores como Independence Day, El día de mañana, 2012 y otros hitos del cine catastrofista aderezado con algo de Terminator y Prometheus. Vamos, un no parar.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Moonfall es muy autoconsciente, honesta y entretenida y tiene unos efectos especiales muy dignos.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

¡Carl Sagan debe estar revolviéndose en su tumba! Es una peli para desconectar el cerebro y disfrutar: no le busquéis la lógica o implosionaréis.
Hobby

60

Aceptable

Y además

Moonfall (2022)

Carátula defecto entretenimiento

Lanzamiento:

Argumento:

Moonfall es una película dirigida por Roland Emmerich (Midway, Independence Day: Contraataque, Asalto al poder), cuyo guion co-escribe junto aSpenser Cohen y Harald Kloser. Siguiendo la línea de otras películas catastrofistas de Emmerich comoEl día de mañana o 2012, esta película de ciencia ficción pone ni más ni menos que a la luna en rumbo a c...