Crítica de La mujer rey: una épica aventura femenina con la radiante Viola Davis como protagonista

La mujer rey

Crítica de La mujer rey (The Woman King) dirigida por Gina Prince-Bythewood y protagonizada por Viola Davis, Lashana Lynch, Sheila Atim y John Boyega. Estreno el 25 de noviembre.

¡Que no te la cuenten! La mujer rey es un espectáculo de primer nivel y, de largo, la película destacada de la semana contando con un reparto brillante encabezado por la camaleónica y excelente actriz Viola Davis y con una dirección portentosa por parte de Gina Prince-Bythewood que compone tanto vistosas composiciones de acción, como secuencias mucho más íntimas e intensas a nivel emocional.

Se trata de una película única en la cartelera actual por el tema que trata y la forma en la que lo hace: retrata a las Agojie, un grupo de guerreras de élite del antiguo Reino de Dahomey (actualmente Benín, en África Occidental) formado únicamente por mujeres fieras e implacables al servicio de un rey al que protegen a toda costa.

VIDEO

Tráiler de La mujer rey, una impactante historia real con Viola Davis

Las llamadas Amazonas de Dahomey que se nos presentan en esta película de una forma más próxima a la fantasía épica que a la realidad, sirvieron de inspiración a las Dora Milaje de Black Panther a las que hemos visto recientemente en Wakanda Forever.

Dicho esto, con el permiso de Marvel, podemos decir que La mujer rey es lo que esperábamos de la secuela de Black Panther: un relato en clave femenina de hermandad entre mujeres guerreras lideradas por la más excepcional de todas ellas y un enorme homenaje a la cultura africana en su conjunto (vestuario, ritos, música, etc.).

No veíamos un recital de esta categoría desde la entrada de las Amazonas de Themyscira que calaron en el imaginario colectivo cinematográfico gracias a Wonder Woman.

 

La película nos traslada al siglo XIX para contarnos la historia de Nanisca, una orgullosa guerrera con rango de general que se encarga de la formación física y mental de un grupo de reclutas que tendrán que enfrentarse a un poderoso enemigo.

Entre ellas se encuentra Nawi, una joven ambiciosa pero algo inmadura que tendrá que priorizar los intereses del grupo al suyo propio hasta estar preparada para entrar en combate. Juntas se alzarán contra quienes han esclavizado a los suyos y amenazan con destruir su modo de vida.

Uñas largas, cuerpos resbaladizos, pulso certero y grito de guerra

Rara vez se reúne un reparto con tanto carisma como el que rezuma el de esta película: es imposible no quedarse hipnotizado ante la pantalla gracias a las interpretaciones de Lashana Lynch (Sin tiempo para morir), Sheila Atim o Thuso Mbedu (ambas partícipes de El ferrocarril subterráneo) pero, si todas ellas son magníficas, está claro que gravitan en torno a la figura principal: Viola Davis.

La actriz, que es siempre sobresaliente, aquí alcanza ya cotas de matrícula de honor. No es algo que muchos vayan a decir porque esta película no es un drama ni un biopic sino una fantasía épica inspirada libremente en hechos reales, pero es indiscutible que consigue alcanzar todos los registros: es creíble como luchadora, pero no solo la vemos pelear, también cantar, bailar, sufrir y llorar.

La mujer rey

Para que el conjunto sea tan sólído es indispensable que de la mano del diseño de producción y el reparto vaya una banda sonora que consiga acompañar y realzar todo ese trabajo de dirección de actores y de coordinación de la acción. Excelente trabajo por parte de Terence Blanchard (Perry Mason), que se mueve muy bien reuniendo influencias y alumbrando una BSO de escándalo.

Hasta aquí quedan claras las muchas y variadas virtudes de La mujer rey pero, claro está, no todo van a ser laureles. La película tiene sus dificultades para componer el relato en la medida en que al final, todo este sistema era profundamente machista: componían este ejército criminales, mujeres repudiadas o reclutadas en contra de su voluntad y eran sometidas a mutilación genital.

Nada de esto se cuenta en una película que sí habla sobre el sacrificio que suponía ser una Agojie al no estar permitido el matrimonio ni la maternidad y ser consideradas de forma legal "esposas del rey". Su disciplinada forma de vida las convertía en semidiosas, con un alto rango en el estatus social, cierto nivel de riqueza y posibilidad de ascender en el rango para llegar a puestos de mando.

La mujer rey

Como hemos dicho en varias ocasiones ya, La mujer rey tiene el vínculo justo con la realidad. No pretende ni mucho menos ser un documental, ni reescribir la historia, pero está claro que tiene un fuerte posicionamiento ideológico en el que a veces afloran contradicciones de peso.

Lo que nos interesa al final como espectadores es el viaje de los personajes y la cinta logra implicarnos personalmente en sus aventuras y hacernos empatizar con ellos así que lo hace bien casi todo.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Personajes atractivos, estupendas interpretaciones, un aspecto visual único y buen ritmo. La mujer rey es la mezcla perfecta de acción, drama y entretenimiento de calidad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La puesta en escena, la contundencia de las coreografías de acción, la fisicidad de las guerreras y la inconmensurable interpretación de Viola Davis.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La inspiración en la realidad es muy cuestionable, tiene más fantasía que hechos, lo que no impedirá que se disfrute de ella.
Hobby

85

Muy bueno

Y además