Crítica de Nación cautiva, la nueva película de Rupert Wyatt (El origen del planeta de los simios)

Nación cautiva
Crítica de Nación cautiva, la nueva película de Rupert Wyatt (El origen del planeta de los simios) con John Goodman, Ashton Sanders y Vera Farmiga. Estreno en cines el 9 de octubre de 2020.

Rupert Wyatt ha sabido crear un universo creíble y reconocible en Nación cautiva: el guión coescrito junto a su esposa Erica Beeney nos describe una distopía futurista en la que una especie extraterrestre invasora ha subyugado a la Humanidad.

Es importante recalcar desde el comienzo el hecho de que la película no trata de hacer de esta cuestión un mero espectáculo de pirotecnia constante: accedemos a lo sucedido cuando el nuevo orden mundial queda establecido y, a partir de ese momento, los títulos de crédito iniciales nos marcan las pautas de lo que supone esta invasión. 

En este contexto los supervivientes se dividen entre colaboracionistas que buscan salvar el pellejo aunque sea a costa de acatar un régimen totalitario y la resistencia, es decir, los disidentes que no comulgan con los cambios impuestos por los "Legisladores" como los de los derechos civiles, el himno o los estrictos controles que pasan por implantar rastreadores en los sospechosos de no ser fieles al régimen.

VIDEO

Tráiler final de Nación cautiva

Por supuesto, esto viene acompañado de una enorme desigualdad social: en la cúspide de la pirámide de Nación cautiva, los depredadores alienígenas, entre ellos y la plebe una oligarquía de humanos que actúan como interlocutores y, a punto de prender en los suburbios, la rebelión encabezada por quienes menos tienen pero más ansían la libertad.

Nueve años después del primer contacto con los Legisladores, estos explotan los recursos naturales del planeta, han conseguido un armisticio y hasta que se construya para ellos una base subterránea blindada. Gabriel, un joven interpretado por Ashton Sanders (Moonlight), es un joven que trabaja en una fábrica destruyendo información de móviles, dado que en el nuevo régimen están estrictamente prohibidos.

Su hermano Rafe (Jonathan Majors, Lovecraft Country), luchador de la resistencia a quien se da por muerto, consigue comunicarse con él por medio de anuncios clasificados, algo que hace sospechar a un jefe de policía llamado Mulligan (John Goodman, Calle Cloverfield, 10) que actúa como intermediario con los invasores.

Nación cautiva, a pesar de esta premisa inicial, tiene más de thriller político que de película de ciencia-ficción, de modo que puede desencantar al público que busque adrenalina a cada instante a la par que agradar al que tenga a bien realizar analogías con episodios de la Historia reciente indagando en temas tan apasionantes como la resistencia, el conformismo, la lealtad o la obediencia debida. 

En realidad se va entonando, y es la segunda mitad de la película la más dinámica y llena de acción a la que, como pega, hay que objetarle que es algo previsible. En cualquier caso, merece mucho la pena llegar a la conclusión y es una película que pide a gritos ser disfrutada en pantalla grande.

VIDEO

Películas y series apocalípticas para lo que queda de 2020

Ojo a la puesta en escena, que mima los detalles, busca curiosas fusiones de materia orgánica y tecnología sintética y trata en todo momento de resaltar el rojo de la revolución por medio de una fotografía peculiar y muy medida en la que suele virarse el color hacia los tonos azules precisamente para buscar ese contraste. A todo esto hay que sumar que la película aporta planos memorables que pueden traeros a la cabeza piezas de arte retrofuturista como las de Simon Stålenhag.

El reparto, por cierto, es una gozada. A los nombres ya señalados tenemos que añadir los de Vera Farmiga (saga Expediente Warren), Alan Ruck (Succession) o Madeline Brewer (El cuento de la criada). El casting es muy acertado, con una asignación de roles muy convincente.

Tenemos ya una pesada mochila a las espaldas en el terreno de los alienígenas: hemos visto casi de todo, desde los pulposos extraterrestres de La llegada, bestias asesinas como los Aliens y seres antropomorfos de toda clase y condición. Aquí tenemos una interpretación bastante novedosa, con seres que se asemejan a erizos de mar letales y cambiantes más emparentados en apariencia con un insecto de exoesqueleto de púas que con un ser humano. Se prodigan poco en pantalla porque, de hecho, es la acción de su implacable gobernanza la protagonista, por encima de sus fines últimos. 

Todos estos conceptos de resistencia en el marco de una invasión alienígena os transportarán a más de dos a vuestra infancia para recordar una excelente serie que supo ponernos los pelos de punta y a la vez plantearnos mucho dilemas como V. Algo del espíritu de aquella ficción perdura en el corazón de esta película, que quizás entra en el terreno de lo esperado en su tramo final, pero que no por ello es menos disfrutable. Y ya si un pequeño porcentaje de los espectadores tiene la valentía de sacar conclusiones respecto a sus vidas actuales, menudo lujo.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

¡Nación cautiva ha tardado muchísimo tiempo en llegar, pero merece la pena! Si te gustan las distopías futuristas de tipo postapocalíptico y buscas una película con lecturas políticas y trasfondo social, estás en el lugar apropiado.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Wyatt le saca brillo a un presupuesto apurado y consigue filmar una cinta de ciencia-ficción solvente con pulso firme y un reparto magnífico.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se echa en falta un retrato más apurado del enemigo extraterrestre: conocerlo mejor, verlo más tiempo en pantalla. Eso sí, el diseño es muy original.
Hobby

75

Bueno

Y además

Nación Cautiva (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Nación cautiva es un thriller de ciencia ficción cuya trama gira en torno a las consecuencias de una invasión alienígena.En un barrio de Chicago, casi una década después de una ocupación por una fuerza extraterrestre, la películaNación cautiva explora las vidas de ambos lados del conflicto, tanto las de aquellos que colaboran comolas de los disiden...