Into the Night
Análisis

Crítica de Into the Night, un thriller de ciencia-ficción adictivo

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Into the Night, la primera serie belga de producción propia de Netflix, que consta de 6 episodios y está basada en una novela polaca de ciencia-ficción. En la plataforma desde el 1 de mayo de 2020.

La primera serie de producción propia de origen belga de Netflix es un verdadero caramelo para los amantes de los thrillers de ciencia-ficción de corte apocalíptico que no dan tregua.

Desde su mismo arranque, Into the Night demuestra tener una inmensa capacidad para atrapar en la red de su concepto a la audiencia, que raro será que no esté deseando darle al botón de "Ver siguiente episodio" con el que la plataforma nos tienta a maratonear sus series.

Para que esto sea así son necesarios varios requisitos indispensables: una buena dosificación de la información, giros de guión más o menos verosímiles (con alguna licencia que sirve de excepción a la regla) y una gran incógnita a despejar en algún momento. A esto hay que añadirle una de las grandes virtudes de la serie que también es fundamental: el ritmo.

Los episodios, de una media de unos 40 minutos, avanzan de forma endemoniada y se van centrando en cada uno de los supervivientes a una enorme catástrofe proveyéndonos de aspectos de su pasado que les definen y a los que, en cierta forma, tienen que sobreponerse.

En el buen sentido, recuerda a los primeros episodios de Perdidos en los que íbamos conociendo a los personajes principales poco a poco, pero Into the Night va a al grano y no se anda por las ramas ni introduce tampoco elementos sobrenaturales o no justificados. Olvidaos de osos polares, humo negro o paradojas temporales: aquí estamos ante un relato de supervivencia puro y duro.

Nos desplazamos a Bélgica, donde un vuelo nocturno con destino a Moscú es secuestrado por un hombre armado. La tripulación y el pasaje no entienden cuáles son sus intenciones hasta que descubren que está tratando de huir a toda costa de lo que parece ser una muerte segura.

Por lo que se sabe, el sol ha comenzado a ser mortal por motivos desconocidos para todo aquel que se expone a él, atravesando incluso los muros de hormigón de los búnkeres y dejando un reguero de víctimas a su paso.

Se trata de un misterioso evento cósmico que está arrasando el planeta. En medio del caos, una exsoldado llamada Sylvie y el piloto del avión Matthieu tienen que improvisar una escapatoria que les permita ganar tiempo.

Su única esperanza mientras tratan de encontrar un lugar seguro en el que refugiarse, es mantenerse en la oscuridad, lejos de la radiación que acabaría con ellos. Ponen así rumbo al oeste, haciendo escalas para conseguir suministros y hacer arreglos en la aeronave que se ha convertido en una pequeña Arca de Noé en medio de un diluvio incomprensible de rayos letales. Pero, por supuesto, esta solución es temporal y necesitan ponerse a salvo.

El principal aliciente de la serie es ver cómo el grupo va apagando fuegos a medida que estos se van produciendo: tienen que hacer frente a toda una serie de problemas entre los que hay problemas mecánicos, carencia de suministros, condiciones ambientales, problemas médicos e incluso amenazas externas.

Ver cómo se desarrolla la dinámica de grupo a la vez que obtenemos información privilegiada del pasado de cada uno de los personajes antes de que se ponga en conocimiento de los demás, es una de esas tácticas para generar suspense que tan bien funcionan aquí. Pero es que además, la ambientación es bien inquietante y el montaje agilísimo, gracias en parte a la banda sonora compuesta por Photek (Cómo defender a un asesino). Ojo, que los diálogos y el background de los personajes como decimos es muy relevante, pero no por ello falta la acción y, dado que la luz solar es la principal amenaza, todos sus planes se tienen que desarrollar contrarreloj para huir de sus rayos.

Solo vemos luz natural diurna en los flash-backs y al comienzo de Into the Night: a partir de entonces, reina la salvadora oscuridad que es la que permite a los supervivientes seguir vivos. El concepto mismo de que sea ese "introducirse en la noche" la única escapatoria posible es de lo más sugerente dado que va contra natura para el ser humano que asocia la oscuridad al terror, lo inexplicable y el peligro de forma indefectible.

Tenemos por tanto un enorme conflicto a nivel mundial más los conflictos individuales de un grupo heterogéneo de personas de distintas nacionalidades, intereses y estratos sociales, a los que no les quedará más remedio que unir fuerzas en pro de salvar el pellejo.

Como poco, ver Into the Night te dejará deseando que llegue su segunda temporada y también con ganas de hincarle el diente al libro en el que se basa, la novela polaca titulada "The Old Axolotl" de Jacek Dukaj. Junto con Devs e Historias del bucle, es una de las propuestas de ciencia-ficción más sólidas y mejor articuladas de cuantas se han estrenado recientemente. Hay algún momento que genera verdadera angustia, aunque por desgracia nos hemos acostumbrado ya a esa sensación en los últimos tiempos...

Valoración

Como un tiro: así avanza este thriller de ciencia-ficción que pide a gritos ser consumido de golpe. Sus seis episodios de unos cuarenta minutos no le dan respiro al espectador, pendiente hasta el mismísimo final del desenlace.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El ritmo (marcado por una buena banda sonora), la tensión narrativa, la forma en la que el guión va desvelando información y su capacidad adictiva. 

Lo peor

Se toma algunas licencias como alguna trama secundaria abandonada y en determinadas ocasiones provoca que la cronología sea confusa para ir al grano.

Y además