Crítica de No me gusta conducir, la nueva serie de Borja Cobeaga para TNT que hurga en el potencial cómico de las autoescuelas y su fauna

No me gusta conducir

Crítica de No me gusta conducir, la nueva serie de Borja Cobeaga para TNT protagonizada por Juan Diego Botto, Lucía Caraballo, David Lorente y Leonor Watling. Estreno el 25 de noviembre.

El carnet de conducir, la última frontera. Si habéis pasado por el trance de conseguir la ansiada L, No me gusta conducir os va a sacar más de dos carcajadas.

Borja Cobeaga escribe y dirige una comedia dramática sencilla y breve, de apenas seis episodios de unos 25 minutos de duración producida por Sayaka Producciones para Warner Bros. Discovery, que se estrena en TNT el viernes 25 de noviembre a las 22:00h. 

VIDEO

Tráiler oficial de No me gusta conducir, la nueva serie española protagonizada por Juan Diego Botto

Algo tan auténtico solo puede provenir de la propia experiencia: inspirada en sus propias vivencias, No me gusta conducir cuenta la historia de Pablo (Juan Diego Botto), un profesor de universidad de cuarenta años exigente y gruñón que se siente obligado a sacarse el carnet de conducir, aunque se resiste a contarle a cualquiera el por qué.

Al apuntarse a la autoescuela descubre que todavía tiene mucho que aprender. De conducir y de la vida en general. Nada más iniciar las clases, coincide con Yolanda, alumna suya en la universidad, y a la que da vida Lucía Caraballo, con la que Pablo establece una curiosa relación: profesor y estudiante en la facultad, compañeros de pupitre en la autoescuela.

 

El actor David Lorente es Lorenzo, un implicado y bromista profesor de autoescuela que le guía al volante de esta ardua aventura... Tiene la capacidad de sacarlo de quicio pero a la vez, sabe reconocer que es una buena persona y se interesa en ayudar.

Leonor Watling interpreta a la expareja y confidente de Pablo, con quien tiene una bonita relación de amistad y Carlos Areces encarna al hermano de Lorenzo, también profesor de autoescuela, y con el que mantiene una difícil relación al regentar su propio negocio en Cuenca con un enfoque muy distinto.

La fábrica perfecta de recuerdos hilarantes: la autoescuela

Si te has sacado el permiso de conducir y has pasado por una autoescuela, entonces es como si hubieras hecho la mili: tienes anécdotas para contar sí o sí. Cobeaga ha encontrado un verdadero filón narrativo, pero no deja que la serie se quede en una comedia fácil o predecible sino que construye personajes con un cierto grado de complejidad.

¿Que piensas que profesor y alumna están abocados a una relación sentimental? Nada más lejos. ¿Que crees que el protagonista y su ex van a acabar a tortas? Para nada. Y así, suma y sigue. Se muestra el miedo y la ansiedad de los potenciales conductores cuando se ponen al volante, que sí es algo de esperar, pero va más allá de la famosa amaxofobia o temor a la conducción. 

No me gusta conducir

Al final No me gusta conducir resulta tener bastante más enjundia de lo que aparenta bajo su tímida apariencia de incursión televisiva modesta: es una serie que nos habla de una relación paterno-filial preciosa decantada en los recuerdos de un viejo Renault y de la necesidad de afrontar los miedos fijados en la infancia, poniéndose a uno mismo a prueba y aprovechando las segundas oportunidades.

Juan Diego Botto, que tan bien rinde en el terreno del drama, como hemos comprobado recientemente en películas como En los márgenes donde además ha debutado como director de largos, demuestra que también funciona bien en una vis cómica inusitada, dando vida a un personaje cabezón, desagradable y bastante hosco.

No me gusta conducir

El trabajo de David Lorente (Voy a pasármelo bien) como profesor de autoescuela es para quitarse el sombrero. No solo por su capacidad para hablar a toda mecha, sino sobre todo por crear a un personaje reconocible que al principio nos puede causar rechazo pero que termina cayéndonos simpático.

Sabe a poco, eso sí, el cameo final de Javier Cámara... pero da la sensación de que, a pesar de lo bien cerrada que queda la historia, hay mucho más que ver de este universo automovilístico que resulta tan cotidiano como descacharrante. Si diera pie a una segunda temporada con otros personajes o recuperando a los que nos han presentado, sería una grata noticia.

Como recordatorio final, No me gusta conducir podrá verse completa bajo demanda a partir del 9 de diciembre en TNT Now. 

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

¿Una comedia de seis episodios de 25 minutos? ¿Qué es esto, el paraíso? Con un formato muy digestivo, buenos intérpretes y un caldo de cultivo ideal para los enredos como son las autoescuelas, No me gusta conducir resulta refrescante y consigue salirse de los patrones que sirven de base a este tipo de series. Curiosona.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Todas las anécdotas de autoescuela: empezando por el profe verborreico pero de buen corazón y terminando con los examinadores insportables. Filón.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

A medida que avanza de vuelve más dramática y la comedia pierde fuelle... no obstante tiene potencial.
Hobby

70

Bueno

Y además

No me gusta conducir (Serie TV)

No me gusta conducir cartel

Argumento:

No me gusta conducir es una nueva serie de televisión española creada porBorja Cobeaga, responsable de otros títulos comoFe de etarras, En tu cabeza o Negociador. Basada en la propia experiencia de Cobeaga, No me gusta conducirnarra en clave de comedia la experiencia de sacarse el carnet de conducir a los cuarenta años. Su trama gira en torno...