Ir al contenido principal
Ultraman (2019)
Análisis

Crítica de la nueva serie de Ultraman, temporada 1 ya en Netflix

Por Jesús Delgado

La temporada 1 de Ultraman ya se encuentra en Netflix. Analizamos la primera temporada de esta serie de anime basada en el manga de Eiichi Shimizu y Tomohiro Shimoguchi e inspirado en la serie clásica de acción real de la televisión.

El 1 de abril, Netflix estrenó una nueva serie de animación japonesa: Ultraman. Este es un nuevo proyecto de anime que sigue la estela de producciones como Cyborg 009 o la trilogía de Godzilla: El Planeta de los Monstruos, que apuesta por la animación digital como vehículo para resucitar clásicos de anime y de televisión japoneses. 

Consigue ya la serie clásica de Ultraman

La nueva serie de Ultraman de Netflix es una adaptación del manga homónimo guionizado por Eiichi Shimizu y dibujado por Tomohiro Shimoguchi. Como la obra original de la que parte, el anime es una secuela de la serie original de Ultraman de 1966, segunda entrega de la serie Ultra (la primera fue Ultra-Q), que popularizó esta rama del género tokusatsu sci-fi.

La serie parte de la premisa de que el primer Ultraman, Shin Hayata, se ha hecho mayor y formado una familia. Y, aunque no recuerda su pasado como héroe, debido a una amnesia producida por la fusión con la energía que lo convertía en superhéroe, Hayata ha retenido buena parte de sus poderes y habilidades como Ultraman. Poderes que, por cierto, también ha heredado su único hijo biológico, Shinjiro.

Alertado por la presencia de un nuevo y peligroso alien llamado Bemular, Shin y su antiguo grupo, la Patrulla Científica, regresan a su labor como guardianes de la Tierra, actuando en secreto. Años después, con un nuevo proyecto Ultraman en marcha, su hijo Shinjiro acabará revelándose como su heredero y el nuevo Ultraman para la siguiente generación. 

De este modo arranca la nueva encarnación del clásico televisivo, reformulado para fans clásicos y nuevos acólitos que descubre el poder del Guerrero de Luz y su rayo Specium. En las siguientes líneas os hacemos una valoración de la temporada 1 de este nuevo Ultraman de Netflix

Un canto nostálgico para viejos y nuevos fans

Como ocurre con el manga de que parte, la serie de Ultraman es un producto hecho por fans y para fans. Se trata de una obra tremendamente referencial que trata de rendir homenaje a toda la serie Ultra. Esto se percibe no solo en la clara conexión con la serie clásica de 1966, sino también por la aparición de una serie de personajes, nombres y conceptos que recopìlan menciones e ideas de todas estas series.

Aquí puedes hacerte con el manga original en el que se basa el nuevo anime de Ultraman

Toda la obra se contruye a base de estos homenajes. Tenemos, por un lado, las revisiones de Ultra Seven (Dan Moroboshi) y Ultraman Ace (Seiji Hokuto), cuyas versiones son tributos a los personajes clásicos originales. Por otro,  el propio nombre del villano principal: Bemular (primer villano clásico de Ultraman), la presencia del icónico rayo Specium y una larga serie de guiños y convenciones narrativas propias del género en el que se enmarca las aventuras de este héroe.

Este planteamiento tan insider es un punto a favor de la serie, pero también una flaqueza importante. Debido a que se juega mucho con una serie de ideas y conceptos inherentes a Ultraman, es complicado entrar al trapo con su propuesta, ya que ciertos aspectos (sobre todo narrativos) pueden parecer excesivamente artificiales. En muchos sentidos, forzados. Es algo que deberíamos ya de tener como habitual en el género shonen, pero que en este caso va un puntito más allá, haciendo algo más compleja de digerir esta serie. 

A nivel argumental, precisamente, encontramos algunos de sus principales problemas. La serie tarda bastante en arrancar y lleva un ritmo bastante lento, en contraste con lo que estamos acostumbrados a ver. A pesar de la brevedad de sus episodios (poco menos de veinte minutos de metraje), no se trata de una de esas series que podamos ver de maratón sin necesidad de un respiro, sobre todo si la vemos en VOSE. Es algo que recomendamos encarecidamente, debido a que el doblaje castellano no le hace mucha justicia, por desgracia. 

Estos son los 7 mejores animes de artes marciales

A pesar de ello, el Ultraman de Netflix es una serie bastante funcional. A los amantes del género les chiflará y, ciertamente, a los devotos de la animación les encantará. En este aspecto técnico, precisamente, la serie destaca con una animación digital en 3D que imita 2D especialmente suave y tan solo "se come" frames en momentos adecuados, para lograr un timing adecuado en ciertas secuencias. Como las de combate, cuyas coreografías son muy destacables.

Eso no quita, claro, que la animación necesite pulirse. En especial, en las texturas entre seres metálicos o acorazados (como los Ultramen), las cuales quedan muy bien definidas, frente a las de los seres orgánicos, monstruos y aspirantes a kaijus, que dejan bastante que desear. Quizá una temporada 2 logre corregir este defecto de apariencia.

En conjunto, podemos decir que esta primera temporada de Ultraman dista mucho de ser lo mejor que hemos visto en Netflix en materia de anime. Pero tiene su público y a este mismo le satisfará. Nosotros no podemos si no invitaros a verla. Sobre todo si crecistéis viendo Ultraman en la televisión durante vuestra infancia. Lagrimita nostálgica y sonrisas cómplices aseguradas. 

Valoración

Ultraman de Netflix es una canción de amor al legado de las series Ultra. Contiene numerosas referencias, adaptando el manga original del que parte.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

El diseño de personajes. La animación en 3D. Los guiños y referencias a los clásicos.

Lo peor

El planteamiento muy enmarcado en el género. Los efectos visuales en criaturas no metálicas. Tarda en arrancar. Su ritmo. El doblaje castellano.

Y además