Crítica de Ojos de fuego, la nueva adaptación de la novela de Stephen King

Ojos de fuego

Crítica de Ojos de fuego, la nueva adaptación de la novela de Stephen King dirigida por Keith Thomas que cuenta con las interpretaciones de Ryan Kiera Armstrong y Zac Efron.

Sentarte en la sala de cine para ver otra película que adapta la obra de Stephen King provoca una serie de pensamientos. Uno se pregunta hasta qué punto se respetará el original o en qué parte del canon de adaptaciones se situará. Además, en casos como este, siendo la segunda vez que la historia llega a la pantalla, también surge la duda de si tomará como referencia a la primera.

Es necesario apuntar que Ojos de fuego no es de la mejores novelas de King. Publicada en 1980, se sitúa en los años anteriores a la primera entrega de La torre oscura o Cementerio de animales, justo entre La zona muerta y Carretera maldita (publicada con el seudónimo Richard Bachman). Con una conjugación de distintos temas, es un libro que no resulta del todo satisfactorio.

En 1984, pocos años después de su lanzamiento, tuvo una primera adaptación cinematográfica de la que se recuerda sobre todo a una Drew Barrymore que llegaba al proyecto con 9 años tras su gran salto a la fama en E.T., el extraterrestre. Esta película dirigida por Mark L. Lester pasó por los cines sin generar demasiado interés.

VIDEO

Tráiler de Ojos de fuego, la nueva película basada en la novela de Stephen King

Ahora, con la obra de Stephen King siendo tan utilizada como siempre en películas y series, Blumhouse ha producido esta película dirigida por Keith Thomas, quien despertó interés anteriormente con The Vigil

Ya entrando en la historia, Ojos de fuego comienza contando la vida semiclandestina que lleva una pareja. Estos fueron sometidos en su época universitaria a unas pruebas que les han dado poderes y viven con Charlie, que a sus 11 años también lucha por controlar su don.

Cuando Charlie se altera es capaz de prender fuego a su alrededor. También puede presentir cosas y después se verá que tiene más capacidades. Estos poderes son ansiados por una agencia de inteligencia que quiere controlarla y contrata a un agente que también sufrió los experimentos para que les consiga a la niña.

Serie B, de Blumhouse

Casi cualquier aficionado al cine de terror en los últimos años conoce el nombre de la productora Blumhouse Productions. En esta ocasión encontramos un producto menor de la casa en el que desde los primeros minutos se ve qué tipo de perspectiva han tomado con la película.

No se permite un segundo para plantear el contexto ni profundizar en los personajes. Ojos de fuego da por hecho que el espectador está ante la pantalla con un conocimiento previo y que se le debe ofrecer acción, algún susto, desconfianza hacia el poder y, en general, la fórmula esperada. 

Esta parece una película de pandemia al no mostrar apenas personajes en la pantalla y tampoco hay ningún derroche a nivel de presupuesto. Al verla, bien podría ser una película de los años 80, como la original, tanto en las imágenes como en los personajes.

En pocos minutos se plantea la trama y se presenta a los protagonistas. A partir de ahí, todo discurre como es de esperar en cuanto a los episodios de tensión y el clímax, aunque se adolece de las debidas transiciones, suponemos que al querer condensar la historia en apenas 93 minutos.

Son ajenas a la trama algunas explicaciones que hubiesen ayudado a darle fuerza y los intentos por acercarnos a los personajes son tan tópicos que impiden una implicación emocional con ellos, algo que sucede hasta en la escena final.

En cuanto a las interpretaciones, ninguno de los actores destaca. No hay posibilidades en un guion sin matices y con un montaje acelerado. No obtienen la oportunidad de lucirse, o al menos de intentarlo.

Cabe reseñar la banda sonora en la que participa John Carpenter y que ayuda a situarse en la historia. Claramente se puede identificar su autoría y la referencia a Halloween que supone para el espectador.

Al pensar en el gran número de adaptaciones de Stephen King que hemos visto, Ojos de fuego se mantiene alejada de las grandes películas y se podría decir que encaja en ese grupo de obras de bajo presupuesto listas para engordar catálogos y ser disfrutadas con desenfado. 

El espectador más versado en el terror puede disfrutar Ojos de fuego, pero el que se acerque de forma casual seguramente no lo hará. Lo más probable es que ambos la dejen a un lado en su memoria con rapidez, tanta como transmite la película al presentar la trama, los conflicto y el final, como si solo fuesen trámites a cumplir.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Ojos de fuego no engaña al espectador y desde el primer minuto se cuenta sin sorpresas la historia que se anuncia, y que todos conocen ya. Desgraciadamente, la falta de presupuesto y el ritmo acelerado hacen que la película acabe por ser una fórmula sin demasiado encanto que seguramente se olvidará pronto.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es la clásica película de bajo presupuesto que espera el aficionado al cine de terror. Sabe en qué liga juega y va directa al grano.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Atropellada en la exposición, transmite la sensación de que hay poco interés por la trama y los personajes. No logra emocionar.
Hobby

52

Regular

Y además

Ojos de fuego (2022)

Ojos de fuego

Lanzamiento:

Argumento:

Ojos de fuego es una nueva película basada en la popular novela de Stephen King cuyo guion está escrito por Scott Teems y cuenta con la dirección deKeith Thomas,cineasta detrás de la película de terrorThe Vigil. Este thriller de terror siguela historia de Charlie, una niña que posee extraordinarios poderes pirotécnicos que manifiesta cuando esta...