A ordenar con Marie Kondo
Análisis

Crítica de ¡A ordenar con Marie Kondo!, el makeover show de Netflix

Por Piedad Milicua

La gurú del orden, Marie Kondo, llega a Netflix para enseñarnos cómo debemos organizar nuestra casa para poder mantener en orden nuestra vida a través de diferentes familias con diferentes problemas de organización.

Puede que creas que no sabes quién es Marie Kondo, pero si te fijas en su cara o vuelves a ver la portada de alguno de sus libros, seguramente los encontrarás en algún rincón de tu memoria de aquella vez que miraste la estantería de la librería en la que se sitúan los libros más vendidos, o te leíste algún artículo sobre los pasos más sencillos para ordenar tu armario de ropa. 

Esa es Marie Kondo, una empresaria japonesa que a sus 34 años ha creado una profesión a su medida: es una gurú del orden y además lo ha patentado a través del Método KonMari, del que ha escrito varios libros para enseñar los desordenados de todo el planeta como organizar los armarios de nuestras casas para que todo quepa a la perfección. 

Pues bien, en su afán por ocupar todos los nichos del mercado audiovisual, Netflix estrenaba hace unas semanas la docuserie ¡A ordenar con Marie Kondo! con la que pretendía atraer a todas aquellas personas cuya casa es un completo desastre, para ayudarlas a aprender a ordenar a través de ocho capítulos en los que la japonesa aconseja a diferentes personas de distintas clases sociales y situaciones sentimentales.

Demasiado repetitivo

La premisa de la serie es sencilla: hay una familia, una pareja o una viuda que quiere reorganizar su casa para así remplantear su vida. Eso requiere dehsacerse de múltiples objetos que ha ido acumulando a lo largo de los años, además de aprender a colocar los que se queda para no volver a repetir el desastre. Tras una breve presentación de la situación que veremos reflejada en el capítulo, Marie Kondo llega a la casa, la conoce y se presenta a ella con un ritual, quizá lo más divertido de la serie al ver las caras que pone la gente cuando ella se lo explica, y entonces les enseña a ordenar, siempre empezando por el mismo paso: la ropa.

Como hemos dicho antes, la premisa es tan sencilla que a partir del cuarto capítulo ya se hace tediosa la continua repetición de la misma situación. Es verdad que Netflix intenta solventar el hecho de que siempre se den los mismos pasos guardándose ases bajo la manga. Por ejemplo, no te enseñan a doblar corbatas hasta el quinto episodio, aunque en el primero te ha enseñado cómo doblar camisetas y pantalones, que es lo siempre suele estar descolocado en todas las casas. No obstante, a pesar de esto, la serie no consigue engancharte sin que tengas la sensación de que estás viendo más de lo mismo otra vez. 

Todos los libros de la autora Marie Kondo

Lo mejor, la gran diversidad 

En un mundo en el que Netflix llega a la gran parte de los rincones de este planeta y, aprovechando que la serie se graba en Estados Unidos, un país creado por inmigrantes, creemos que hay que felicitar a la plataforma por haber conseguido transmitir esa gran diversidad a través de la serie.

A ordenar con Marie Kondo

Si uno se para a pensar, ¡A ordenar con Marie Kondo! es simplemente una serie en la que una japonesa, que no sabe hablar inglés, se va al otro lado del planeta a enseñar a familias americanas cómo tienen que ordenar su vida. Pura globalización que también se ve reflejada en un matrimonio interracial (ella es de origen pakistaní y él es americano), en dos parejas homosexuales (una de dos chicos y otra de dos chicas que ya están casadas), un matrimonio mayor de origen asiático pero que ya son estadounidenses como el que más o una mujer que se ha quedado viuda después de que su marido haya muerto a causa del cáncer. 

Entre todos ellos, cabe destacar el de la pareja de escritores homosexuales, el capítulo cinco, porque hay uno de ellos que no acaba de entender eso de que solo "hay que tirar aquellas cosas que no nos traen felicidad", un concepto que el resto de personajes parece entender desde el primer segundo sin cuestionarse qué es realmente lo de "traer felicidad". El capítulo anterior a este, el de la mujer viuda que quiere reordenar la casa para poder seguir con su vida sin su marido también nos emocionó profundamente, sobre todo por cómo ella lucha contra el método KonMari para poder superar la situación a su manera. 

Cambiando completamente de tercio, una de las cosas que más nos han chocado, y molestado de ¡A ordenar con Marie Kondo! son los muchos diálogos de ella hablando en japonés. Teniendo a su traductora constantemente a su lado, esto se podría haber evitado ya que, que Marie hable en un idioma incomprensible para la gran parte del planeta y que luego le traduzcan en inglés quita ritmo, tan necesario en esta docuserie. Una solución fácil habría sido subtitularla cuando hablar en japonés sin esperar a la explicación posterior. 

En conclusión, puede que ¡A ordenar con Marie Kondo! remueva tu conciencia y te recuerde que debes ordenar el armario de tu habitación, pero con apenas dos capítulos ya sabrás hacerlo con soltura, y si no sabes cómo doblar algunas de tus cosas a lo mejor es más eficiente que veas alguno de los vídeos de su canal de Youtube, donde explica cómo doblar calcetines en apenas 18 segundos. Como punto positivo, esta serie de Marie Kondo ha desatado cierta curiosidad viral entre los espectadores (¿recordáis cuando pasó algo parecido con El encantador de perros?), lo que irremediablemente ha llevado la creación de memes en internet y eso siempre se agradece.

Así pues, estamos ante una serie tipo makeover show (es decir, que nos aconseja sobre cómo cambiar facetas de nuestra vida) que seguro, todos acabaréis viendo por curiosidad tarde o temprano. En pequeñas dosis es interesante, pero no aguanta en su conjunto. ¡Pero no nos olvidamos de los memes! Aquí dejamos algunos de los mejores.

"Marie Kondo: tienes demasiadas cosas. Yo: ¿dónde?".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#birdbox #mariekondo #netflix #memes #birdboxmemes #watchbirdbox #mariekondomemes

Una publicación compartida de follow meh (@its_following_meh) el

"Yo después de haber visto la serie de Marie Kondo en Netflix y haberme desecho de todo aquello que no me producía felicidad".

"Yo esperando a que todas las tiendas de segundamano se llenen de cosas guays después del especial de Netflix de Marie Kondo". 

Valoración

Una serie documental para saber cómo ordenar tu casa, y tu vida, gracias a la gurú Marie Kondo sin demasiado interés y sin novedades a partir del cuarto capítulo, quizá el único que consigue emocionar más allá de la constante repetición.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La variedad de familias y personajes a los que ayuda Marie Kondo. Una buena forma de ver que en la diversidad todos somos iguales.

Lo peor

El formato de los capítulos es siempre el mismo y se hace aburrido.