Crítica de Pieles, de Eduardo Casanova - ya en Netflix
Análisis

Crítica de Pieles, película de Eduardo Casanova ya en Netflix

Por Jesús Delgado Manzano

Pieles es una película de Eduardo Casanova, protagonizada por Jon Kortajarena y Ana Polvorosa que retrata la vida de distintas personas con deformidades y de cómo deben sobrevivir en el mundo, escondiéndose o reuniéndose entre ellos.

¿Qué es esto de Pieles, la película que ya se puede ver en Netflix? Pues ni más ni menos que el debut como cineasta de Eduardo Casanova, actor de Aída conocido precisamente por su papel de Fidel. Es una película producida por Alex de la Iglesia y Carolina Bang, que retrata de manera extrema las vicisitudes de un grupo de inadaptados sociales, cuya integración se torna complicada debido precisamente a sus extremas deformidades físicas.

De esta manera, Pieles retrata a modo de historias paralelas las vidas de los personajes, que son puestas en situaciones tan extremas como la naturaleza de sus deformidades: prostitución, exclusión social, bancarrota, aislamiento, etc... Todo ello para realizar una comedia negra, con aires de denuncia y de llamada de atención. En los siguientes párrafos os desgranamos las claves de esta película, que ya os avisamos que no es precisamente para estómagos sensibles.

La parada de los monstruos... a la española

Viendo Pieles, uno no puede evitar pensar en el clásico cinematográfico Freaks (La parada de los monstruos), una de las grandes obras del cine independiente y también de las mejores películas de culto. Y es que, como hiciera Tom Browning en los años 30, Casanova realiza su propio ejercicio de denuncia de una realidad poco cómoda. Aunque, a diferencia de Browning, el actor español opta por irse a casos más extremos y, vamos a decirlo, pseudo fantásticos, y todo ello para mezclar parodia y denuncia. 

En este sentido, el cineasta realiza un ejercicio de comedia negra que bebe también de algunos directores poco ortodoxos del cine americano. John Waters (con sus Pink Flamingos y Hairspray) es un claro referente, pero también da un cierto toque repulsivo, propio de ese señor llamado David Cronenberg. Para ello, a lo largo de 77 minutos de cinta, desarrolla la historia de una serie de personajes, hundiéndose en la mugre para reflejar las vidas de estos desplazados sociales.

Sin embargo, la puesta en escena de Casanova resulta un producto no solo incómodo, sino también poco apto para todos los públicos. Esto se debe a la decisión de retratar con el mayor de los horrores y con todo lujo de extravagancias a sus protagonistas y a los recovecos sórdidos a los en los que se adentra. En esta película de Netflix resulta especialmente llamativo el tema del sexo, muchas veces presentado más como algo sucio o bajo, que como un acto placentero o elevado. De hecho, la presentación de la sexualidad, orientado hacia sus vertientes peor vistas en nuestra sociedad (como el onanismo o la prostitución) enrarecen la trama.

Por otro lado, el surrealismo acrecienta la sensación escatológica del discurso. Esto, añadido al uso de colores y planos que enriquecen una estética heredera del giallo italiano, crean una barrera de horror y disgusto hacia el público más sensible. Sobre todo cuando el drama se conjuga con la comedia más grotesca y el humor más grueso que da nuestro cine. 

Sin embargo, todo esto es una crítica al contenido. Esto puede o no ser del gusto del espectador, luego está sujeto a la subjetividad. En cambio, el montaje y la narración, precipitada y poco firme, hacen que la forma en la que se acaba desarrollando la película, aunando y reuniendo a los protagonistas, carezca de una construcción ordenada y parezca obedecer más a los caprichos del autor. Claro que, hemos de también entender que se trata del primer largometraje del director, quien ya había hecho sus pinitos con cortometrajes, por lo que suponemos que su técnica se pulirá más en el futuro. En cualquier caso, al menos hemos de agradecer la visión de un punto esperanzador sobre la humanidad.

Estas son las mejores películas de cine independiente que has de ver

Ahora bien, casi de manera indiscutible nos podemos quedar con el trabajo actoral de su reparto, donde una Carmen Machi (siempre agradecida) nos regala una actuación llena de energía y fuerza, siendo uno de los atractivos de la película con su actuación. Algo que, en líneas generales, también podemos decir del resto del elenco. Ana PolvorosaJoaquín ClimentSecun de la Rosa.... La película de Pieles cuenta además con un libro homónimo, escrito también por Eduardo Casanova, quien recordemos es el director de la cinta.

Valoración

Debut en el cine de Eduardo Casanova, en la que el actor dirige una historia sobre personas con problemas de desplazamiento social debido a sus deformidades físicas.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

El alegato acerca de persona con deformidades extremas y sus dificultades para encajar en la sociedad.

Lo peor

El montaje no acaba de cuajar del todo, con una historia traída por los pelos. Su humor y su visión escatológica no es ni de lejos para todos..

Lecturas recomendadas