Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de Un plan irresistible, con Steve Carell y Rose Byrne

Un plan irresistible
Crítica de Un plan irresistible, la comedia escrita y dirigida por Jon Stewart (Rosewater) y protagonizada por Steve Carell, Rose Byrne y Chris Cooper. En cines a partir del 21 de agosto de 2020.

La democracia vive una crisis sin precedentes: eso lo saben muy bien en Estados Unidos, que está pasando por uno de sus momentos más delicados a nivel político a causa de las circunstancias actuales y las tensiones que se han ido generando a lo largo del actual mandato. La llegada de Trump a la Casa Blanca hizo que se tambalearan los propios cimientos del sistema. Muchos tuvieron que tragar saliva y aceptar comulgar con ruedas de molino aunque cada nuevo titular protagonizado por el presidente o sus adláteres es para seguir aumentando el riesgo de úlcera estomacal.

Pero la película que hoy nos ocupa, Un plan irresistible, es bastante inteligente a la hora de hablar del frentismo entre republicanos y demócratas. Es más, tiene uno de los giros de guión finales más sorprendentes y curiosos de cuantos hemos visto en los últimos tiempos: es imposible verlo venir, pero hace que todo cobre sentido.

Lo que muestra, eso sí, es una utopía, pero el simple hecho de que se arriesgue a mostrarla ya da una idea del valor que hay que tener para proponer algo así y dejar constancia de que más allá del rojo y el azul están las personas.

Ojo, que la peli pone a prueba la paciencia del espectador con un arranque bastante soporífero... pero se va entonando a medida que va componiendo una mofa alrededor de la forma en la que se hace campaña en los Estados Unidos: desde las entrevistas a grupos de interés hasta los spots televisivos o las recaudaciones millonarias para aupar candidatos y darles visibilidad. De por medio la polémica recolección de datos personales y la especialización de los gabinetes para tratar de meterse en la cabeza de los electores.

La segmentación de la población, las encuestas y la forma en la que se publicitan las campañas es uno de los bloques más descacharrantes de la película, que por desgracia no consigue mantener ese mismo tono en todo momento.

En Un plan irresistible Gary Zimmer, el principal estratega del Comité Nacional Demócrata, ve un vídeo de un Coronel de la Marina hablando a favor de los derechos de los trabajadores sin papeles y cree haber encontrado la clave para volverse a ganar el corazón del país.

Para contraatacar la estrategia de Zimmer, el Comité Nacional Republicano le hace frente con su némesis Faith, haciendo que lo que empezó como un pequeño enfrentamiento, aumente hasta convertirse en una batalla por conquistar a los electores.

Prueba Amazon Prime Video gratis durante un mes

Prueba Amazon Prime Video gratis durante un mes

El servicio de series y películas en streaming de Amazon te da la oportunidad de probarlo totalmente gratis durante 30 días.

Date de alta gratis

Si hay algo que señalar respecto a esta película es, como decíamos, que a nivel argumental consigue mostrar las estrategias de demócratas y republicanos y también que en ambos casos estás dispuestos a nadar en el fango para obtener resultados: si no puedo atraer votantes a mi bando, puedo destruir a mi contrincante y romper su base electoral.

Lo que pone de relieve el guión de Jon Stewart, es algo tan sencillo como que si todos remaran en la misma dirección y emplearan la energía, los recursos y el empeño que tienen en destruirse en hacer algo útil, la ciudadanía lo agradecería porque podría ver mejoras tangibles en su entorno y revertiría en pro de una comunidad que está harta de que la expriman y, por una vez, se aprovecha del sistema.

El duelo interpretativo entre Steve Carell (Space Force) y Rose Byrne (Insidious: la última llave), caracterizada de forma pomposa y siempre buscando la forma de anticiparse a su oponente, es de lo más divertido pero es que además Un plan irresistible cuenta con un cartel de secundarios de lujo entre los que se cuentan Chris Cooper (Un amigo extraordinario), Mackenzie Davis (Halt and Catch Fire) o Natasha Lyonne (Russian Doll), a cual más brillante en su interpretación.

Un plan irresistible

La película también señala el amarillismo de los medios y el caldo de cultivo que generan para que se polaricen las opiniones de los ciudadanos y se acuda a la misma estrategia de ir a la víscera: azuzando el miedo en los republicanos, vendiendo los valores tradicionales a unos demócratas deseosos de que los primeros no se crean que los defienden en exclusiva. A lo que hay que añadir la falta de escrúpulos, el nulo interés por contrastar la información para buscar la verdad y una carencia total de ética a la hora de hacer una autocrítica respecto a su crucial papel como generadores de opinión.

En resumidas cuentas, aunque cuesta entrar en ella, Un plan irresistible tiene muchas cosas que contar. Puede que como comedia sea bastante mejorable, pero en algunos aspectos, da en el clavo de lleno.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

En tono de humor, Un plan irresistible pone el foco tanto en el complejo y a veces estúpido sistema electoral estadounidense como en las carencias que crea para los lugares que necesitan más financiación y menos postureo. Aunque el tono es irregular, plantea cuestiones interesantes como que el enfrentamiento empobrece a la comunidad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Rose Byrne, el inesperado giro final y la mofa hacia la forma en la que se hace campaña en los Estados Unidos.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Está muy lejos de ser una comedia hilarante, es bastante irregular y se reserva lo mejor para el final... pero cuesta llegar hasta ahí.
Hobby

70

Bueno

Y además

Un plan irresistible (2020)

Lanzamiento:

Más artículos