Ir al contenido principal
Ready Player One
Análisis

Crítica de Ready Player One, opinión de la nueva película de Spielberg

Ya tenemos nuestra crítica de Ready Player One, la más completa valoración y opinión de la nueva película de Spielberg que adapta la novela del mismo título de Ernest Cline con Tye Sheridan, Olivia Cooke y Mark Rylance, en cines a partir del 29 de marzo de 2018 y que tanto está dando que hablar. ¿Merece la pena ver Ready player one? ¿Éxito o fracaso de Spielberg? Descúbrelo.

¡Jugones, tenéis una cita en el cine con el señor Steven Spielberg! Ha realizado una película para vosotros, adaptando una de las novelas que es algo así como la "Sagrada Biblia del Gamer". Sí, hablamos de Ready Player One, en cuya concepción del guión ha participado el propio Ernest Cline, autor del libro. Uno de los posibles temores que pueden atenazaros antes de leer esta crítica y ver Ready player one es si habrá conseguido el director dar a la narrativa más ritmo, a la vista de la densidad del texto impreso: pues sí.

Consigue Ready Player One, la novela de Ernest Cline

Como película de aventuras, es muy fluida y cuenta con el poderosísimo atractivo de saber agarrarnos por la nostalgia de principio a fin. Las referencias son tantas y tan variadas que reventároslas en este texto solo podría disminuir vuestro nivel de disfrute, así que nos limitaremos a deciros que necesitaríais tres vidas para sacar toda la chicha de las imágenes: películas, series de televisión, juguetes, videojuegos, vocabulario jugón, ropa, música... Todo forma un compendio que además tiene vida propia y proyección en el futuro.

Ready Player One nos invita a sumergirnos en una distopía en la cual el mundo desarrollado está en plena decadencia tras una crisis galopante. La gente malvive en torres evadiéndose siempre que puede por medio de la Realidad Virtual y en concreto, de uno de sus mundos: OASIS, creado por el genio James Donovan Halliday (Mark Rylance), un ferviente admirador de los años 80, que fueron el marco de su infancia.

Antes de morir, el ya multimillonario y adorado por las masas Halliday creó un juego final: una búsqueda del tesoro que desembocará en el legado de toda su fortuna y, sobre todo, de OASIS. El joven Wade Watts (Tye Sheridan) se propone encontrar las pistas perdidas entre los infinitos mundos en donde pueden encontrarse, enfrentándose a otros jugadores y creando a su alrededor un equipo sin apenas darse cuenta. Su objetivo final será evitar las nefastas consecuencias que podría tener el hecho de que OASIS cayera en las manos equivocadas, que se extenderían al mundo real, el único tangible a fin de cuentas.

Viendo Ready Player One para escribir esta críticase nos han pasado por la mente al menos tres películas muy diferentes entre sí: Rompe, Ralph! (por aquello de comprimir muchas referencias videojueguiles), Valerian y la ciudad de los mil planetas (con la que la película habla de tú a tú a nivel de imaginería visual) e Inteligencia Artificial, por el desarrollo a trompicones de las relaciones entre los personajes. Metedlo todo en la coctelera y os saldrá algo aproximado a lo que supone la película.

Es evidente que resultará completamente orgásmica al público adulto, que revivirá su juventud y además verá con emoción una cinta que se preocupa por "el verdadero credo". Es decir, por aquellos que en realidad han dedicado horas de sus vidas a disfrutar de obras en cualquier formato para hacerlas casi suyas. Hay líneas del guión que lo verbalizan: "lo importante no es ganar, sino jugar", dice el protagonista mientras disfruta de una Atari 2600. Va más allá, por tanto, de una competición: es una cuestión de identidad. El villano de turno (los personajes, son bastante planos, la verdad) es malo por muchos motivos: es avaro, es un dictador, es hipócrita e inepto pero quizás el que menos le perdonamos es el de querer hacerse pasar por lo que no es. Alguien que entiende el mundo de OASIS.

Por su parte, el público joven va a poder gozar con los efectos especiales, que son de primer nivel: es impresionante ver las cotas que alcanza la captura de movimientos. Poder entrar en Minecraft o Doom, vivir una carrera a toda velocidad con King Kong asaltándote por un lateral y otros muchos momentos no desvelados en el tráiler que mejor nos ahorramos comentar (algunos muy divertidos) es una auténtica pasada, pero ver además las expresiones faciales de los avatares y emocionarte con sus relaciones, es digno de alabanza. Hay traca final, de las que te dejan exhausto, con auténticos iconos del terror y el entretenimiento, que son para quitarse el sombrero.

Lee nuestra reseña de "Ready Player One", la novela

A grandes rasgos, es el plano real el que peor funciona y el aspecto más criticable de Ready player one: a pesar de lo severas que son las acciones destructivas de Nolan Sorrento (Ben Mendelsohn), entre las que se incluye el asesinato, nada parece, valga la redundancia, ser real o tener un efecto perdurable. Se le puede achacar al hecho de querer recuperar precisamente el estilo naif de las cintas adolescentes ochenteras, pero parece en verdad que Steven Spielberg está a ratos fuera de su espacio de confort y trata de aplicar los códigos de su cine más palomitero a la historia para aliviar la carga dramática. Le funciona a veces... Sea como fuere, Sorrento es uno de los personajes que más difieren de su original del libro. Además, F'Nale Zandor, que interpreta la actriz Hannah John-Kamen, fue creada exclusivamente para la película.

La banda sonora de Alan Silvestri es espectacular, recogiendo todo un legado musical que sabe servir de perfecto compañero de viaje a las imágenes. El gran talón de Aquiles de la película es el fichaje de Tye Sheridan para el papel principal: nunca termina de convencer. De hecho, su alter ego virtual es mucho más enternecedor.

Star Trek, El señor de los anillos, El gigante de hierro, las películas de John Hughes, personajes de videojuegos... Menudo arsenal trae bajo el brazo Ready Player One... Spielberg, eso sí, ha dejado pocas referencias a sus propias películas, ya sea aquellas que dirigió o produjo en los 80: encontraréis el DeLorean y algún que otro guiño pero, os lo aseguramos, esto es solo la punta del iceberg. La película es en sí misma madre de todos los Easter Eggs: es un festival de huevos de pascua en el que os recomendamos daros un buen chapuzón. El tesoro, ya lo sabéis: es el viaje.

Por cierto, recordad que además de esta crítica de Ready player one analizamos muchas otras películas sobre videojuegos (pero que no se basan directamente en uno real) dentro de nuestro especial Cine para gamers.

Y a vosotros, cuáles son vuestras opiniones de Ready player one: ¿éxito o fracaso de Spielberg? Puedes dejárnoslas un poco más abajo, en nuestra sección de comentarios.

Valoración

Ready Player One hará las delicias del público jugón: hará que les estalle la cabeza desentrañando el maremagnum de referencias a la cultura pop y a los videojuegos. Es un homenaje a los verdaderos fans, algo que no tiene precio.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Hay varios momentos que son dignos de levantarse y aplaudir. La película es solidísima en su parte virtual, donde funciona a la perfección.

Lo peor

Agujero de casting importante: Tye Sheridan no tiene ningún carisma... ¡Y es el protagonista! En general, toda la parte real se encasquilla bastante.

Y además