Reality Z
Crítica de Reality Z, la producción brasileña que recrea un apocalipsis zombi en Sao Paulo versionando la serie Dead Set: muerte en directo creada por Charlie Brooker en 2008.

Una de las grandes virtudes de Netflix es que, en su apuesta por la producción propia en distintos países, consigue que sus series se vean en cualquier rincón del planeta dándoles una visibilidad que de otra forma sería muy difícil que consiguieran.

Reality Z no es la primera ficción brasileña que llega a su parrilla. La serie 3% inauguró el catálogo brasileño en 2016 y posteriormente se ha ido ensanchando con numerosas producciones: en 2018 vieron la luz Vai Anitta, Samantha y O Mecanismo; en 2019 llegaron Sintonia, Ninguém Tá Olhando, Killing Ratings, O Escolhido, Coisa Mais Linda e Irmandade y este mismo año, en enero Onisciente y en marzo The Circle Brasil.

La temática zombi parece haberse puesto de nuevo de moda, aunque es cierto que la misma plataforma nos ha presentado otras series superiores en lo que se refiere a calidad, ritmo y capacidad de enganchar a los espectadores. La recientemente estrenada Betaal, de origen indio, es un buen ejemplo. Era breve, concisa y tenía un encanto especial gracias a unos efectos especiales artesanales entrañables y a una crítica social muy bien imbricada en la trama fantástica.

¿De qué trata Reality Z? Nos desplazamos a Sao Paulo, a un plató de televisión en el que se rueda Olimpo, un reality show del corte de Gran Hermano en el que conviven una serie de individuos y que se emite en prime time.

VIDEO

Tráiler de Reality Z

El formato es archiconocido si bien le han dado un toque especial para relacionarlo con la temática de los dioses griegos. El realizador del programa, autoproclamado Zeus, es quien decide su destino y ellos van ataviados como dioses. Por medio de las votaciones del público se decide quién debe abandonar el plató que se encuentra en unas instalaciones autosostenibles dotadas de paneles solares, comunicaciones vía satélite y abundantes provisiones.

Y, por descontado, la carnaza para el público es la habitual: las relaciones sentimentales, el famoso edredoning, la ridiculización del individuo de turno y el voyeurismo invasivo que dinamita la privacidad y ofrece el habitual culto al cuerpo.

En este contexto, vemos cómo estalla una crisis zombi y de forma paulatina la ciudad se sume en el caos. Los altercados y las revueltas hacen que los vivos pronto escaseen y que sean los no muertos los que dominen las calles. Así, un grupo de supervivientes decidirán atrincherarse en el edificio y organizarse para reconstruir la civilización... aunque antes deberán lidiar con las ínfulas de un político corrupto, las excentricidades de un militar cocainómano y la sinrazón derivada de la escasez de recursos y la ambición de querer acapararlos.

Reality Z es, por cierto, una suerte de remake de la serie Dead Set: muerte en directo creada en 2008 por Charlie Brooker (el artífice de Black Mirror) y que contaba solo con cinco episodios que funcionaban de una forma más eficiente que los diez que componen la primera temporada de esta serie. Aunque son cortos y cada uno de ellos intenta desarrollar una idea, el hecho de que los personajes sean prácticamente desechables y no tengan arcos amplios definidos le resta bastante pegada y hace que algunas ideas que habrían podido desarrollarse con mayor profundidad caigan en agua de borrajas.

Como si de aquel famoso capítulo de Los Simpson se tratase, la serie abunda en el tópico de que Brasil está obsesionada con el sexo, porque lo introduce de forma arbitraria y poco justificada en el guión, sin que aporte nada relevante más allá de algo de morbo innecesario y un par de desnudos femeninos. Se cuelan por ahí morreos varios, conatos de tríos, un intento de violación, una masturbación interrumpida y hasta un coito completo. Y eso que apenas transcurren cuatro días desde que empieza hasta que termina la serie...

Por otra parte, tenemos a los zombis, que se alinean con la idea que nos hicimos de ellos en películas como Guerra Mundial Z: son rápidos, están muy hambrientos y les atrae el sonido aunque, eso sí, no hacen moles con las que trepar a las alturas y superar obstáculos altos. Si en The Walking Dead son denominados "caminantes" aquí se refieren a ellos como "criaturas" y transmiten su plaga de la misma forma: mediante mordiscos letales que matan primero y resucitan después a aquellos a quienes infectan. Su sangre se vuelve espesa y negra y el iris de sus ojos se colorea de blanco o amarillo.

Otro de los aspectos que comparten con la popular serie apocalíptica es que, a pesar de su virulencia y agresividad no son la principal amenaza: en su lugar son los propios humanos los que portan la peste de la avaricia y terminan confundiendo al enemigo haciendo verdaderas escabechinas.

Las mejores películas de terror que puedes ver en Netflix

Las mejores películas de terror que puedes ver en Netflix

Si este 2020 buscas pasar un rato de miedo con la luz apagada y la manta cerca, Netflix cuenta con algunas películas escalofriantes.

¿Quieres pasar miedo?

El desencanto con la clase política y las fuerzas armadas queda bien patente siendo retratados como verdaderos monstruos sin escrúpulos... y en un permanente "sálvese quien pueda". En este sentido y viendo el momento actual, quizás es donde encontramos el punto fuerte de la serie y con el que no pocos espectadores se sentirán identificados, muy a su pesar. También, por cierto, es lo que hace que sea mucho menos divertida de lo que podría (y da la sensación que aspiraba) a ser.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La serie de terror zombi brasileña Reality Z tiene un puñado de situaciones curiosas y una crítica social constante al ser humano y su mezquindad congénita pero también deja pasar un puñado de buenas ideas por tener un guión demasiado lineal.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La selección musical y el humor negro, aunque no sea lo más abundante. En general, la producción da lo esperable, aunque le falte algo de sustancia.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Le falta un hilo conductor que vaya más allá de la carnicería constante, pierde buenas ideas despachando al elenco demasiado rápido.
Hobby

60

Aceptable

Y además

Reality Z (Serie TV)

Argumento:

Reality Z esla producción brasileña que recrea un apocalipsis zombi en Sao Paulo versionando la serie Dead Set: muerte en directo creada por Charlie Brooker. Una plaga de no muertosencierra a los concursantes de un reality brasileño en un estudio de televisión donde intentan escapar de hordas de devoradores de carne, sin embargo, ese no será...