Crítica de Recursos Humanos, el spin-off de Big Mouth, igual de gamberro, pero más emotivo

Recursos Humanos - Netflix

Los creadores de una de las series más irreverentes de Netflix regresan con un giro más orientado a la vida adulta y a las relaciones entre seres imaginarios que, en realidad, tienen más que decir sobre nosotros mismos de lo que nos damos cuenta...

La animación para adultos sigue siendo uno de los puntos fuertes (o, al menos, más productivos) de Netflix, pues hay una sorprendente cantidad de alternativas en su catálogo. Eso sí, desde luego Big Mouth ha conseguido hacerse un lugar propio gracias a su apuesta por mezclar lo gamberro con lo "didáctico".

Después de 5 temporadas de Big Mouth, sus creadores han acumulado tantos personajes diferentes que han llegado a una decisión muy práctica: crear Recursos Humanos, un spin-off más centrado en las entidades que ayudan a los humanos, como los monstruos de las hormonas o los gatos de la depresión.

Date de alta en Disney+

Date de alta en Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Date de alta gratis

En Recursos Humanos, estas "metáforas" de nuestros sentimientos se vuelven más reales que nunca y la acción gira en torno a su día a día en la oficina, pues en el fondo son una especie de funcionarios, como ya se vio fugazmente en la serie principal.

Así, todos los personajes que ya conocemos, como Maury y Connie, los monstruos de las hormonas, o Lionel, el mago de la vergüenza, regresan y tienen un mayor protagonismo en la trama. Pero, como era de esperar, se da cancha a nuevos "monstruos", como la roca de la lógica o, sobre todo, Emmy, una bicho del amor.

VIDEO

Tráiler de Recursos Humanos, la serie de Netflix

Ella es la nueva protagonista central de la serie y, precisamente, uno de los pilares centrales de esta primera temporada consiste en entender qué significa el amor desde diferentes perspectivas: hacia una persona con la que llevas mucho conviviendo, hacia un nuevo hijo...

Y es que los humanos también tienen cierta relevancia en la historia, si bien dejamos atrás los problemas propios de adolescentes y buceamos más en los de la etapa adulta: pelear por mantener un matrimonio, el huracán de emociones que supone un parto, etcétera.

De hecho, aunque esta faceta tarda en arrancar, supone uno de los grandes aciertos de Recursos Humanos, pues la serie de Netflix alberga reflexiones interesantes y momentos incluso emotivos, capaces de haceros saltar alguna lágrima que otra.

La trama sobre el Alzhéimer y la necesidad de aceptar el duelo por un familiar que va a morir es sorprendentemente bonita y sentida (de hecho, está dedicada a la memoria de Willie Garson, recientemente fallecido, que había prestado su voz en Big Mouth en varias ocasiones).

Recursos Humanos - Netflix

Pero claro, estaréis pensando... ¿Human Resources no tiene humor bestiajo y adulto como Big Mouth, con chistes sobre penes, masturbación y toda clase de fetiches sexuales? Por supuesto que lo tiene, a espuertas. A fin y al cabo, todos los monstruos de las hormonas tienen un papel central aquí.

Es más, al igual que ha pasado con las últimas temporadas de la serie original, parece que esos gags a veces están un poco de más, como intentando cumplir el expediente de chistes provocadores, cuando en realidad no hacía falta. Sí, algunos son graciosos, como el combate de boxeo entre penes a lo Rocky Balboa.

Pero si muchos de ellos se hubieran sustituido por una mayor proporción de chistes sarcásticos sobre la condición humana o por esas pullitas a las plataformas de streaming que tan buen suelen funcionar en los episodios, seguramente el resultado habría sido mejor.

No nos malinterpretéis, no pretendemos ser mojigatos y escandalizarnos por que se hable de pitos y semen, pero es una pena que la serie no se dé más cuenta de que resulta mucho más divertida cuando se pone experimental o incluso friki.

Recursos Humanos

En ese sentido, algunos de los nuevos monstruos son muy divertidos, especialmente el demonio de las necesidades, con el que incluso rompen el estilo de animación para presentar algo muy diferente. De nuevo, si se explotara más esa faceta, la serie resultaría mucho más fresca.

A pesar de todo, el ritmo rápido (saltamos de una trama a otra, sin parar) y la distribución en 10 episodios de unos 25 minutos cada uno hacen que ver esta primera temporada de Recursos Humanos sea una experiencia muy amena... Teniendo en cuenta que nos podemos topar con cosas muy brutas, para adultos, en cualquier momento.

Tenemos humor, algo de drama, momentos musicales muy cuidados, marca de la casa y, sobre todo, tenemos una pequeña catarsis en torno a lo absurda, conflictiva y contradictoria que es la condición humana, en muchas ocasiones.

El final de esta primera temporada deja muchos hilos abiertos, así que tiene potencial de ser una de las mejores series para adultos de Netflix y reconocemos que el chinche de la curiosidad nos ha picado de cara a lo que pueda ofrecer en el futuro. Vale, ese monstruo aún no se ha visto en la serie, pero no nos extrañaría verlo en una más que probable temporada 2...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Un necesario soplo de aire fresco respecto a la serie original, que pasa el foco a problemas más "adultos", pero que a veces cae en exceso en la tentación de ser burra porque sí. En conjunto, es una experiencia divertida y hasta emotiva.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las metáforas sobre los problemas de la vida adulta, como no querer aceptar el duelo por una muerte o los caprichos de los bebés.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El constante intento de colar chistes sexuales cada vez más bestias queda algo fuera de lugar en el nuevo contexto de la serie.
Hobby

77

Bueno

Y además