La purga 2
Crítica de la temporada 2 de La purga, ya disponible en Prime Video con un nuevo relato acerca de la onomástica creada por los Nuevos Padres Fundadores de América.

Vuelve la noche de la purga, ese desenfreno colectivo alimentado desde el Estado para dejar salir las pulsiones de la sociedad a lo largo de la cual, se entiende, consiguen liberarse de todos sus deseos reprimidos y, por tanto, abandonar la violencia durante el resto del año.

La serie de La purga ha regresado con una segunda temporada ya disponible al completo en Amazon Prime Video que nos lleva a descubrir nuevos datos acerca de los planes de los Nuevos Padres Fundadores de América y sus verdaderas intenciones.

Consigue en Blu-Ray la trilogía de La purga

Cambiamos de escenarios y de personajes principales y, respecto a las coordenadas temporales, tenemos como gran novedad una muy importante: la serie arranca en mitad de la noche de la purga para mostrar después, a lo largo de los episodios una cuenta atrás hasta la próxima. Así que, como es de imaginar, se centra en analizar el impacto que tiene sobre las vidas de los protagonistas y las consecuencias de un año para otro.

¿Y quiénes son ellos en esta ocasión? Fundamentalmente cuatro: Esme Carmona, que trabaja en un centro de control de los NPFA etiquetando delitos (a veces incluso al milímetro en plan foto finish), el expolicía Ryan Grant que se gana la vida perpetrando atracos en la noche señalada, el joven Ben Gardner y Marcus Moore, que sufren sendos ataques en los que están a punto de perder la vida.

Cada uno de ellos nos lleva a conocer distintas vertientes de la narración que nunca antes se habían puesto de manifiesto ni en las películas ni en la anterior temporada de la serie La purga.

La purga: todas las críticas de las películas juntas

El hilo argumental de Esme Carmona nos permite adentrarnos en las "tripas" de la división que se encarga de controlar en la medida de lo posible lo que sucede durante la purga. Aunque los servicios de emergencia, protección y seguridad del Estado no funcionen durante 12 horas, estamos ante un sistema policial en el que lo que no se suspende es la vigilancia. Los NPFA tienen ojos en todas partes y escudriñan cada delito para saber si entra dentro de lo permisible o no. A consecuencia de lo que descubre la trabajadora, ésta terminará convirtiéndose en una activista para tratar de romper la macabra tradición.

Ryan Grant por su parte, es uno de los grandes perjudicados por su trabajo: Esme etiqueta a uno de sus compañeros en el atraco por décimas de segundo y es sometido a un pseudojuicio parcial. El cometido del expolicía y su equipo de colaboradores será doble: rescatar al compañero caído y organizar un nuevo atraco que les permita retirarse.

La trama de Ben Gardner es la más interesante por tener importantes conexiones con la realidad: pasa de ser un joven ejemplar a ver cómo crece en él la semilla de la violencia después de tener que defenderse de un salvaje ataque en el que un enmascarado intenta violarlo y asesinarlo. Sobrevive apuñalando a su atacante y, a partir de ese momento, descubre una afición por las armas y por la sangre que lo lleva a convertirse en un radical defensor de la noche de la purga y a cometer toda clase de tropelías fuera de la agenda marcada que el Estado encubre misteriosamente. ¿La razón? No una maldad intrínseca sino un plan a largo plazo relacionado con la sociedad capitalista de consumo. Resulta de lo más inquietante.

Finalmente, tenemos a Marcus Moore y su esposa, gravemente amenazados en su propio hogar: él descubre a posteriori que es un objetivo señalado en la dark web y que incluso hay una recompensa por su cabeza. Puede que ésta sea la historia más trillada y menos original, pero es también la que más entronca con el espíritu de la primera película. Por cierto, como ya os contamos, Ethan Hawke realiza un pequeño cameo en esta entrega de la serie, en el último episodio, que también sirve de enlace a The Purge: la noche de las bestias.

Hay mucha paja en la segunda temporada de La purga y una cuenta atrás irregularmente escalonada que lo mismo retrocede diez días como seis meses. Además también incluye algunos momentos que aportan poco, de modo que el guión es bastante mejorable.

Sin embargo, cuenta con algunos alicientes que la hacen especial: el primero de ellos el de desarrollar una idea que hasta ahora no había aflorado nunca, relacionada con la "violencia de Estado". Los NPFA, supuestos adalides de las libertades, se retratan ahora no solo como grandes opresores y vigilantes de los ciudadanos además de ser abanderados de una práctica brutal, sino como conocedores y encubridores de una violencia que alimentan todo el año, rompiendo sus propias reglas. Así que, además de ser unos fanáticos, emponzoñan a la sociedad desde todos los frentes a su alcance.

Por otra parte, casi todos los episodios arrancan con alguna estampa casi caricaturesca de lo que podría ser una realidad semejante a ésta: unas amigas viajando a Estados Unidos en la noche de la purga para celebrar una despedida de soltera con visos de acabar en el tanatorio; una empresa de máscaras que busca el siguiente bombazo de ventas; un videojuego de realidad virtual para probar a convertirte en un asesino y meterte en el rol antes de la gran noche; un programa infantil aleccionador para hacerle entender a los niños las "necesidades de sus papis"... Todas están al límite del surrealismo, pero aportan una capa más mal rollo acerca de la permisividad de la purga.

En fin, La purga 2 sigue lanzando ideas interesantes y da muestras de que la ficción sigue en buena forma, internándose en nuevos dilemas morales y permitiendo a la audiencia pensar sobre su propia realidad. James DeMonaco, el guionista de cada una de las películas, ya comentó en su día que el formato serie le permitiría explicar mucho mejor los entresijos de la historia. Puede que aquí nos quede lejos, pero en Estados Unidos, donde las armas de fuego siguen siendo un problema estructural y donde tantas personas mueren de forma totalmente injustificada a causa de su uso indiscriminado, es muy probable que determinados argumentos de la serie calen con mayor profundidad.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

¡Nuevas historias para la noche más brutal del año! Los Nuevos Padres Fundadores de América se enfrentan a los enemigos de la Purga y también a aquellos que quieren sacar provecho de ella. La saga, que prosigue en formato de serie, da muestras de seguir funcionando razonablemente bien.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La conspiración para destapar los planes de la NPFA de "enganchar" a la gente a matar y los imaginativos preludios de los episodios.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Algunas tramas un poco más absurdas y predecibles y los saltos temporales, demasiado pronunciados.
Hobby

70

Bueno

Y además

La purga (Serie TV)

Argumento:

La purga es una serie de televisión basada en la saga de películas que tienen como premisa que, durante 12 horas, la sociedad está exenta de leyes, pudiendo cometer las ilegalidades que uno quiera, incluyendo el asesinato. La serie de The Purge girará en torno a esas 12 horas en las que los protagonistas deberán sobrevivir a la ola de crímen...