Ir al contenido principal
Spiral - Saw
Análisis

Crítica de Spiral: Saw, el fallido regreso del thriller de torturas

Un nuevo thriller ambientado en el universo de las películas de Saw llega para que nos removamos en las sillas con sus crueles trampas... Y los chistes de Chris Rock.

Podemos contar con los dedos de la mano las películas que nos dejaron boquiabiertos al salir del cine por sus giros inesperados. Ahí tendríamos casos como los de El sexto sentido o la primera película de Saw, que hace ya 17 años pasó de ser un pequeño proyecto a causar sensación con su "torture porn" y su asombroso final. Arrasó en taquilla y generó hasta 7 secuelas. Ahora que la fórmula parecía agotada, llega Spiral: Saw para dar pie a un spin-off que reinvente el concepto.

Spiral: From the Book of Saw (el nombre original en inglés) se sitúa en el mismo universo, pero busca nuevos personajes. El protagonista es el detective Zeke Banks (Chris Rock), un policía al que sus colegas dan de lado por haber delatado a un compañero años atrás. Ahora, tiene que colaborar con el novato William Schenk (Max Minguella, El cuento de la criada) para descifrar los terribles crímenes de un asesino, que parece seguir la fórmula de Jigsaw, pero solo ataca a policías.

Con esta fórmula, Spiral se articula como una mezcla de conceptos. Por un lado, parece un thriller policiaco con tintes de "buddy movie" (a lo Seven, salvando las distancias), mientras que por otro busca aferrarse a la fórmula original de la franquicia: misterio, torturas a go-go y pequeñas pistas para que intentemos dar con el criminal en la sombra.

Lo curioso es que esa primera faceta, la policiaca, parece funcionar bien en la primera mitad de la película, aprovechando la faceta cómica de Chris Rock (Niños grandes, Down to Earth), el cual no puede evitar colar su deje de monologuista en los diálogos. Por momentos, parece que va a cuajar una cierta narrativa a lo Arma letal, pero entonces la película mete la directa con su faceta más "Saw" y ahí es cuando comienza a desinflarse todo.

Por un lado, tenemos las propias trampas, tan características de las películas. Sin duda, son los momentos más intensos de la película, capaces de hacerte apartar la mirada por sus explícitos planos detalle y su crueldad. 

Spiral

Solo por verlas, seguramente ya merezca la pena para algunos espectadores, pero por otro lado hacen galas de los errores en los que cayeron las secuelas: algunas trampas son tan, tan bestias que es imposible que las víctimas se aferren al "sacrifica algo y sobrevivirás", porque es prácticamente imposible salir con vida de ellas. Se pierda ese "hilo de esperanza cruel" que tenía el concepto original.

Por otro lado, estas trampas llegan con una dosificación extraña, como metidas de forma forzada en la historia de suspense principal. Y ese es el gran problema de la película: es bastante probable que acabéis prediciendo por dónde van a ir los tiros del final. La película quiere ser tan como Saw (ojo al nostálgico homenaje que protagoniza Chris Rock en una escena, por cierto), que acaba copiando demasiado la fórmula de sus giros, de tal forma que el espectador "escarmentado" no se va a sorprender en absoluto.

Spiral Saw

En definitiva, Spiral: Saw debería haber sido más valiente (¿quizá aferrarse más a la faceta policiaca?) y haber seguido su propio camino, si de verdad quería pillar a contrapié al espectador. Tampoco ayuda demasiado a meternos en ambiente el hecho de que el propio Chris Rock no esté muy convincente. No es que no sea capaz de ser actor dramático (ahí tenemos su intervención en Fargo), pero aquí no consigue transmitir con sus gestos el shock y la tensión necesarios.

A nivel técnico, la película dirigida por Darren Lynn Bousman (el cual dirigió Saw II, III y IV, por cierto, así que tiene "callo") es solvente, con buena fotografía y ángulos de cámara, pero quizá, de nuevo, se preocupa demasiado de homenajear a la original, con planos acelerados y sonidos chirriantes. Son efectos que impactan a comienzos de los 2000, pero ahora esperábamos algo más transgresor.

El reparto es un punto atractivo de la película que seguramente consiga arrastrar a algunos espectadores, pues además de Rock está el propio Samuel L. Jackson haciendo de su padre y, cómo no, soltando la palabra que empieza por J más de una vez.

Spiral Saw

Con todos estos ingredientes sobre la mesa es una verdadera pena que Spiral: Saw no haya sabido "cocinarse" bien, porque era el producto ideal para un renacer de la saga. Sin embargo, el conjunto está descompensado, como falto de energía en buena parte de su metraje. Es una película que veréis y olvidaréis a los pocos minutos. Y es que, hoy en día, torturar a la gente ya no impacta tanto. Quizá sea porque estamos inmunizados con el prime time de Tele 5.

Valoración

Como peli policiaca es meramente entretenida, pero como reinvención de la franquicia Saw, se queda en una entrega descafeinada, con actores de renombre.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Las sádicas trampas siguen impactando en pantalla.

Lo peor

No acaba de encontrar su sitio como giro en la franquicia. Las vueltas de tuerca del guión son predecibles.

Y además