Superstition Netflix
Reseña de Superstition, temporada 1. Dirigida por Mario Van Peebles, la nueva serie de Netflix enfrentará a los espectadores a una amenaza sobrenatural protagonizada por el propio Van Peebles, además de Brad James, Robinne Lee o Demetria McKinney, entre otros. Estreno en Netflix: 29 de abril de 2018.

Mario Van Peebles ha entrado como un todoterreno en Netflix, dirigiendo y protagonizando uno de los últimos estrenos distribuidos por la plataforma: Superstition, una nueva serie para el género fantástico-sobrenatural que se suma al lanzamiento de Ghost Wars hace algunas semanas.

VIDEO

Las mejores series de terror y misterio que llegan en 2018

En esta serie de Netflix se nos habla de la familia Hastings, dueños de la funeraria del pequeño pueblo de La Rochelle, en Georgia, también son los protectores ancestrales de la zona encargados de poner fin a las amenazas sobrenaturales de los infernales, unos seres de ultratumba dispuestos a dominar el mundo. Isaac (Mario Van Peebles), el cabeza de familia, esconde un secreto que llevará a su hijo Calvin (Brad James) a postularse como el heredero de su poder en aras de enfrentarse al enemigo más poderosoque jamás se hayan imaginado. ¡Dentro crítica de Superstition!

Cuidados de ultratumba

Ya sabéis de qué va la historia: runas, conjuros, rituales con sangre, estrellas de david, velas y demás recursos del género. Los Hastings son una familia influenciada por décadas de fantasía y ciencia ficción en quienes veremos el desarrollo armamentístico propio de Men in Black y la brutalidad cazadora de Blade, orquestados por un intento repetir el éxito temático de Buffy, cazavampiros.

El primogénito de la familia, Calvin, regresa después de media vida en el ejército de los Estados Unidos para proteger a su padre de una premonición en la que veía su fallecimiento. Después de una presentación de personajes algo radical en la que también conoceremos a la madre de la familia, Bea (Robinne Lee), los acontecimientos se sucederán a toda máquina para introducir al primer gran enemigo de la temporada: La Draga, un ser de gran poder que dinamitará el capítulo piloto con el que descubriremos los entresijos que esconde el linaje Hastings.

Como es habitual en este tipo de producciones, existe una trama de fondo sobre la que se encauzan las aventuras de estos dos guerreros y con la que la serie abre a modo de flashback en la que descubrimos que la familia perdió a Arlo, el pequeño de los hermanos, después de una serie de desafortunados encuentros que descubriremos a lo largo de la temporada. Pero no esperéis un gran desarrollo; las explicaciones se sucederán arbitrariamente y sin apenas repercusiones en el curso habitual de los acontecimientos.

¿Quieres ver Netflix en tu vieja TV? Aquí tienes los Android TV mejor valorados en Amazon)

En el arranque de la temporada 1 de Superstition, Calvin hace las veces de guía del espectador realizando las preguntas que nos atormentan sin obtener una respuesta. Y no se trata de las típicas miguitas de pan que terminan en un gran colofón final, sino de una incesante agonía. Las respuestas que buscamos son necesarias para comprender el universo de la serie y de la familia Hastings, así como las motivaciones de sus protagonistas, y no es de extrañar que el propio Calvin parezca estar reprimiendo un grito constante; la trama producirá el mismo efecto en gran parte de su audiencia.

Ese es el gran condicionante que destruye todas las posibilidades de la serie: su guion. Típico pueblo estadounidense con sus típicos habitantes que lo detestan pero no pueden evitar regresar a él. Lo hemos visto cientos de veces, sí, pero ese no es motivo suficiente como para desestimarlo per se... hasta que descubrimos su desarrollo. El relato no es capaz de sobreponerse a los clichés y, mucho menos mejorarlos. Lo que hace es seguir hundiéndose en el pozo con diálogos rocambolescos que nos dejarán con cara de póker. ¡Ah! Y esperad a descubrir a un infernal rapeando arrítmicamente para potenciar el bochorno.

Superstition Netflix

Hablar de sexo con la abuela y convertirlo en un discurso existencialista sólo está al alcance de esta serie. “No, el sexo geriátrico no está de moda” es una de las infinitas líneas de diálogo que brillan con luz propia. El sexo, de hecho, cobra una relevancia inexplicable en las secuencias con las que pretenden fundirnos en los lazos de la familia Hastings, a pesar de terminar siendo infantiles, repulsivas y, en última instancia, absolutamente prescindibles. Una forma peculiar de despertar emociones y empatía en la audiencia de esta serie de Netflix.

También se abrirá una vía que pretende ofrecer un nuevo enfoque al relato: la redención de los infernales. Después de horas bombardeándonos con la maldad que rodea a estos seres, cuyos motivos son todavía desconocidos, Isaac se topa con un ejemplar que sólo quiere formar parte de la atractiva vida capitalista americana. Más de setecientos años le ha costado, eso sí. En definitiva, una demostración más de la pobreza de un guion incapaz de levantarse por encima de los clichés y sus influencias narrativas.

Superstition Netflix

El ritmo de la temporada 1 de Superstition da una de cal y otra de arena. Se suceden escenas dinámicas y soporíferas a partes iguales, pero siempre acompañadas de una dirección nerviosa, en constante movimiento, produciendo cierto estrés en situaciones a las que no acompaña. Van Peebles parece un enamorado de la cámara en mano y, a pesar de sus beneficios para el rodaje de ciertas situaciones dramáticas, seguirla es un mareo constante. Y una tortura, dicho sea de paso. Zoom in, zoom out, paneo lateral, cámara en mano y ni un solo respiro. Es el equivalente en cocina de coger todos los ingredientes que tengamos a mano y juntarlos en una batidora para asegurarnos una mala digestión. Si nos atrevemos a probarlo, claro.

Hazte con las primeras seis temporadas de The Walking Dead al mejor precio

¿Recordáis Pesadillas (Goosebumps), la serie de televisión? Lo rudimentario de la producción, los tiempos que la acompañaban y nuestros espíritus inocentes eran la premisa perfecta para despertar sentimientos de terror y pasión a la par, unidos al gancho que tenían las novelas originales de la época y compañeros de parrilla como El club de medianoche. En Superstition se suceden las mismas características... con 20 años de diferencia. Afincada en un género similar, aunque con objetivos diferentes, la nueva serie de Netflix también ofrece unos efectos especiales anacrónicos que pueden hacer las delicias de los amantes de la serie B con minúsculas expectativas, pero que llevarán al horror al aficionado medio.

Lo más alucinante de Superstition es ver a Mario Van Peebles a sus 61 añazos haciéndose pasar por veinteañero y abuelo sin trucos de maquillaje. No, no funciona, pero... al menos podemos admirar el estado físico en el que se encuentra el protagonista y director de la serie. Una hazaña al alcance de privilegiados como Keanu Reeves o Jordi Hurtado.

Super... ¿Natural?

Supernatural

Antes o después iba a llegar. Sobrenatural (Supernatural en su título original inglés) es la serie de referencia para el género en la actualidad y las comparaciones son inevitables, sobre todo si atendemos a las similitudes que presentan ambas producciones en su estructura de personajes. Sam y Dean, de hecho, son mencionados en una de las líneas de dialogo del primer capítulo de Superstition, por lo que sus creadores parecen reconocer el peso de los hermanos Winchester. Incluso el título del estreno de Netflix da pie a la referencia.

Sea como fuere, la dupla Isaac-Calvin parece querer emular a la de Sam-Dean, pero en modo marca blanca. Hay dos características esenciales que han permitido que Supernatural se convierta en la serie de fantasía más longeva de la historia de la televisión en Estados Unidos (que se dice pronto): la profundidad emocional y el desarrollo de sus personajes. Dos apartados clave en la construcción del relato que, en el caso de Superstition, ni están ni se los espera.

VIDEO

Sobrenatural - Trailer temporada 12

Isaac posee un pasado casi infinito que habría permitido explorar personalidades más atrevidas que la del típico héroe recto y bondadoso enamorado de la humanidad sin posibilidades de crecimiento. Su interés desaparece paulatinamente a pesar de la aceptable actuación de Van Peebles. Seguro que vuestros mayores alguna vez os han soltado eso de: "¿A estas alturas voy a cambiar?"; pues dos tazas.

Calvin, por su parte y más allá de mantener la ceja arqueada en cada primer plano que se lo permite, es un personaje inaceptablemente plano. En sus carnes atravesamos un nuevo viaje del héroe en el que su padre lo instruye para ser el azote de los infernales, pero su estoicidad de marine mezclada con reacciones de adolescente demuestran el batiburrillo de personalidad sin desarrollar a la que nos enfrentamos, sin un ápice de cambio del principio al fin de la temporada.

Conclusiones

Los diálogos son pueriles, la trama apenas despierta interés y sus personajes carecen de cualquier tipo de profundidad emocional. Tampoco el elenco actoral dispone del carisma como para levantar un desarrollo tan pobre, y ni siquiera visualmente es atractiva.

Netflix tendrá que seguir buscando la fórmula del éxito de los Winchester, a pesar de que Superstition pueda encontrar soporte en algunos nichos de aficionados a la serie B. Si nos despojamos de cualquier expectativa, puede (y sólo puede) que encontremos algunos minutos de entretenimiento en los eternos doce capítulos de los que se compone la primera temporada, pero me toca recordar aquello de no matar al mensajero. Y si lo que estás buscando es una serie sobrenatural de Netflix con la que olvidar el mal trago, échale un vistazo a nuestra reseña de Dark o pásate por nuestro reportaje con las mejores series sobrenaturales.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Superstition intenta revivir el género sobrenatural en televisión con escasas innovaciones, efectos anacrónicos y un relato insustancial plagado de protagonistas destinados a caer en el olvido.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Mario Van Peebles consigue atraer cierto interés por su personaje.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Un mareo de dirección y diálogos eternamente aburridos. Muy poco atrevimiento para revivir el género dominado por Supernatural.
Hobby

38

Malo

Y además

Superstition (serie TV)

Argumento:

Superstition es una serie de televisión norteamericana en la que una empresa funeraria vinculada al mundo sobrenatural ofrece unos cuidados de lo más particulares a clientes que han sufrido muertes inexplicables. Marion van Peebles está a la dirección de Superstition, serie disponible en Netflix con 45 minutos por episodio. El reparto lo com...