Crítica de la temporada final de Las escalofriantes aventuras de Sabrina. La bruja se despide en Netflix

Las escalofriantes aventuras de Sabrina - temporada 4
La cuarta temporada de Chilling Adventures of Sabrina nos muestra los hechizos finales para la señorita Spellman, después de que Netflix cancelara la serie. ¿Habrá dado tiempo a concebir un cierre a la altura de las circunstancias?

Las brujas conocen muchos hechizos en el universo, pero seguro que ni ellas son capaces de descifrar los criterios por los que Netflix cancela algunas series. Tal fue el caso de Las escalofriantes aventuras de Sabrina, una "soap opera para adolescentes" plagada de ingredientes mágicos. El nuevo enfoque par el personaje caló muy bien entre los espectadores y Kiernan Shipka, su protagonista, se ganó un puesto de honor entre el fandom.

Sin embargo, tras la temporada 3 de Sabrina, Netflix anunció que cancelaba la serie (¿por algún conjuro del mismísimo Blackwood?), así que sus responsables han tenido que ingeniárselas para dar carpetazo a todos los hilos abiertos en esta temporada 4 de Las escalofriantes aventuras de Sabrina, antes de que la señorita Spellman pudiera decir adiós a sus espectadores.

Pero el hilo conductor de esta temporada no es ese, sino una nueva amenaza que hace de columna vertebral de todos los episodios y que, de hecho, es un ingenioso reclamo para que sigamos viendo otro capítulo más, uno que de nuevo recuerda a series como Buffy Cazavamprios. En esta ocasión, la amenaza son los horrores arcanos (Eldritch Terrors en la versión original), unas manifestaciones de diferentes formas de sufrimiento que existen antes que el mismísimo Cielo o el Infierno. En cada episodio, Sabrina y sus aliados deberán enfrentarse a un horror diferente.

VIDEO

Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina - Tráiler temporada 4

Como ya habréis notado los seguidores de H.P. Lovecraft, esta temporada bebe enormemente de sus mitos, e incluso se marca referencias directas al autor o a sus obras.

Este lleva a que la serie meta el acelerador con los elementos sobrenaturales y mágicos, con transformaciones, maldiciones, vudú, hechizos y todo lo que se os ocurra, con un ritmo mucho más intenso que en las temporadas anteriores. De hecho, las tramas personales y amorosas, aunque siguen estando ahí, pierden bastante peso en estos ocho episodios finales. 

Personalmente, preferimos de lejos este enfoque para Las escalofriantes aventuras de Sabrina, pues esto ha servido para que ciertos personajes brillen más que nunca. En concreto, Ambrose puede por fin dar rienda suelta a su faceta de erudito de la magia, aportando mucha "ayuda de campo" a Brina.

Sabrina temporada 4

Pero todo esto lleva también a que muchas subtramas se noten apresuradas, como si los responsables hubieran pensado "a ver, chavales, teníamos pensada hasta la temporada 5, así que hay que condensar todo esto en una sola". Así, secundarios muy importantes como Faustus, Lilith o Theo parecen dar tumbos de un lado a otro, con facetas que se abren y se cierran a toda pastilla, sin que dé tiempo a "disfrutar" de ellas.

Quizá la faceta más elaborada es la que estalló al final de la temporada 3: tenemos a 2 Sabrinas existiendo a la vez, una en la Tierra y otra en el Infierno, y la relación entre ellas es interesante e inesperada: no se fuerza falsas rivalidades, sino que ambos personajes son una manifestación de la misma Sabrina. Además, un truco tan sencillo como cambiar el icónico cintillo de Sabrina (negro para la "original", rojo para la del infierno) sirve para distinguirlas sin confusión posible.

La sensación es que buena parte de la temporada es demasiado densa y, por momentos, caótica, aunque, como decimos, el hecho de que haya un ritmo más rápido y cargado de emociones que nunca hace que no tengamos ni un segundo para aburrirnos.

Sabrina temporada 4

Con tanto contenido "compactado", la serie de Netflix comete algunos errores al representar a sus propios personajes (los comportamientos de algunos de ellos se notan forzados), pero también nos presenta verdaderos momentazos, con especial mención para un capítulo 7 realmente original y delirante, que seguramente sorprenderá para bien a los fans de la vieja escuela.

El propio cierre de la serie hace justicia al personaje de Sabrina, pero no cabe duda de que merecía un desarrollo algo más detallado, sobre todo a la hora de representar algunos entornos que no se habían visto nunca en la serie y que merecían mucho más análisis.

En resumen, el final de Las escalofriantes aventuras de Sabrina es frenético, más mágico que nunca y, en definitiva, bastante divertido, pero sus aristas sin pulir no hacen desear que el hechizo no se hubiera acabado tan pronto. ¿Quizá tengamos un spin-off con Salem? Nunca se sabe...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Las aventuras de Sabrina llegan a su fin con una temporada que POR FIN consigue meter la directa con el lado más frenético y aventurero, sin traicionar sus orígenes. Aún así, hay demasiados elementos concentrados en 8 episodios y algunos salen mejor parados que otros. Con todo, es un cierre satisfactorio.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Que se dé más preponderancia a los elementos mágicos y de aventura. El episodio 7 es un verdadero desparrame.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se notan las prisas por cerrar arcos y no todos los personajes tienen una conclusión a su altura.
Hobby

80

Muy bueno

Y además

Las escalofriantes aventuras de Sabrina (Serie TV)

Argumento:

Las escalofriantes aventuras de Sabrina es una producción de Netflix spin off de Riverdaleque reimagina, décadas después, la popular serie de televisión Sabrina: Cosas de brujas. El showrunner de Riverdale, Roberto Aguirre-Sacasa, quien también es el director creativo de Archie Comics, es el responsable del guión de la serie. Aguirre-Sacasa ...