Tuca y Bertie
Análisis

Crítica de Tuca & Bertie, la serie de dibujos de Netflix

Por Jesús Delgado

Tuca & Bertie ya están en Netflix. Analizamos la nueva serie creada por Lisa Hanawalt, la productora y responsable del diseño de producción de Bojack Horseman, una de las series animadas más populares de la plataforma Video on Demmand.

Lisa Hanawalt nos ha hecho empezar mayo con una fuerte apuesta, su serie de dibujos animados Tuca & Bertie. La que fuera una de las cabezas clave de la serie Bojack Horseman se ha convertido en mamá de una serie que, creemos, dará que hablar durante algún tiempo. La productora y responsable del diseño de producción de la serie del caballo actor con depresión se erige como creadora de una nueva serie, que se convierte en su primer proyecto original a la vez.

Conoce mejor el trabajo de Lisa Hanawalt, gracias al libro The Art of Bojack Horseman

Tuca & Bertie es una comedia dramática en clave de sitcom que se ambienta en un escenario similar al de Bojack: una ciudad poblada por animales (y plantas) antropomórficos que conviven con seres humanos. Ahora bien, aunque en cuanto a diseño de personajes y de escenarios recuerda a la serie del caballo, estamos ante una serie completamente independiente, que no es, precisamente un spin-off.

La historia de esta sitcom dramática es la de dos amigas: Tuca y Bertie, que son dos pájaras treintañeras (una tucán y una petirrojo, gente malpensada) que son diametralmente opuestas. Tuca (Tiffany Haddish) es brutalmente honesta, enérgica, vivaz, alocada y tan irresponsable que ni siquiera tiene trabajo y vive de las ayuda de su tía millonaria. Bertie (Ali Wong) es retraída, maniática e insegura, y desarrolla una carrera profesional insatisfactoria como analista. Siendo tan opuestas, no deberían de entenderse ni de estar tan unidas. Sin embargo, la una no puede vivir sin la otra.

La serie de Netflix arranca con el día en el que Bertie y su novio Speeckles (Steven Yeun), un arquitecto simplón y bonachón, se van a vivir juntos. Esto hace que Tuca se sienta desplazada. El evento pondrá en marcha una serie de acontecimientos que sacudirán la vida de las dos amigas, revelando traumas del pasado y exponiendo las respectivas dificultades con las que se enfrentan.

Mejores amigas, para siempre

Lo primero que hemos de decir es que Tuca & Bertie no es otro Bojack Horseman. Aunque ambas series de The Tornante Company exploran temas similares, como los traumas y la imperfección psicológica, y utilizan animales antropomórficos como protagonistas, son series complemetamente independientes. Pero eso sí, hasta dónde sabemos, discurren en el mismo continuo y universo, a pesar de las grandes diferencias entre ambos títulos en enfoque, ritmo, planteamiento y formato. Por no decir que la nueva serie tiene cierto toque surrealista en lo referente a ciertas localizaciones y al funcionamiento de los fenómenos naturales y la orografía.

Al igual que en una tradicional sitcom, cada capítulo puede verse de forma casi independiente, sin necesidad de contextualización. En cuanto al discurso, se trata de una historia bastante inteligente, cuyo principal talón de Aquiles es el abuso de estereotipos, figuras retóricas y arquetipos de personajes que ya hemos visto en series de corte similar.

Hasta aquí, podemos hacer una crítica "estándar". Pero, lo cierto es que la serie merece una cierta consideración aparte: ¿De qué manera puede verse y analizarse? 

Dicho completamente en frío, Lisa Hanawalt plantea una historia con un marcado tono feminista que viene a denunciar la falta de igualdades de nuestra sociedad actual, así como a reinvindicar una serie de realidades que, muchas veces, se pasan por alto. Esto hace que la serie se pueda percibir de maneras distintas no solo en función del sexo del público, sino también de sus sensibilidades.

En otras palabras. El público femenino entenderá de primera mano muchas de las premisas de la serie por haberlas vivido en sus propias carnes. Vemos temas como el acoso, los clichés acerca de qué es o no adecuado en la conducta de una mujer, los llamados micromachismos (intencionados o no) y una serie de cuestiones que ellas sabrán detectar y reconocer a la primera. De la misma manera, también desarrolla temas como la amistad entre dos mujeres, así como la libertad sexual.

Además, cabe decir que todo esto se desarrolla mediante figuras retóricas, razonamientos y puntos de vista que son muy habituales en una mujer, ya que pone en manifiesto cosas comunes de su día a día. Cosas que van más allá del sobreexplotado topicazo de la menstruación o del maquillaje, por cierto, y que pasan por la identidad de mujer como individuo, exponiendo temas como enfermedades genitales comunes, las expectativas marcadas por la sociedad o, simplemente, las reglas de competición o amistad entre mujeres. Que además lo hagan con referencias visuales y sonoras atractivas para este sector de la población es otro punto a tener en cuenta. 

En tanto, el público masculino puede tener fácilmente cierta dificultad en entender y asumir estas mismas cuestiones o referencias. Sobre todo, si no conocen y comprenden la situaciones y los ejemplos que se plantean. Luego, al margen de la sensibilidad y empatía del espectador, también juega el efecto de la mentalidad e ideología, que puede hacer que el sujeto masculino sea más o menos receptivo al mensaje propuesto.

Creemos que estas mujeres fuertes de Marvel se merecen protagonizar una serie sobre superheroínas

Al margen de esta apreciación, y siendo honestos, Tuca & Bertie es una crítica feminista a la sociedad con un discurso bastante blanquito y dentro de la comedia y sátira más razonable y asertiva. Creemos que hay que tener un ego muy sensible para sentir emasculación con su visionado.

De hecho, pensamos que el público masculino debería verlo como ejercicio de empatía para de ponerse en el lugar del otro. Incluso aunque no necesariamente se acepte todos y cada uno de los postulados propuestos por Hanawalt.

Tuca y Bertie

En conjunto, no podemos sino recomendaros que deis una oportunidad a Tuca & Bertie. Se trata de una arriesgada pero inteligentísima apuesta de Netflix, que merece verse. Aunque solo sea para saber de lo que se opina. 

Por cierto, como colofón: el doblaje y traducción de la serie es brillante, como en el caso de Bojack Horseman. No obstante, si queréis sacarle partido a ciertos matices étnicos y culturales que propone la serie, os recomendamos verla también en VO, ya que incide en cuestiones que se pierden, a la fuerza, ante cualquier doblaje. 

Valoración

Divertida y certera comedia dramática en formato de animación. La serie ofrece al espectador la posibilidad de acercarse en perspectiva a las dificultades de la mujer actual en el mundo, con un tono jocoso, pero bastante crítico.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La animación, el uso del color y la música, la soterrada crítica social al papel de la mujer en nuestra sociedad.

Lo peor

Abusa de estereotipos y arquetipos algo sobados. No todo el mundo sabrá empatizar con el planteamiento.

Y además