Venganza a golpes

La lucha y lo sobrenatural se dan la mano en esta secuela de Wu Assassins que quiere ser cool, pero se queda en que nos deja algo fríos por el camino.

La capacidad de Netflix para convertir en película o serie absolutamente todo sirve para que, al menos, franquicias que no hicieron demasiado ruido en su momento reciban segundas oportunidades. Eso es lo que pasó con Wu Assassins, una serie de 2019 que mezclaba las artes marciales con lo sobrenatural.

Ahora, esa serie continúa con Venganza a golpes (un nombre bastante anodino, que en su original de Fistful of Vengeance mola un poco más), una película en la que sus protagonistas continúan sus aventuras dentro de una trama en la que deben... SALVAR EL MUNDO.

Suscríbete a Disney+

Suscríbete a Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Comenzar suscripción

Venganza a golpes está protagonizada por Iko Uwais (todo un experto en el cine de acción, que recordaréis de las dos Redada Asesina) como Kai Jin, el actual "wu assassin", que no solo es un máquina con las artes marciales, sino que también tiene poderes que lo hacen más fuerte de lo normal e inmune a ciertos ataques.

Con él tenemos a Lewis Tan (el protagonista de la nueva Mortal Kombat) en el papel de Lu Xin Lee, su amigo del alma y todo un hacha dando patadas; y a Lawrence Kao (la serie de La purga) como el tercero de la "trinca", Tommy, que también pelea de miedo y busca venganza por la muerte de su hermanita.

VIDEO

Tráiler de Venganza a golpes, las artes marciales de netflix

Los tres van cruzando sus caminos con algunas chicas que a veces parecen cooperar y a veces traicionar, otros misteriosos líderes que van del mismo palo... Y, en conjunto, con una trama que bebe de la mitología china y el concepto del Yin y el Yang como claves para el equilibrio del mundo.

Aunque basarse en conceptos tan místicos siempre tiene su encanto, tampoco hay que complicarse mucho la vida intentando comprender todo ese trasfondo, porque por un lado lo remezclan como les da la gana, sin mucho sentido... Y, por otro, porque todos sabemos que aquí hemos venido a ver galletas a diestro y siniestro.

¿Y qué tal funciona en ese sentido una película de acción como esta? Pues, por un lado, se nota que hay coreografías interesantes, basadas en ese concepto de la "pelea de guerrillas" que tanto popularizó Jackie Chan, con los héroes valiéndose de lo que tienen a mano para zafarse de los atacantes.

El problema es que los juegos de cámara son tan fugaces y se mueve todo tanto que no podemos disfrutar de las peleas en sí. Probablemente sea algo buscado porque la escena no diera más de sí, pero en una película de este estilo no quieres "intuir" los golpes, quieres verlos seguidos, sin cortes, en todo su esplendor.

Venganza a Golpes

En ese sentido, sí que destaca la pelea final, que es, con mucho, el mejor momento de acción de la película. Es un falso plano largo, pero muy bien conseguido, en el que vemos a Kai Jin repartiendo de lo lindo mientras la cámara se mueve fugazmente de un punto a otro y acerca y aleja el plano, pero sin cortes aparentes. Muy, muy vistoso.

También es de justicia destacar a Lewis Tan, que probablemente es el más "hollywoodiense" del trío protagonista y sabe aparentar ser un "tío guay" además de pelear de miedo. Nosotros lo pudimos entrevistar hace un tiempo y se nota su pasión por lo que hace.

Pero, como decíamos, la gran mayoría de las peleas no nos dicen nada. Parecen forzadas (más de una vez vemos a los rivales "esperando turno" para atacar, a lo Assassin's Creed) y no lucen lo que deberían.

Al menos, salen mejor paradas que el aspecto sobrenatural de la película, que suena a pastiche sin mucho sentido, lo cual culmina en una revelación final cuyo vestuario es más bien propio de un cosplay improvisado, de lo más decepcionante.

Venganza a golpes

La música, muy cañera, mezcla momentos de hip-hop con electrónica y, dentro de lo que cabe, acompaña bien a la acción, sin sobresalir. 

En materia de ambientación, quizá es más interesante el hecho de que Venganza a golpes se ambienta en Tailandia, y eso nos permite ver espectaculares planos generales de un país tan ecléctico.

Templos, urbes atestadas y edificios de lujo se entremezclan en un apartado visual que en realidad tiene poco que ver con lo que sucede en la peli, pero que es interesante por sí mismo gracias a su exotismo.

Al margen de todo eso, la ambientación añade a la mezcla momentos de romance que no nos pueden importar menos y algunas discusiones entre los protagonistas, que tienen alguna que otra "crisis de bros". Nada de ello consigue calar mucho, especialmente si venís de nuevas respecto a la serie original.

Venganza a golpes

En resumen, Fistful of Vengeance es una película muy irregular, que tiene algún momento de acción destacable, pero que no parece saber qué hacer ni con su faceta "mágica" (nunca queda claro hasta qué punto son poderosos los personajes) ni con el tratamiento de muchos de los personajes.

Si lo único que queréis es desconectar la neurona y ver golpetazos de aúpa firmados por tíos muy cool, aquí tendréis lo que buscáis, sin más. Quizá por eso, la película está subiendo cada vez más en el ranking de Netflix. A veces, la vida solo necesita una buena patada voladora.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Cumple con el objetivo de entretener a base de golpes, pero se nota que se podría haber sacado mucho más partido a la acción y que el guion está hecho con una plantilla.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La pelea final y la fotografía que muestra el lado ecléctico de Tailandia.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El guion es más bobo que un zapato y algunas peleas se "estropean" por el montaje y la cámara en movimiento.
Hobby

60

Aceptable

Y además