Volver a empezar
Crítica de Volver a empezar (Herself), dirigida por Phyllida Lloyd y protagonizada por Clare Dunne, Ian Lloyd Anderson, Harriet Walter y Conleth Hill. En cines a partir del 4 de diciembre de 2020.

Volver a empezar (Herself) es un drama íntimo bastante complejo que aborda una realidad dolorosa para muchas mujeres que intentan "reiniciar" sus vidas después de haber pasado por una relación de maltrato y abuso.

Podríamos estar ante una película centrada en exclusiva en la crítica a un sistema que funciona a medio gas (ayudas que llegan tarde mal y nunca, exceso de burocracia, condiciones desiguales, doble victimización y un largo etcétera) y por tanto en una cinta que orbitara alrededor del legado de Ken Loach si no fuera porque el guión, coescrito por Malcolm Campbell Clare Dunne, que también encabeza el cartel, sabe hundir el bisturí para llegar mucho más allá.

En el corazón de la película está el retrato del terror que puede llegar a sentir una persona ante quien la ha agredido física y verbalmente y lo complicado que es tener unas responsabilidades compartidas como es el cuidado de los hijos.

VIDEO

Tráiler de Volver a empezar (Herself)

Tras una última paliza que le daña seriamente una mano, Sandra decide divorciarse de su marido. Ingresa en el programa estatal para encontrar una vivienda para ella y sus dos hijas pequeñas, pero entre tanto tiene que conformarse con una habitación de hotel a la que solo puede acceder por la escaleras para "no molestar" al resto de los huéspedes.

El largo camino que se abre ante ella pasa por conseguir una independencia económica total, por lo que simultanea dos trabajos precarios con los que consigue unos ingresos bastante ajustados para ir saliendo adelante: es camarera en un pub local y asiste a una doctora convaleciente limpiando su casa y ayudándola en su día a día.

A toda esta complicada situación hay que añadirle el estresante hecho de tener que dejar a sus hijas con su exmarido en determinadas ocasiones, debido a que tienen una custodia compartida. Las cosas se tuercen cuando Sandra empieza a percibir que su hija pequeña tiene miedo de quedarse con su padre, de modo que, desesperada, indaga sobre las autoconstrucciones, con la idea de conseguir crear un hogar para ella y sus hijas por un precio muy económico.

No es un cuento de hadas

Volver a empezar es una película dura. Aborda situaciones complicadas poniendo el foco en las víctimas y sus estrategias para sobrevivir y superar las dificultades. Habría que empezar reseñando este hecho ya que las personas que estén pasando por una situación similar a la de la protagonista pueden tener la sensibilidad a flor de piel. Cierto es que la narración es cuidadosa y evita incurrir en mostrar demasiado o recrearse en exceso en las secuencias de violencia, pero también queda claro cómo de perturbadoras pueden llegar a ser, convirtiéndose en pensamientos recurrentes y en factores que desencadenan un estrés casi paralizante.

Dicho esto, hay que señalar el tacto y el buen gusto con el que se afronta ese renacer que pasa por el desentendimiento emocional del maltratador y la búsqueda de un nuevo contexto social, algo para lo cual es imprescindible tener un lugar seguro, un hogar, con el que reanudar una vida familiar libre de toxicidades. 

20 curiosidades de películas que ni los más cinéfilos conocen

20 curiosidades de películas que ni los más cinéfilos conocen

Ponemos a prueba vuestros conocimientos cinéfilos, si logras superar este test demostrarás que sabes de cine...

Saber más

La protagonista, en su empeño por salir adelante, se da cuenta de que no podrá hacerlo sola ni tampoco con las ayudas que le procura el sistema, de modo que establece una red de contactos para recibir la colaboración necesaria para erigir su propia casa.

El reparto es una de las grandes virtudes de volver a empezar: Clare Dunne está sencillamente sensacional, pero es que además las dos niñas tienen un papel muy destacado en la narración y hacen un trabajo increíble. Lo mismo se puede aplicar a los excepcionales secundarios entre los que destacan Ian Lloyd Anderson, Harriet Walter y el carismático Conleth Hill, a quien solo los más avispados reconoceréis por su papel de Varys en Juego de tronos (aquí luce pelazo).

Volver a empezar es, en resumidas cuentas, una película emocionante que apela a la colaboración desinteresada, al trabajo en equipo y al sentido de comunidad que por desgracia estamos perdiendo poco a poco en un mundo cada vez más individualista y miope ante el dolor ajeno.

Quizás está resuelta con algo de prisa pero sin duda sabe tocar al espectador para apreciar el enorme valor de las personas que deciden pasar página y recomponer sus vidas. Los personajes están tan bien descritos que nadie diría que no son de carne y hueso. ¡Cuántas cosas tienen que cambiar aún!

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La sensibilidad con la que está narrada Volver a empezar es excepcional y también el reparto con el que se ha construido una historia que es emocionante y conmovedora sobre la inevitabilidad de tener que reinventarse para sobrevivir al maltrato.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La exquisita interpretación deClare Dunne, la intimidad de la película y lo bien documentada que está para mostrar una realidad dura.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La resolución, aunque muy emotiva, es también bastante precipitada, ¡ojalá en la vida real fuera todo tan fácil!
Hobby

88

Muy bueno

Y además

Volver a empezar (Herself) (2020)

Lanzamiento:

Argumento:

Volver a empezar (Herself) es una película irlandesa escrita porMalcolm Campbell yClare Dunne y dirigida porPhyllida Lloyd, cineasta responsable de las películas La dama de hierro y ¡Mamma Mia! La película. Esta película dramática gira en torno a Sandra, una joven madre soltera que consigue escapar con sus hijas de una relación abusiva con s...