Dragon Ball Z episodio 37
Análisis

Dragon Ball Z capítulo 37 - Análisis y curiosidades

Por Antonio Sánchez-Migallón

¡La saga de los saiyans ha llegado a su fin! Hoy, por fin, empezamos a vislumbrar la nueva saga de Dragon Ball Z, esto es, el arco de Namek. Los Guerreros Z no pierden la esperanza de hacerse con las bolas de dragón del planeta natal de Piccolo, y gracias a ello, resucitar a los amigos caídos durante la batalla contra los saiyans. ¿Lo conseguirán? 

Goku terminó muy malherido tras su combate contra Vegeta, y ahora no le queda más remedio que recuperarse en el hospital. ¿Dónde están las semillas senzu cuando se las necesita? Lamentablemente, Karín afirma que ya no quedan judías mágicas, y tendrán que esperar un mes hasta que vuelvan a brotar. 

¡Consigue aquí el mejor merchandising de Dragon Ball!

Dragon Ball Z capítulo 37

En ese momento, Bulma entra en la habitación de Goku y comenta a todos sus amigos que pongan el televisor... ¡Sí, están retransmitiendo en directo la ubicación de la nave espacial de Nappa! Gracias a Krilín, tienen a mano el control remoto de la cápsula espacial, por lo que están ante una ocasión de oro para probar si funciona. Sin embargo, cuando Bulma lo acciona... ¡la nave estalla en mil pedazos!

Dragon Ball Z capítulo 37

El shock es tremendo, pues era la única vía que tenían para viajar a Namek, el planeta natal de Piccolo en el que se encuentran las bolas de dragón originales. ¡Ahora ya no podrán resucitar a sus amigos! No obstante, la esperanza no está perdida, y Mr. Popo aparece con su alfombra mágica con una buena nueva. 

Dragon Ball Z capítulo 37

Al parecer, en la península de Yunzabito, hay algo que les puede ser de utilidad, pues podría tratarse de una nave espacial. Solo Bulma es capaz de asegurar este hecho, así que se sube a la alfombra del sirviente de Kami Sama y se desplazan, de manera instantánea, al inhóspito enclave. 

Dragon Ball Z capítulo 37

Una vez allí, Mr. Popo recuerda que, hace 100 años, Kami Sama le habló de ese lugar. El Todopoderoso se crió en Yunzabito, junto a esa estructura desconocida que llamaba hogar, en completa soledad. Solo tenía una carta de sus padres, en la que aseguraban que tarde o temprano regresarían con él. El pequeño les esperó hasta que pasaron 30 años, momento en el que decidió abandonar aquel lugar.

Dragon Ball Z capítulo 37

Probablemente, Kami Sama se golpeó la cabeza siendo un niño, de ahí que no recordara realmente su origen. Gracias al mensaje de Kaioh del Norte en el capítulo anterior, Mr. Popo y Bulma deducen que sus padres, los namekianos, le enviaron a este planeta para que sobreviviera al desastre natural de Namek. ¡Sí, están ante una auténtica nave espacial!

Dragon Ball Z capítulo 37

¡Todas las transformaciones de los saiyans!

Una vez comprenden la situación, comienzan a explorar la nave, después de abrir y cerrar la puerta de acceso articulando la palabra... ¡Piccolo! ¿Y cómo se activan el resto de acciones del sistema? Bulma recuerda lo que ocurrió en el 23 Torneo de Artes Marciales, y es que durante el combate de MA. Junior y Shen, ambos empezaron a hablar una lengua muy extraña... ¿Acaso era el idioma namekiano?

Dragon Ball Z capítulo 37

¡Bingo! Y lo mejor de todo... ¡Mr. Popo conoce dicho idioma gracias a Kami Sama! Así, ordenan a la nave, en perfecto namekiano, que viaje hasta Júpiter. ¡Y vaya si lo consiguen! En un abrir y cerrar de ojos se plantan delante del planeta. Ahora sí, renace la esperanza de viajar a Namek. ¿Llegarán sanos y salvos?

Dragon Ball Z capítulo 37

¡Análisis del episodio anterior de Dragon Ball Z! 

Dragon Ball Z capítulo 37

¡CURIOSIDADES!

1- Nada más llegar a la península de Yunzabito, Bulma observa con detenimiento la extraña estructura llena de musgo, afirmando que el material con el que está hecha no pertenece al planeta Tierra. 

Dragon Ball Z capítulo 37

2- El pobre Gohan no tiene un minuto de respiro, y como ha perdido tanto tiempo académico durante la crisis de los saiyans, Chichí le exige que siga estudiando... ¡hasta estando enfermo en el hospital! 

Dragon Ball Z capítulo 37

3- ¿Cómo se llama el hospital en el que Goku, Gohan y Krilín se recuperaron? Gracias a un par de planos se desvela el misterio: Wikong Hospital.  

Dragon Ball Z capítulo 37

4- Durante la exploración de la nave espacial de Piccolo, Bulma menciona un par de palabras que coinciden con léxico namekiano. Por una parte, "cinturones de seguridad" implica "ir al baño", y por otra parte, la palabra "complicado" significa "ir a la cama". ¡Menudo idioma más curioso!

Dragon Ball Z capítulo 37
Dragon Ball Z capítulo 37

¿Qué os ha parecido el episodio 37 de Dragon Ball Z? ¡No hay duda de que se avecinan grandes aventuras para nuestros guerreros! Os esperamos el domingo que viene con una nueva entrega. ¡Kai, Kai

Valoración

Un episodio muy interesante que revela información inédita del origen de Piccolo y Kami Sama. La animación y el acabado gráfico es decente, y la fidelidad al manga también destaca, aunque hay alguna escena de relleno. La pequeña aventura que viven Bulma y Mr. Popo es muy curiosa.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La revelación del origen de Piccolo y su dura infancia. El extraño equipo que forman Bulma y Mr. Popo. El miedo que tiene Goku a los hospitales.

Lo peor

La severidad de Chichí. Algunas escenas de relleno, tomándose licencias con el idioma namekiano que no aparecen en el manga.