El reloj del juicio final - Superman y Manhattan
Análisis

Reseña de El reloj del Juicio Final nº 1 - La secuela de Watchmen

Por Jesús Delgado

El reloj del Juicio Final (Doomsday Clock) es la secuela de Watchmen realizada por el equipo creativo de Batman: Tierra Uno: el guionista Geoff Johns y el dibujante Gary Frank. Analizamos el primer número de doce que componen la colección.

En unos meses, HBO lanzará su propia secuela en formato serie de Watchmen, una historia alternativa ambientada en un futuro posible del cómic original de Dave Gibbons y Alan Moore. Como bien sabéis, tras haber visto el primer tráiler de dicha serie, esta poco o nada tendrá que ver con la novela gráfica que revolucionó una generación de lectores de cómic en los años 80.

Todas las películas del universo cinematográfico de DC Comics en Blu-ray y DVD

En paralelo, los que quieran mantenerse dentro de la línea argumental del cómic, en consonancia con la precuela planteada en la antología de Antes de Watchmen (Before Watchmen), traemos otra opción. Se trata de la colección de cómic que el mes pasado lanzó al mercado Ecc ediciones, responsables de DC Comics en España: El reloj del Juicio Final (Doomsday Clock).

El reloj del Juicio Final (Doomsday Clock) es una secuela oficial del cómic original. Está ambientada un par de años en el futuro respecto al final de la primera novela gráfica y discurre en paralelo a los últimos eventos narrados en el Nuevo Universo de DC desde el evento de Universo DC Renacimiento, con el crossover de Batman / Flash: La Chapa de por medio. 

La premisa es simple: Adrian Veidt "Ozymandias" ha sido expuesto. El diario de Rorschach llegó a manos de la prensa y de las autoridades y el complot del millonario y superhéroe fue descubierto, revelando su plan de crear una amenaza artificial para obligar al Bloque Occidental y al Soviético a entenderse ante una amenaza común. Esto hizo que el resto del mundo se volviera contra EEUU, mientras el Gobierno juró en darle caza.

Desgraciadamente, el tiempo se acaba, con la amenaza nuclear pendiendo sobre la cabeza del globo como una espada de Damocles.Con su planeta al borde de la destrucción, de nuevo, Veidt se embarca en una misión para encontrar al único ente capaz de acabar con la destrucción de su mundo: El Doctor Manhattan. Pero este está muy ocupado, jugando a ser dios en su nuevo hogar. 

No os contamos más. En las siguientes líneas analizamos la primera grapa de la colección. 

Vivimos tiempos originales, pero, a veces, nos sorprenden

El principal problema de Doomsday Clock, nada más arrancar, es su propia naturaleza. Es un cómic secuela, que ha salido treinta años después del momento en el que salió la primera entrega de la historia. Y, por otro lado, no está realizado por el equipo creativo original. Es decir, ni Dave Gibbons ni Alan Moore lo firman.

Esto, lógicamente, va a hacer que las odiosas comparaciones estén a la orden del día y que los llamados "guardianes de las esencias" den por saco con el purismo recalcitrante tan habitual en quien convierte en religión una serie de hábitos y productos de consumo. Que, además, vivamos en una época plagada de secuelas, remakes y refritos, tampoco ayuda a que la recepción del cómic sea todo lo cálida que pudieramos desear. Al menos, en principio. 

Ahora bien, señalado el contexto de publicación y la naturaleza de la obra, hemos de alabar este primer número como uno de los "tebeos" más geniales que ha publicado DC en mucho tiempo. Alejándose de algunos postulados narrativos y estéticos que vimos en Antes de Watchmen, algo ajenos bastante de la obra original, El reloj del Juicio Final pretende ser todo lo fiel que puede a Watchmen. Tanto en tono y discurso como en estética, narrativa y tiempo, quiere ser su secuela narrativa y espiritual. 

Huelga decir que Geoff Johns y Gary Frank, responsables de este cómic y también del aplaudido Batman: Tierra Uno, no son Moore y Gibbons. Tampoco lo buscan, más allá de su intento de reproducir el estilo de estos, sus planteamientos y las bases del Watchmen original mediante un guión y una narrativa cuya forma y fondo rinden tributo a la obra original con un viñetaje y un ritmo que es, básicamente, el mismo que el de la primera obra, aunque adaptado a tiempos modernos.

La distribución de viñetas y su contenido se desarrollan en simétrico, formando una proverbial mancha de Rorschach de principio a fin (fijaos en las páginas centrales para apreciar este detalle). Cada una de estas viñetas, a la vez, es escrupulosamente detallada y contenida en detalles, a fin de hacer que la historia sea dinámica, pero no atropellada, imitando (aunque, nuevamente, con reservas) la técnica narrativa y la composición de planos de Gibbons y Moore en los años 80.

El reloj del Juicio Final nº 1 (Doomsday clock #1)

No obstante, y por eso no debemos considerarlo un mero pastiche, ya este primer volumen exuda una identidad y un carisma propio. Sí, es una secuela, pero no va más allá de la segunda parte de una obra maestra. En ella, se conjuga el genio de Johns como guionista y con el exhaustivo conocimiento del Universo DC de este escritor, que ha sido el principal y más preclaro guionista de la casa durante más de una década. Esto hace que el desarrollo del escenario de Watchmen, en paralelo con el del NUDC (The New 52, vaya) sea a todas luces muy certero, dando en el blanco desde una milla de distancia.

En conjunto, la primera grapa es simplemente brutal y una digna heredera del cómic original. Si la serie completa de El reloj del Juicio Final está a la altura, es algo que el tiempo dirá. Pero, por ahora, solo los fans más cerrados le pondrán pegas, incluso tras haberle dado un tiento.

El reloj del juicio final

El reloj del Juicio Final (Doomsday Clock) es una serie de tirada mensual publicada en España por Ecc ediciones. El grueso de la colección constará de doce entregas en formato grapa que, ponderamos, en el futuro se reeditará en formato prestigio o dentro del Black Label (formato de lujo de DC). El primer número se editó con las novedades de junio de 2019 en España y su precio es de 3,25 euros.

Valoración

Excelente arranque, con grandes guiños y reconocimientos al trabajo original. Un discurso fresco con un planteamiento visual redondo. El mejor y más fresco refrito de toda la década, que puede llegar a desarrollar entidad e identidad propias.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El guión lúcido de Johns. Los guiños a la narrativa y al tempo del cómic original. El trabajo de ilustración de Gary Frank, de lo mejor de su galería.

Lo peor

Las comparaciones respecto a la obra original van a estar a la orden del día.

Y además