Spider-Man: El último deseo
Análisis

Reseña de Spider-Man: El último deseo - El inicio del Spider-Man Superior

Por Jesús Delgado

Spider-Man: El último deseo fue el final del volumen uno de El Asombroso Spider-Man y el inicio de El Spider-Man Superior, una controvertida versión del personaje, en la que el Doctor Octopus poseía el cuerpo de Peter Parker. Lo analizamos.

Los nombres de Dan Slott y Christon Gage están asociados a Spider-Man desde hace unos años. De hecho, el dúo formó parte del equipo de guionistas del videojuego de Marvel's Spider-Man de PS4, lo cual nos indica su estrecha relación con el personaje. En tanto, por separado, Gage se desliga de la serie del cómic del videojuego para narrar otras aventuras arácnidas, mientra que Slott fue uno de los ideólogos del gran crossover arácnido de Universo Spider-Man. Además, para más datos, Slott tiene el honor de haber sido el escritor que asesinó a Peter Parker.

Consigue ya los cómics de Marvel Saga Spider-Man

¿Cómo, cuándo y por qué? Preguntará más de uno. Bueno, fue hace unos años, con la publicación del número 700 de la colección regular de Spider-Man, que tuvo como consecuencia el inicio de la serie de Spider-Man Superior. El par antes mencionado fue el responsable de pavimentar el camino para este cataclísmico evento marvelita, que acaba de ser reeditado en el tomo Marvel Saga El Asombroso Spider-Man nº 38

Aprovechando la coyuntura, nos hemos hecho con una copia de dicho tomo, que recopila la historia de Spider-Man: El último deseo (Dying Wish), la cual enlaza con Zona de Peligro, la guerra entre los dos Duendes, que sería la antesala a esta "última" aventura de Peter Parker como Spider-Man. De esta manera, el susodicho volumen recopila los cómics original de The Amazing Spider-Man #695 a 700 y el The Avenging Spider-Man #15.1.

Estas historias, a su vez, vienen firmadas por Dan Slott y Christon Gage, con los lápices de Giusseppe Camuncoli, Richard Elson y Humberto Ramos, con un colofón escrito por Christ Yost y dibujado por Paco Medina. En los siguientes párrafos analizamos el conjunto de este tomo, editado en un formato de lujo. 

No es un adiós...

Visto en perspectiva, lo sucedido durante el arco argumental de El último deseo es un tiro al estómago a los fans de grupo duro. Slott jugó una carta muy peligrosa, dentro de un periodo de profundos cambios e hizo algo impensable hasta entonces y, también, bastante políticamente incorrecto. Convirtió a un tipo corrupto como Octopus en el nuevo Spider-Man. Hizo que el villano ganase y se convirtiera en uno de los héroes más inmaculados de la Casa de las Ideas. O, cuanto menos, que adoptase el manto de este mismo héroes.

Pero esto, no solo era algo necesario para un personaje como Spidey, que se estaba convirtiendo en un callejón sin salida argumental y que, para entonces, había sido víctima de auténticos giros de guión tan absurdos como surrealistas. Dicho de otro modo, la purga que supuso El último deseo fomentó un lavado de cara y una regeneración muy necesaria para el personaje. Aunque, no adelantemos acontecimientos. Vamos con el tomo propiamente hablando.

De primeras, versión española de la reedición, recopilada en el volumen Marvel Saga El Asombroso Spider-Man 38: El último deseo es un lujo. Por un lado, su encuadernación tiene una calidad asombrosa y el gramaje y la calidad del papel es de primera. De ahí que esta edición, haciendo honor a la propia tirada española de las distintas colecciones contenidas en los Marvel Saga sea una delicia.

Ya, ahondando en el contenido del tomo, encontramos un material muy bien seleccionado, ya que no entra en frío en el arco argumental le da nombre. En su lugar, desarrolla Zona de Peligro, una aventura que enlaza con el tomo 37, que nos sienta los precedentes antes de El último deseo.

Descubre poderes que Spider-Man solo tuvo un tiempo

Sin embargo, si uno no ha seguido con atención todo lo que ha ocurrido anteriormente en Spider-Island y Hasta el fin del mundo, al llegar a esta historia el lector puede sentirse algo perdido, como si le faltase información o todo fuera apresurado. Sin embargo, esto es una convención aceptada, de acuerdo con las dinámicas editoriales del cómic de los últimos años.

Eso sí, una vez entramos en faena y conocemos el material de referencia, encontramos que Slott no da puntada sin hilo y que todo obedece a un plan cuidosamente marcado, abriendo el camino a una nueva etapa, que sería brillante para construir un nuevo escenario para el héroe y sus aliados y enemigos. Y también da la oportunidad para que se publicasen nuevas series de éxito variable.

A nivel plástico, eso sí, hemos de destacar un calidad variable e irregular. El salto de Giusseppe Camuncoli a Humberto Ramos, con Richard Elson como dibujante intermedio es extremadamente abrupto. Y la calidad se resiente. Ramos no es un dibujante para todo el mundo.

Algunos elementos de su estilo, inspirados por el amerimanga, y su estética angulosa, así como la formula de sus composiciones son bastante criticables. Sobre todo cuando sobrecarga espacio y su dinámica se hace anquilosada. No obstante, en su favor juega con un efectismo y una enorme accesibilidad para lectores modernos que cuaja muy bien con las demandas actuales del público. De ahí que aceptemos y valoremos su trabajo positivamente. 

 Spider-Man: El último deseo

Spider-Man: El último deseo se encuentra recopilado en el tomo Marvel Saga El Asombroso Spider-Man 38: El último deseo, cuyo precio recomendado es de 23 euros.

Valoración

Revolucionario cambio de reglas para el Trepamuros, que despertó muchas iras pero que regeneró al héroe como nunca antes.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El atrevimiento de ir por esos derroteros. El contraste entre Otto y Peter. El arriesgado giro no perpetrado hasta entonces.

Lo peor

En perspectiva, el desenlace parece algo apresurado. Humberto Ramos no es un dibujante para todo el mundo.

Y además