Siren 2
Análisis

Siren temporada 2 - Crítica del primer episodio, "The Arrival"

Por Raquel Hernández Luján

Crítica del episodio inaugural de la segunda temporada de Siren, la serie de Freeform que ofrece HBO. El episodio 2x01 de Siren se titula "The Arrival" y está disponible en la plataforma desde el 25 de enero de 2019.

Los diez episodios que conformaron la primera temporada de Siren fueron un rotundo éxito de audiencia en HBO. La serie de Freeform, una cadena que ha lanzado otros grandes shows televisivos que han prendido como la pólvora como Pretty Little Liars o Shadowhunters, dio en el clavo una vez más con ella, así que no es de extrañar que en esta segunda temporada haya alargado los episodios hasta 16, que se emitirán a razón de uno nuevo cada viernes (en España, por tanto, solo un día después de su emisión en VO en VOS).

La sinopsis de "The Arrival" deja bien claro qué va a suceder: "una nueva amenaza causa estragos mientras nuevas sirenas llegan a las orillas, lo que aumenta el riesgo de que sean descubiertas. Ben trata de hacer frente a los efectos secundarios del canto de las sirenas mientras que la madre de Maggie regresa con la intención de recuperar a su hija".

Así que, haciendo suya la máxima de que "cuanto más, mejor", la serie se lanza a intensificar la amenaza que suponen estos seres mitológicos con sirenas y tritones llegando a Bristol Cove. La segunda temporada de Siren arranca con Ryn sumergida y afrontando dificultades. Una fuerte corriente marina la golpea y de esta forma viajamos al pasado con el clásico letrero de "24 horas antes" para descubrir qué ha sucedido previamente y conocer de primera mano cómo ha terminado en esa situación.

Siren tiene mucho de serie de misterio y explota esa faceta en torno a las sirenas y conjugando el espectáculo y el drama con un fuerte mensaje ecologista: una serie de perturbaciones en el mar tiene como consecuencia que los peces migren a toda velocidad, los leones marinos hagan gala de un comportamiento violento y que las ballenas se queden varadas.

Por último, son sirenas y tritones los que comienzan a aparecer en las costas, algunos de ellos a medio transformar y otros con lazos familiares inesperados con Ryn. ¿Cómo y dónde alojar a estos "refugiados"? ¿Se atreverá la serie a poner sobre la mesa un debate con ecos políticos y vínculos con la actualidad?  

Mientras que el "choque cultural" y la barrera idiomática vuelven a la palestra multiplicadas en esta serie de HBO, siguen desarrollándose otras historias: Ryn se reconcilia con Xander, la autopsia de Decker revela los daños neurológicos que produce canto de las sirenas, y el desencuentro entre Ben y Maddie se hace aún más profundo, dejando espacio para el evidente triángulo amoroso en el que Ryn es el tercer vértice.

En esta segunda temporada de Siren, encontramos los mismos problemas que en la primera: las tramas relativas a los humanos son infinitamente menos interesantes que las que atañen a los seres acuáticos cuya fiereza y organización social aún tiene que seguir explotándose. Pero, por desgracia, se les dedica poco tiempo, generalmente al final del episodio para dejar tendido un anzuelo (nunca mejor dicho) a modo de cliffhanger.

Por su montaje, sus transiciones y la utilización de la música, esta serie de suspense da síntomas de estar estirando todo lo posible sus posibilidades... Que la audiencia se mantenga fiel dependerá, de forma más que probable, de que consiga despegarse de los lugares comunes, las tramas predecibles y los dramas familiares de manual. Honrar, en suma, su título para dejar que las sirenas tomen el control y sean las genuinas protagonistas dado que el punto de vista que ofrece de ellas es bastante original y se aleja de la visión idílica y naif que de ellas tenemos. 

Valoración

El regreso de la serie de Freeform que puede verse en HBO en nuestro país, tiene un punto de partida interesante con su premisa de "More are coming". A pesar de que diste de ser perfecta, sí cuenta con cierta originalidad adictiva.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La visión de las sirenas próxima a la de la mitología y la ambientación. Los efectos especiales también funcionan de forma solvente.

Lo peor

Los humanos son bastante simples y mucho menos interesantes que las sirenas y, como pasó con la primera temporada, se estira demasiado el chicle.