Metal Gear Solid 3: Snake Eater - Recomendaciones básicas (curas, camuflajes...)

 

Dado que hay un estupendo tutorial para todos los movimientos desde el menú del propio juego, no vamos a hacerte perder el tiempo explicándote todo lo que ya sabes o comprobarás en él. Vamos a centrarnos en lo verdaderamente importante, ¿de acuerdo? Ahí va nuestra pequeña colección de consejos útiles.

 

ACERCA DE LAS CURAS...

Durante las misiones, y por muy sigiloso que seas, Snake no se librará de algunas magulladuras: fracturas, quemaduras, heridas de bala, cortes... Si entras en el menú de Curas (dentro del de Pausa), podrás aplicarte diferentes tratamientos para todos tus males, que se dividen en dos grandes grupos: cirugía y medicación. Abre uno u otro con los botones que se te indican en el menú y, sin soltar el botón en cuestión, pulsa Círculo para aplicar tu elección.

Los principales males de salud de Snake son los siguientes:

Herida de bala: Tendrás que sacarte la bala con el Cuchillo y después aplicar Anticoagulante y Desinfectante. Cierra la herida con Sutura si se te indica que es profunda y aplica Vendas.

Corte/Corte profundo: Igual que las heridas de bala, pero sin necesidad de sacar nada con el cuchillo. En función de si es un corte normal o profundo, tendrás o no que usar Sutura.

Quemadura: Se curan con el tiempo por sí solas, pero si estás en una situación complicada y necesitas sentirte al 100%, mejor cúratelas aplicando Ungüento y poniéndote una Venda.

Rotura de hueso: Con entablillar el área afectada y vendarla, servirá. En el mundo real estas cosas requieren más tiempos, pero los tipos reales no somos tan duros como Snake...

Hambre: Casi nunca llega a ser mortal, pero Snake necesita tener el estómago lleno para regenerar su energía vital como es debido. Si oyes sonar su tripa, significa que necesita ingerir algo. ¿No tienes comida? ¡Pues cázala!

Otros: Cuando veas sobre Snake algún tipo de símbolo, significará que le ocurre algo a nivel «interno». Revisa el menú de medicinas y dale lo que corresponda (medicinas para el resfriado si estornuda, por ejemplo).

EL CAMUFLAJE…

Metal Gear Solid 3 es el juego de sigilo por excelencia. La mayoría de las veces, Snake deberá pasar desapercibido ante sus enemigos para superar zonas repletas de malos, o simplemente para irlos eliminando uno a uno sin llamar la atención. El camuflaje que deberás tener en cuenta durante el juego se divide en dos grupos: camuflajes faciales y trajes.

Durante la partida, verás en la esquina superior derecha el porcentaje de «camuflidad» que tienes en cada momento. Si el porcentaje es muy bajo, significará que eres claramente visible por el enemigo; si es alto, que tendrán que tenerte ante sus narices para darse cuenta de que estás ahí. Si está en números negativos (en rojo), significará que das más el cante que Potxolo en una diócesis. Entra al menú de Pausa y en Camuflaje para seleccionar tus pinturas de cara y tus uniformes. En él, junto a cada camuflaje (de ambos tipos) aparecerá una cifra, indicándote si con ese camuflaje estarías más camuflado, menos o igual que con el que llevas en ese momento. Pero ten en cuenta que estos cálculos son relativos al punto exacto del escenario en el que te encuentras, ¿eh? Si casi todo el escenario es sombreado, ve a la sombra y entra en este menú para ver qué te pones. Si casi todo está lleno de hierba, pues ve a la hierba, etc. Después, intenta ir siempre por las zonas de ese tipo.

Otro aspecto muy importante es la postura de Snake: no es igual ver a un tipo de pié en medio del campo que intentar encontrarle si está tumbado entre los helechos con un traje del mismo color, ¿no? Pues eso: si estás de pie, tu porcentaje de «camuflabilidad» será muy inferior a si estás agachado; y éste, mayor que si estás tumbado. Avanza a rastras para obtener un camuflaje casi total (con la indumentaria adecuada).

Aunque de poco te servirá todo eso si vas por ahí haciendo ruido. Para avanzar con cuidado de que tus pasos no suenen, recuerda usar la cruceta direccional en lugar del stick analógico.

EL ALIMENTO...

Procura comer a menudo para que la barra de Estamina se mantenga bien alta, ya que tu barra de vida (encima) se rellena más rápido cuanta más Estamina tengas. Podrás obtener comida de mil formas distintas, como cazando animales por ejemplo (serpientes, ranas, pájaros). Puedes eliminarlos con el Cuchillo agachándote a su lado y pulsando Cuadrado o usando armas de fuego. Incluso a patadas con Círculo, si te empeñas. Eso sí: para los cocodrilos, te recomendamos que primero uses Tranquilizantes...

También encontrarás algunas plantas y frutas por el bosque. ¡Cuidado con las setas venenosas! Y ten en cuenta que todos los alimentos tienen un determinado periodo de caducidad. Si guardas algo muerto durante demasiado tiempo, aparecerá una mosca sobre ese objeto en el menú de la Mochila: significará que está en mal estado. Y claro, si Snake come comida podrida, se intoxicará y tendrás que medicarle. ¿Un consejo? Seda a los animales en lugar de matarlos y guárdalos en las tres jaulas que llevas en la mochila. Así, los llevarás vivos contigo y no se estropearán nunca. En cuanto a la comida podrida, tú no te la comas, pero... encontrarás a alguien que se la coma por ti. ¡No te adelantaremos la sorpresa!

En cualquier caso, fíjate bien en lo que comes, porque hay animales o plantas que te ocuparán un espacio precioso en la mochila y que apenas alimentan o que no gustan nada a Snake.

Guía y trucos de Metal Gear Solid 3: Snake Eater