Caléndula: El juego que no quería ser jugado

Calendula de Blooming Buds Cabecera

¿Cómo describir un juego que no te deja ir más allá de su menú de inicio? Caléndula fue una de las creaciones más sorprendentes que pudimos probar en la pasada Madrid Games Week. Algunos de los miembros de Blooming Buds no pudieron reprimir las risas al ver nuestros esfuerzos al intentar ir más allá de los menús, en un título que te atormenta con jugarretas del calibre de invertir los controles del ratón o dar supuestos errores con la resolución de la pantalla, amén de otras sorpresas que no desvelaremos para no arruinar vuestra experiencia de juego cuando Caléndula salga en Steam a finales de año.

En apenas 9 días, esta desarrolladora con sede en Madrid ha logrado superar el Greenlight de Steam con una propuesta de lo más surrealista, que toma su inspiración en la célebre Habitación Roja de Twin Peaks. A pesar de sus inquietantes imágenes y el mal rollo que transmite, Caléndula es “más un juego incómodo que de terror”, en palabras de sus creadores.

Durante nuestra sesión de juego apenas llegamos a vislumbrar la trama que se encierra detrás de esta pesadilla, que no duda en romper la cuarta pared para desconcertar al jugador, y que tendrá una duración de una hora y media, aproximadamente, según nos comentaron sus autores.

Calendula
Calendula no deja de sabotearte con supuestos errores de instalación, invirtiendo los controles del ratón y otras jugarretas que no vamos a desvelar.

Si queréis saber más sobre Caléndula, visitad su página de Greenlight. No os arrepentiréis. O tal vez sí.