Así se crean las películas en stop-motion

Con tres cintas rodadas en stop-motion nominadas al Oscar como mejor película de animación parece que está claro que la técnica está más vigente que nunca y gozando de una excelente salud, ¿quieres saber más? No dejes de leer...

Así es, este año son tres las películas filmadas con esta costosa y laboriosa técnica de animación que aspiran a una estatuilla y son: El alucinante mundo de Norman, Frankenweenie y ¡Piratas! Pero un momento, ¿qué tiene de especial el rodaje en stop-motion?

Un poco de teoría para comprender el proceso

Ha recibido muchos nombres: paso de manivela, cuadro a cuadro, fotograma a fotograna o animación en volumen y se considera la técnica de animación más antigua y rudimentaria. Su principio básico es el de dar sensación de movimiento mediante la sucesión de imágenes fijas, tal y como conseguiríamos uniendo fotografías estáticas. Este tipo de animación no está basado ni en el dibujo animado ni en la animación por ordenador, de modo que es mucho más artesanal.

Puede utilizarse con objetos sólidos (como por ejemplo, un juguete) o bien con objetos maleables como muñecos creados con masas de modelaje. El alucinante mundo de Norman, por ejemplo utiliza la técnica de la sustitución, creando diferentes modelos de caras para cada uno de las expresiones faciales de los personajes. Por supuesto en su interior están plagados de engranajes para poder realizar esas pequeñas modificaciones que le dan tanto realismo.

El riesgo es muy alto porque un error puede mandar al traste mucho trabajo, recordemos que el paso normal de imágenes es de 24 fotogramas por segundo, es decir que un corto de 1 minuto tendría 1440 imágenes estáticas (24x60) en las que, para simular movimiento real, tendremos que haber ido introduciendo pequeños cambios de posición del objeto animado. Eso implica asimismo que se trata de una técnica progresiva de rodaje que no permite dar marcha atrás.

Mucho trabajo manual

El set de rodaje de una película en stop-motion es un pequeño universo en miniatura en el que abundan toda clase de pequeños objetos. La iluminación de esos espacios y la colocación de las cámaras es una de las principales inquietudes del realizador, que desea sacarle todo el partido posible a ese microcosmos sin que se vean ni sus límites ni sus artificios.

Como seguramente ya os estaréis imaginando, cuando se rueda un largometraje con esta técnica suele estar en funcionamiento más de un set de rodaje, de modo que hay multitud de animadores. Podemos aludir al director como responsable final del proyecto, pero la verdad es que es un trabajo que exige una gran dedicación por parte de muchos animadores. Para muestra un botón: Frankenweenie contó con 33 animadores cada uno de los cuales podía llegar a grabar hasta 5 segundos de animación por semana, como te contamos a propósito de la exposición itinerante en la que se mostraba el "cómo se hizo".

Es decir, que si unimos el esfuerzo personal con el encarecimiento que supone la cantidad de gente que hace falta para grabar de una forma tan lenta... La animación stop-motion es para locos, esos locos que tanto nos gustan.

Algunos de esos locos que no podemos dejar de mencionar

Seguramente pocos sabrán que uno de los pioneros de esta técnica fue el espeñol Segundo de Chomón que la utilizó en su película El hotel eléctrico en 1908, si bien Meliès se había valido de ella para generas los títulos de crédito de algunas de sus películas, pero no quiero irme tan lejos, porque como ya anteriormente decía, es una técnica casi tan antigua como la propia cinematografía.

Me resulta imposible hablar de stop-motion sin hacer referencia al maestro Ray Harryhausen, un especialista en unir imagen real con objetos animados de forma manual, como buen discípulo de su mentor Willis O'Brien que animó a King Kong en 1933. Y que por cierto además de ser el artífice de películas como El gran gorila, Simbad y a princesa, Jasón y los argonautas o Furia de titanes, fue uno de los referentes tempranos de Tim Burton. Él ha realizado diferentes trabajos utilizando esta técnica como son Vincent, La novia cadáver y Frankenweenie. También fue productor de  Pesadilla antes de navidad, dirigida por Henry Selick, el creador de Los mundos de Coraline en 2009.

Y no podemos olvidar a Aardman Animations, cuyas creaciones Wallace y Gromit y Chicken Run, son de lo más recomendables.


En general, y por la inversión que requiere esta técnica, ha sido más profusamente utilizada en videoclips y cortometrajes. En este sentido me gustaría recordar los interesantes cortos de Kirsten LeporeViaje a Marte o Luminaria de Zaramella o un vídeo magnífico que os propongo ahora mismo, aunque se podrían recomendar cientos de ellos:


Tampoco hay que olvidar lo que han dado de sí los Lego, ya sea para recrear el mundo de Super Mario como el caso del director Michael Hickocx o para hacer homenajes a películas como Star Wars (seguro que os suena Lego Millenium Falcon). O lo que han influido algunos cortos en anuncios publicitarios como el que os propongo a continuación que fue directamente versionado por Loterías del Estado. Su título Her Morning Elegance y sus autores Oren Lavie, Merav y Yubal Natahan.

Lo que es imprescindible para introducirse en una aventura en stop-motion es una ingente dosis de paciencia y de tiempo...