Avance de Total War Arena para PC

La semana pasada pudimos jugar en Londres al nuevo Total War Arena, un spin off de la popular saga de estrategia militar que explora el multijugador masivo desde una original perspectiva que sólo nos podía aportar Creative Assembly, los creadores de los legendarios Total War.

La peculiaridad de este título, a diferencia de Total War Kingdom, es que aquí sí disponemos de toda la tecnología de la saga Total War al servicio del juego multitudinario. Y es curioso lo sencillo que que se lucha sobre el campo de batalla, cuando lo estamos compartiendo con otros jugadores como nosotros. En el museo británico de Londres pudimos luchar en varias escaramuzas, cada una de ellas con un tipo de unidades distintas, porque hay que recordar que podremos enfrentarnos a nuestros enemigos comandando fuerzas de las diferentes facciones disponibles en los Total War que todos conocemos. Imaginad que optamos por la opción más común y nos decantamos por tomar el mando de unidades romanas.



Personalización de unidades y comandantes

Comenzamos con un comandante y tres unidades, que normalmente corresponden a dos a lanceros y otra a arqueros. Como en los juegos multijugador masivo más comunes, podremos evolucionar a nuestro comandante y unidades todo lo que nuestros puntos de experiencia y dinero nos permitan, que es el verdadero negocio de este tipo de juegos. Todas las habilidades que las unidades obtienen durante las batallas de los Total War que todos conocemos estarán disponibles de forma opcional y se desbloquearán con el los puntos de experiencia que obtengamos de cada batalla, que nos aportará como en cualquier otro MMO la posibilidad de intercambiar por nuevas habilidades de batalla y sobre todo y más importante, poder adquirir nuevas unidades.


Tras empezar con tres unidades podremos añadir nuevas, de caballería por ejemplo, o de ente las diferentes variedades que existen en cada facción de los Total War que todos conocemos. De esta manera, cuanto más potente y grande sea nuestro ejército, más poder e influencia tendremos en cada una de las batallas y más posibilidades de evolución tendrán nuestras unidades y comandantes.

Nos lanzamos a la batalla

Una vez elegidos el comandante y las unidades que entrarán en batalla, pasaremos a elegir el tipo de escaramuza en el que entraremos a batallar. Lo que jugamos en Londres era una especie de conquistar la bandera. En primer lugar vemos una ilustración del campo de batalla, donde se señalan ambas banderas y podemos ver la orografía y construcciones que se esparcen por este. Imaginaros un Shooter donde el equipo que controle ambas banderas será el ganador, pues lo mismo ocurre en este Total War Arena, el objetivo es que además de defender nuestra bandera, seamos capaces de conquistar las posiciones enemigas al otro lado del mapa. Podremos jugar hasta 10 jugadores contra otros 10.


A partir de aquí participamos en un ritual clásico en toda la serie Total War, el deployment, que como todos vosotros sabéis se trata de la fase en que indicamos sobre el campo de batalla la disposición de nuestras tropas. Aquí hay que tener en cuenta que no disponemos de una disposición 100% libre para elegir, sino que debemos seleccionar alguna de las distintas posiciones ya determinadas para ese mapa. Es algo lógico, ya que al haber más jugadores colocando sus unidades, permitir una disposición totalmente libre podría ser un auténtico caos. De esta manera, cuando seleccionemos uno de los puntos disponibles para cada unidad, esta posición quedará marcada con nuestro distintivo, por lo que el juego comenzará tras la típica cuenta atrás que indica que todos los jugadores ya están preparados.

A partir de aquí el manejo de las unidades es exactamente igual a la de los Total War que conocemos, sería absurdo extenderse en este aspecto porque lo mejor que os puedo decir es eso, que no notaréis diferencias en el manejo respecto de las versiones tradicionales del juego. Esta es sin duda una de las principales ventajas de este título, la nula adaptación a su mecánica de juego si ya venimos de los títulos de campaña offline. Aquí se ha prescindido de todo el desarrollo geopolítico de Total War y sólo nos limitamos a batallar con nuestras unidades, lo que hace que Total War Arena sea una variante extremadamente dinámica de la saga que todos conocemos. Al igual que en cualquier otro multijugador, nuestra compenetración con los demás jugadores será clave para poder llegar a buen puerto en la batalla.  En las partidas que jugamos en Londres tuve la suerte de contar con buenos compañeros, y todas las batallas cayeron de nuestro lado.

Hay que apuntar que las pérdidas que sufran nuestras unidades, se arrastrarán tras la partida, por lo que podremos restaurarlas con dinero o bien esperar el tiempo pruedncia que nos pida el juego para poder ver totalmetnte repuestas las fuerzas de cada una de estas unidades.


Especialmente divertido fue controlar un ejército tan menudo con sólo tres unidades, todas las órdenes se adoptaban de manera muy ágil y nos permitía usar los accidentes del terreno y las distintas edificaciones para emboscar al enemigo. La interfaz de juego es igual a la de otros Total War, arrastrando el ratón indicamos la dirección en que deben moverse las unidades, así como la formación que deberán adoptar estas sobre el terreno de para hacer frente al enemigo. He de reconocer que todas las partidas se me pasaron volando quedando muy satisfechos de lo rápido de su desarrollo y lo divertido de sus batallas.

Apartado técnico

Aunque no hablamos aún del producto final, técnicamente Total War Arena está bastante pulido, su motor gráfico funciona de maravilla en las batallas y tiene poco que envidiar a sus hermanos de franquicia. Todo esto ayuda al desarrollo trepidante y extremadamente divertido de las escaramuzas, ayudado por la sencillez de manejo de su interfaz de órdenes para cada una de las unidades en liza, con las típicas ayudas del teclado para poder seleccionar múltiples unidades a la vez. En cuanto al apartado sonoro más de lo mismo, no echamos en falta nada de los Total War que todos conocemos.

Primeras impresiones

Tras leer todo este avance ya tendréis más o menos una idea de lo que este Total War Arena será capaz de mostrarnos, sin duda es el gran acierto de Creative Assembly a la hora de llevar Total War a otros modelos de negocio, el resultado es un juego que va a engancharos mucho, y más si tenéis amigos con los que compartir la pasión por Total War. Creo que lo que mejor define a este Total War Arena es que tienen el mismo desarrollo y calidad que sus hermanos mayores, y un diseño de modos de juego y desarrollo de las partidas magistralmente adaptado al entorno multijugador. Nos da la sensación de que nada se ha metido con calzador y se trata de una evolución natural de la franquicia de estrategia hasta el juego masivo.

Grandes aciertos son la utilización de un motor gráfico de similares características al que todos conocemos y lo más importante, deja intacta la jugabilidad y el desarrollo de las batallas que acostumbramos a librar en Total War, ese es el secreto de su presumible éxito. Es una nueva forma de ver los Total War que realmente nos entusiasma.

Ahora bien, el único punto negativo que podremos encontrar, y que de momento es una incógnita, es el precio al que nos podremos hacer con nuevas unidades y comandantes o el dinero real que tendremos que invertir en tener un ejército decente, de esto último, dependerá en gran medida su éxito o fracaso. Pero de momento, las sensaciones que nos ha aportado son inmejorables. Por cierto, no perdáis la oportunidad de participar en la Beta cerrada, os podéis apuntar desde aquí.