Bethesda apuesta por el mercado tradicional

Bethesda se caracteriza por traernos nuevas entregas de su saga The Elder Scrolls cada pocos años. Bueno, así ha sido hasta ahora. Por otro lado, el enfoque online de sus juegos depende totalmente de compañías que han comprado, gracias a su matriz ZenithMax. Precisamente, esa tendencia a que vivamos una aventura y que el apartado online sea sólo una opción más, parece que se va a mantener por un tiempo.

En palabras de Pete Hines, vicepresidente de Bethesda, los juegos masivos y los creados para redes sociales no están en su ADN como desarrolladora. Tampoco como productores de títulos creados por sus socios. Por lo tanto, su filosofía parece totalmente contraria a la que rige en Electronic Arts, por ejemplo. Mientras EA compra desarrolladores especializados en Facebook, Bethesda tiene a ID Software o Arkane. En un lado tenemos cerca de un centenar de juegos lanzados al año, mientras en el otro está un The Elder Scrolls V Skyrim o un RAGE.

Según parece, hay sitio para todo tipo de iniciativas comerciales y, por ahora, dedicar cientos de personas y un lustro a un juego, parece rentable para Bethesda. Quizá cambien en el futuro, pero no está así escrito en las intenciones de sus dirigentes.