Blur no nos contará ninguna historia

Blur no incluirá una historia sobre corredores, como hacen otros juegos en los que seguimos la carrera de un piloto desde sus inicios. Y eso que se trataba de una de las características que se anunciaron cuando comenzamos a escuchar que estaba en desarrollo. A cambio, Blur sí contará con un claro enfoque social, al estilo de las redes que tan de moda están como Facebook. De esta manera, cada jugador podrá contar sus propias experiencias y compartirlas más allá de la pista con otros jugadores.


La tradición de insertar una historia en las tripas de un juego de coches viene de lejos. No en vano, los TOCA Race Drive de Codemasters, o los Midnight Club de 2K tuvieron un enorme éxito y parecía que esa era la línea a seguir. Sin embargo, la escuela de Microsoft y su servicio Xbox Live deben haber sido suficiente campo de experimento para que los desarrolladores de Blur se lancen a diseñar un sistema tan complejo, donde las relaciones entre participantes van más allá de las típicas carreras hasta el punto de construir argumentos propios y originales. Quien sabe si algún día este juego pasa a llamarse... ¿Blurbook?