Ciencia versus espiritualidad en la proyección de Orígenes

Mike Cahill ha vuelto a hacerlo: ha encandilado en Sitges con Orígenes como hiciera con su primer largo, Otra Tierra, contando de nuevo con la actriz Brit Marling.

Mike Cahill, que ganó el Méliès d’Or en la edición del 2011 con Otra Tierra ha presentado el drama de ciencia-ficción I Origins (Orígenes). La película explora temas sobre la identidad y la esencia del ser humano a partir de dos visiones: por una banda, la científica, con la identificación biométrica del iris ocular y, por otra, a partir de la creencia, que “los ojos son la puerta del alma”, según lo ha definido Cahill.

 

 

El director ha explicado que la idea de la película surgió durante una época en que se introdujo en el estudio de la biométrica del iris y de la admiración que le generó descubrir que los ojos son “la única parte del cuerpo que no cambia desde su formación en el útero materno”.

Pero I Origins, no es solo tecnología, el film es también una historia de amor entre Sophie e Ian, que representan estos dos puntos de vista aparentemente opuestos pero que acaban en un mismo lugar.

 

Según la actriz Astrid Bergés-Frisbey, que interpreta el papel de Sophie, gracias a esta parte emocional el film consigue que “la historia le interese”. La otra intérprete femenina, Brit Marling (The East) no ha estado en la alfombra roja, a pesar de ser otro de los pilares de la trama.

 

Otras películas destacadas de la jornada han sido The Guest y, por supuesto, el último proyecto de Laika, que ya sorprendió con El alucinante mundo de Norman y ahora Los Boxtrolls.