El cine y los videojuegos no crean personas violentas

Un estudio concluye que la violencia no tienen ninguna relación con los videojuegos o las películas y duda de los métodos utilizados en estudios anteriores que defendían lo contrario.

Todavía existen algunas corrientes de pensamiento que consideran que las películas y los videojuegos violentos son los culpables de vivir en una sociedad con violencia, una afirmación que desmiente el psicólogo Christopher Ferguson con su último estudio. El profesional del estudio de las conductas humanas no solo reniega de la relación entre la violencia y los videojuegos o el cine, también duda de los métodos que utilizaron los estudios anteriores que afirmaban lo contrario.

El equipo de Ferguson señala que los estudios previos "exponían al sujeto a breves piezas multimedia (donde predominaba la violencia) y no a la experiencia narrativa completa" que ofrecen los videojuegos. Por ese motivo "las conductas agresivas resultantes están totalmente fuera del contexto" que se busca investigar.

Respecto a las películas, el estudio ha tenido en cuenta las cintas más taquilleras desde 1920 hasta 2005, relacionándolas de alguna forma con la violencia social de cada época. El estudio señala que "la violencia en el cine y en la sociedad fluctuó de manera muy distinta". Sobretodo en la segunda mitad del siglo XX, cuando hubo un incremento en la violencia de las películas "asociado a una reducción de la violencia social".

Call of Duty, GTA, Halo, Assassin's Creed o Battlefield podrían considerarse juegos violentos, aunque por otros medios como la organización del Libro Guinnes de los Récords los consideran entre los 10 mejores títulos de toda la historia.

Para relacionar el tema con los videojuegos han tenido en cuenta los títulos más populares desde 1996 a 2011. Ha cruzado los datos de la ESRB (que clasifica los juegos por edades según su contenido) con las cifras de violencia juvenil y ha intentado encontrar relación entre ámbas. El estudio asegura que "la violencia juvenil se desplomó" durante estos años "a pesar de que los videojuegos mantenían un alto grado de violencia" en sus contenidos. 

Por último, Ferguson critica la sociedad en la que vivimos y defiende la teoría de que la violencia en el cine y los videojuegos son "un relato mediático para desviar la atención del verdadero problema que hay con la delincuencia juvenil". El psicólogo está convencido de que "esta investigación puede ayudar a que la sociedad se centre en los temas que realmente importan y así evitar dedicar recursos innecesarios para buscar agendas morales con poco valor práctico".

¿Defendéis las conclusiones del estudio y la opinión de Christopher Ferguson?