Cómo reacciona el cerebro ante los videojuegos

¿Cómo reacciona nuestro cerebro ante los videojuegos? Un reciente estudio ha demostrado que los títulos de acción pueden ser muy beneficiosos para activar las redes neuronales.

Una de las grandes preguntas que ha existido siempre en torno a los videojuegos es la de si son beneficiosos para nuestra salud. Pues bien, un reciente estudio publicado en el último número de la publicación Nature del que se ha hecho eco el diario ElMundo ha demostrado que así es. Según este estudio, los videojuegos son buenos para activar las redes neuronales y nos ayudan a tener una coordinación más rápida. Y los mejores juegos para activar estas funciones han resultado ser los de acción tipo Call of Duty.

Tal y como afirma el estudio, los videojuegos de acción potencian las redes neuronales en la ínsula, una de las áreas cerebrales relacionadas con la atención y las funciones sensitivo-motoras. Es por eso que cuanto más se juega a un determinado título, más rápidas son nuestras reacciones a lo que pueda ocurrir en la pantalla y somos capaces de anticiparnos con mayor facilidad a los acontecimientos.

Según la publicación, esto se debe a que “en un juego así, la persona tiene que realizar unas 150 respuestas por minuto usando el teclado y el ratón, lo que requiere mucha coordinación. Los datos obtenidos del estudio sugieren que la demanda de integración entre las funciones de atención y sensitivo-motoras que requiere esta tarea podrían inducir una plasticidad neuronal en la ínsula”.

“El cerebro es un órgano capaz de predecir, puedes pensar en cómo hacer algo, aunque no puedas hacerlo. Los videojuegos ofrecen un feedback visual, auditivo y de recompensa mucho mayor que si simplemente piensas en cómo mover la mano, por lo que se consigue una mayor activación cortical”.

Para realizar este estudio y llegar a estas conclusiones, los investigadores examinaron las subregiones insulares de 27 jugadores expertos que han ganado torneos de videojuegos a nivel regional y nacional, y las compararon con las de 30 personas que no jugaban con frecuencia. El resultado de la comparación fue que los jugadores profesionales tenían las conexiones entre las áreas del cerebro de la atención y las sensitivo-motoras mucho más ricas y que además tenían una mayor cantidad de materia gris en estas zonas cerebrales (algo que ya se demostró anteriormente con jugadores de Super Mario 64).

Lógicamente, este descubrimiento podría ser muy útil en medicina ya que, según las afirmaciones de Diankun Gond, del Laboratorio de Neuroinformación del Ministerio de Educación chino, los videojuegos de acción podrían usarse en personas con daño cognitivo para la recuperación de aptitudes como la conducción. Además, también podrían servir para mejorar la función cognitiva en ancianos.