¿Cuánto ganan los protagonistas de The Walking Dead y Juego de Tronos?

The Walking Dead

Enfrentarse a zombis y psicópatas o luchar contra dragones y caminantes blancos está muy bien pagado y si no que se lo digan a los actores de The Walking Dead y Juego de Tronos.

¿Vamos directos al grano? Los protagonistas de The Walking Dead, Norman Reedus y Andrew Lincoln, han recibido un aumento de sueldo para la séptima y octava temporada de la ficción, concretamente cobran 550.000 dólares y 650.000 dólares por episodio. Esto no es nada si lo comparamos con lo que ganan los actores de Juego de Tronos, Peter Dinklage, Kit Harington, Emilia Clarke, Lena Headey, y Nikolaj Coster-Waldau acordaron recibir 1.1 millones de dólares por capítulo para las dos últimas temporadas de la serie de la HBO. Hoy en día el sueldo de los actores en televisión no tiene nada que envidiar al de Hollywood, las cifras hablan por sí solas.

Ver galería

Las series ha cambiado mucho en los últimos años, antes era un producto “menor” como parte de la programación de un canal, y ahora es prácticamente su epicentro. Antes los actores de series o TV shows difícilmente formaban parte de la industria cinematográfica, muy pocos conseguían dar el salto a la gran pantalla y hoy en día, son los grandes actores los que se mueven entre el pequeño y gran formato. Los proyectos para canales de televisión o servicios de streaming le quitan espectadores a las salas de cine, la calidad ha encontrado hueco en la pequeña pantalla y atrae a talentos de primera. Meryl Streep ha fichado por la miniserie de J.J. Abrams para la Warner, The Nix, con un sueldo por episodio de 825.000 dólares y Robert De Niro percibirá unos 750.000 por cada uno de los 20 capítulos de la próxima serie de Amazoon producida por el cineasta David O. Russell.

Ver galería

Las series viven su Edad de Oro con sueldos millonarios. La popularidad de los proyectos en Netflix, Amazon, HBO o CNN entre otros es tal que han de asegurarse la permanencia de sus protagonistas a golpe de talón, al menos hasta que la ficción acabe bien por su argumento o por su poca audiencia.