Dragon Ball Super - Reseña del tomo manga

El tomo manga de Dragon Ball Super ya ha llegado a nuestra redacción y estamos dispuestos a diseccionarlo desde la primera hasta la última página. ¿Te animas a zambullirte en la nueva era de la franquicia gracias a Toyotarō? 

El primer tomo manga de Dragon Ball Super a cargo de Toyotarō se lanzó hace unos días en Japón y ya ha llegado a la redacción de Hobby Consolas. Con el objeto de mostraros con detenimiento este volumen de más de 180 páginas, vamos a realizar un minucioso análisis del contenido del mismo. ¿Sientes ya la energía intergaláctica irradiada por las Super Dragon Balls?



Dragon Ball- Todos los saiyan_Mute por hobbyconsolas

Presentación del formato físico

En primer lugar, lo primero que nos encontramos al coger el nuevo manga de la franquicia es una portada de Son Goku adulto a lomos de Shenron, un claro homenaje al tomo 1 de Akira Toriyama. En el lomo, apreciamos a un Son Goku Super Saiyan Blue sonriente, que formará junto al resto de tomos una gran ilustración en mosaico, al igual que los tomos originales (hecho que hace suponer que tendremos Dragon Ball Super para rato). En cuanto a la contraportada, Goten y Trunks la protagonizan pintando el logo de Jump Cómics. ¡Qué majos! 

 

 

Las solapas destacan por un diseño a todo color de Son Goku Super Saiyan Blue y un mensaje de Toyotarō para los lectores. El obi también merece una mención, ya que no sólo promociona la tercera saga de la serie o los nuevos productos merchandising, si no que muestran dos ilustraciones de Son Goku y Vegeta, también del nuevo autor, a todo color. Pero esto no es todo, ya que si quitamos la sobrecubierta, encontraremos en la parte trasera una imagen exclusiva de Vegeta a lomos de Porunga, como contrapartida a la portada de Son Goku. Además, el logo de Dragon Ball de la cubierta interna está representado con la tipografía de la edición original del manga. ¡Todo un acierto con sabor retro!

 

 

 

Una vez abrimos el tomo, lo primero con lo que nos topamos es una ilustración en blanco y negro de Son Goku, Vegeta, Bills, Champa, Vados y Whis bajo el título del tomo: ¡Los luchadores del universo 6! Al pasar la página, se desplegará un índice protagonizado por los mismos personajes anteriores junto a Shenron, esta vez, con una suerte de diseño chibi. ¡Muy simpáticos!

 

 

 

Contenido del tomo

En cuanto al contenido, este primer tomo presenta un total de 9 capítulos diferentes, abarcando desde el inicio de la Saga de Bills hasta el ecuador de la Saga de Champa, concretamente el combate entre Son Goku y Frost. Eso sí, si esperáis encontraros con la Saga de Golden Freezer, me temo que no será posible, ya que la han borrado de un plumazo (tan sólo podréis leer un resumen de dicho arco en una viñeta del manga, así como alguna breve aparición de Sorbet, Shisami y Tagoma en la página 73).

Cuando empezamos a zambullirnos en la historia, comprobamos que el ritmo de narrativa y acción es frenético. Para que os hagáis una idea, toda la Saga de Bills se finiquita en 70 páginas, destacando un primer asalto entre Bills y Son Goku en los 3 niveles de Super Saiyan, un segundo asalto entre Bills y Vegeta en la Tierra (el resto de guerreros muerden el polvo en 4 viñetas contadas) y un tercer combate entre Son Goku Super Saiyan Dios y Bills. Eso sí, las escenas introductorias de Goku granjero, el manotazo de Bills a Bulma, la revelación del embarazo de Videl y la desesperación de Kaioh del Norte ante las imprudencias de Son Goku tampoco faltarán. 

 

 

 

Esta distribución y frenesí del contenido, así como el propio título del manga, invitan a pensar que el argumento nuclear de peso gira en torno al torneo de los universos de Bills y Champa, quedando los demás aspectos de la serie de animación relegados a un segundo plano o incluso extintos en las páginas del manga, como es el caso de la resurrección de Freezer. Con lo cual, si eres el tipo de persona a la que le gusta el dinamismo argumental y no simpatizas con el relleno, este tomo te encantará.


Tras esta primera saga express, Goku y Vegeta entrenarán con Whis en el planeta de Bills, para hacerse con el poder de los dioses y superar a los mismos. Llegando al límite de su entrenamiento, Champa y Vados harán acto de presencia en el planeta y se determinará la celebración de un torneo entre los mejores luchadores de los universos 6 y 7. ¿El premio? El planeta Tierra con todas sus delicatesen incluidas. Con este anuncio, Goku y Vegeta seguirán entrenando en la Tierra, concretamente en la Sala del Espíritu y el Tiempo (la primera vez que ambos se adentran juntos en dicha sala), para llegar a punto al caprichoso torneo de los dioses destructores. 

Y finalmente, en la recta final del tomo, se inicia el esperado torneo con la presentación de los luchadores del universo 6. Tras seleccionar a los luchadores mediante un examen teórico en el que Majin Boo sale realmente mal parado (Son Goku aprueba por los pelos), comienzan los combates para decidir el futuro de la Tierra. ¿Qué universo será el vencedor? ¡Por cierto! A destacar también los gags cómicos en ciertas partes del manga como el baile del bingo de Vegeta o guiños muy curiosos como un calendario de Tights (la hermana de Bulmaen el que vemos a Jaco chupar cámara junto a Bills, en pleno combate entre Son Goku Super Saiyan Blue y Golden Freezer. ¡No tienen desperdicio! 

 

 


Diferencias entre el manga y el anime de Dragon Ball Super 

Por otra parte, hay que resaltar que el manga de Dragon Ball Super difiere bastante con respecto al anime, sobre todo en los primeros compases del argumento. ¡Vamos a destacar algunas de las diferencias más notables! Si bien en la serie de animación no vemos a Champa y Vados hasta el episodio 18, en la obra de Toyotarō estos nuevos personajes hacen acto de presencia desde el capítulo 2. 


Son Goku es capaz de entrenar mentalmente contra adversarios como Freezer, Cell o Kid Boo, un claro homenaje a los tres grandes villanos de Dragon Ball Z. En el anime no se dejan ver dichas proyecciones de manera tan clara como en el manga. 


Otro aspecto curioso es que Champa y Vados visitan el planeta de los Kaioh Shin al descubrir que Ro Kaioh Shin y Kibishin les están espiando a través de su mítica esfera. Tras su visita, Kibishin decide reunir las Dragon Balls de Polunga para anular el efecto de la fusión Pothala y convertirse de nuevo en Kibito y Kaioh Shin. En el anime, ambos entes aparecen ya separados sin trasfondo argumental.


Son Goku y Vegeta se transforman en la Sala del Espíritu y el Tiempo en Super Saiyans Blue, simulando las mismas poses que en su primer enfrentamiento en la Tierra. Este guiñazo no se aprovechó en la serie de animación. Además, Gotenks se transforma en nivel 3 frente a Bills, tal y como hemos mostrado en una imagen superior, hecho que no ocurre en el anime.

El estadio del torneo de Champa, al igual que el tatami, es muy diferente al mostrado en el anime. Krilín en esta saga aparece de nuevo con el pelo rapado y Pilaf, Shuu y Mai también viajan con la familia Z a bordo del cubo de Whis para presenciar el torneo. Todos estos aspectos tampoco aparecen en el anime. 

Calidad artística

Focalizándonos en el apartado artístico, comprobamos que el acabado gráfico del manga, a diferencia de la serie de animación, goza de gran calidad y constancia en todas y cada una de las páginas, por lo que el bueno de Toyotarō nos recordará al mejor Akira Toriyama. Además, los escenarios también se mostrarán realmente cuidados, desde la isla de Tights hasta el planeta de Zuno. ¿Logrará el discípulo superar al maestro? A continuación, algunas muestras más de las mejores pinceladas del futuro mangaka de la franquicia convertido ya en presente:

 

 

Contenido extra

 

En las últimas páginas del manga, también se despliega contenido extra de gran calidad. Por un lado, un gag a página única de Champa y Bills. Seguidamente, una breve aclaración de la resurrección del planeta de Kaioh del Norte, el cual fue restaurado gracias a Polunga (este tipo de contenido se agradece, sobre todo para borrar las posibles incoherencias). Y finalmente, una entrevista a dos bandas entre Akira Toriyama y Toyotarō, la cual os desvelamos hace unas semanas en nuestra web.

 

 

En definitiva, parece claro que el manga de Dragon Ball ya tiene un sucesor a la altura: Toyotarō. Incluso en la entrevista que tanto él como Akira Toriyama conceden al final de este primer tomo, el gran maestro afirma que no hay mejor sustituto para continuar con su obra que Toyotarō, con lo cual, el crédito vitalicio de Dragon Ball se antoja insaciable. ¡Próximamente más noticias Z en Hobby Consolas !

 


Ir a la ficha Añade tu crítica