Dragon Ball - Vuelve la sangre

Una de las grandes quejas de los fans de todo el mundo con respecto a Dragon Ball Super ha sido su censura, concretamente, la ausencia de sangre. Sorprendentemente, Toei Animation la ha rescatado del olvido. 

Si por algo se ha caracterizado Dragon Ball Super desde el día de su estreno ha sido por la censura. Los fans de la franquicia no estaban acostumbrados a no ver sangre durante los combates, y así lo hacían saber con su descontento ante ciertas escenas de la nueva serie. Afortunadamente para los aficionados, las cosas han cambiado con el episodio 38. ¿Quieres ver qué ha pasado?

 


Dragon Ball- Todos los saiyan_Mute por hobbyconsolas

 

 

Todo ha ocurrido sin avisar, en el enfrentamiento del torneo de los universos que veis más arriba entre Vegeta y Hit. En el capítulo de ayer, el combate se desarrolla de tal manera que el bueno de Vegeta empieza a sangrar debido a los golpes vitales del asesino Hit. ¿Cuál ha sido el resultado de esta feroz acometida de golpes? El retorno de la sangre a Dragon Ball:

 

 

 

 

 

 

Pero Vegeta no iba a ser el único en sangrar durante el episodio, ya que la sangre de Hit, con un color morado al igual que la de Piccolo, también ha aflorado durante el capítulo. Además, muchos fans han notado cierto cambio en el rumbo de la serie, y con este último episodio, Dragon Ball Super ha ganado algo más de seriedad y dramatismo.

 

 

 

Han hecho falta 38 episodios, nada más y nada menos, para ver algo de sangre en la nueva serie de Akira Toriyama, Toyotarō y Toei Animation. Hasta ahora, las maniobras de censura se han sucedido durante la serie en varias ocasiones, desde la primera hasta la tercera saga. Una de las más características, fue el ataque de Bills frente a Son Goku Super Saiyan God, cuando le atravesó el pecho con su propia mano. En lugar de sangre, lo que se nos mostró fue una especie de fuego divino:

 

 

 

Si esto se podía coger con pinzas, lo que sí llegó a resultar irrisorio fue ver los cuerpos de Son Gohan y Piccolo agujereados por Freezer. Algo tan natural como sangrar ante una perforación grave se torna algo incoherente para el ojo humano (ya seas un niño o un adulto) al ver un agujero negro sin pizca sangre. ¿No impactará todo esto más a un niño que el propio hecho de sangrar? ¿Y si es peor el remedio que la enfermedad? Bueno, vamos con las imágenes:

 

 

 

 

La tercera saga de Dragon Ball Super en la que ha resucitado la sangre tampoco se ha librado de la censura en sus primeros compases. De nuevo, fue Piccolo otro de los que sufrió el duro golpe del tijeretazo, en este caso, con el ataque final de Frost que lo dejó para el arrastre. ¿El resultado? Otro agujero al canto, eso sí, esta vez de color rojizo:

 

 

 

 

 

En definitiva, es un hecho más que evidente que Dragon Ball Super ha cambiado de rumbo con su tercera saga. Siempre está bien recordar que el target original de esta serie es un público infantil, por lo que los fans más veteranos agradecen la reaparición de la sangre o algo más de seriedad durante los combates.

 

Captura del próximo episodio (39) de Dragon Ball Super con Goku y su nostálgica cara de pocos amigos

 

 

El hecho de que el último capítulo se haya permitido ciertas licencias no lo podemos tildar como una norma a seguir, ni tampoco corrobora el fin de la censura en Dragon Ball Super, pero sin duda Toei Animation ha encontrado el sendero correcto para contentar a las nuevas generaciones y al público de toda la vida. ¡Por cierto! No te pierdas nuestro último Dragon Ball Super Collection:

 

 

Ir a la ficha Añade tu crítica