El 3D de Microsoft que se toca

Hace ya algunos años que científicos del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) e ingenieros de Microsoft mostraban avances en el campo de las pantallas TFT. Con ellos se convertía la superficie lisa en botones y otras formas que podíamos notar bajo los dedos. El desplazamiento era mínimo, pero suficiente para notar qué tecla pulsábamos, si se trataba de un teclado al uso. Años más tarde, aún no se ha materializado en dispositivos como móviles u ordenadores.

Ahora nos llega la noticia de que Microsoft ha conseguido la patente de esta tecnología, que podrá modificar el relieve de cualquier pantalla a la que se aplique. Su funcionamiento se basa en una superficie compuesta por células que se estimulan por efecto de la luz. Estas, que pueden ser inferiores al tamaño de un píxel, se elevan o pasan a estado de reposo conforme lo ordene el software del sistema.