El Cataclismo arrasa por fin Azeroth

Blizzard ya está preparando el lanzamiento de su esperada tercera expansión para World of Warcraft que, como novedad fundamental, trae un rediseño completo de la mayor parte de los territorios conocidos de Azeroth. Amén de dos razas nuevas con sus capitales de inicio, etc.

Desde esta misma semana ya podemos descargar el peacho de parche de casi 5GB que trae todas las novedades del juego. ¿Pero esto quiere decir que ya podemos jugar con la expansión aunque no haya salido? ¡¡No!! Podremos ver la pantalla de acceso al juego (abajo), los escenarios nuevos, los mapas, las zonas añadidas y rediseñadas y ver cómo las misiones que ya no existirán en World of Warcraft Cataclysm desaparecen de nuestro quest log. Y ya. Nada más.

Una de las grandes preguntas que se hacen los jugadores es cómo los usuarios que no tengan Cataclysm pulularán por esos territorios nuevos. Pues bien, todo parece indicar, en palabras de Blizzard, que "el jugador que no tenga World of Warcraft Cataclysm sí verá afectado sus escenarios (hasta donde haya llegado) y sus misiones pero no tendrá acceso a ningún contenido nuevo: ni razas, ni zonas, ni misiones...".


Un ejemplo práctico. Imaginad que somos jugadores de World of Warcraft y la primera expansión, The Burning Crusade: nuestras misiones cambian, unas han desaparecido y los mapas son los nuevos. Es como si hubiera dos niveles de cataclismo: todos los jugadores se verán afectados por el cambio de la historia del juego, pero el acceso a los nuevos contenidos de la expansión solo lo tendrán los que compren World of Warcraft Cataclysm.

Está claro... ¿no?

Ir a la ficha Escribe tu análisis