El fin de la batalla por el dominio de DotA

Dos de los pesos pesados del desarrollo en PC, Blizzard Entertainment y Valve, llegan a un acuerdo para el uso del nombre 'DotA' en sus juegos.

Largo y tendido se ha debatido sobre quién debería 'aprovecharse' del nombre de Defense of the Ancients o, como es más conocido por sus siglas, DotA, y es que el 'temita de marras' trae cola, pero recapitulemos para ponernos en antecedentes. Cuando WarCraft III Reign of Chaos vio la luz allá por el 2002, hubo un joven 'mapper' con el apodo de Eul) que creó un mapa personalizado bautizado como Defense of the Ancients. Éste estaba, a su vez, basado en Aeon of Strife, otro mapa personalizado para StarCraft. A lo largo de su historia DotA, el mapa de WarCraft 3, ha pasado por las manos de varios 'modders' como Guinsoo (quien ahora trabaja en League of Legends para Riot Games) y Ice Frog (ubicado en Valve para DotA 2).

Después de éste pequeño repaso de historia, retrocedamos unos cuantos meses hasta llegar a octubre de 2010, cuando Blizzard Entertainment dio a conocer su desagrado ante la perspectiva de que Valve utilizase el nombre de DotA en su próximo juego. Algunos piensan que Blizzard es quien tiene todo el derecho de utilizar el nombre de Defense of the Ancients por el hecho de que éste nació gracias a la herramientas de creación de mapas de WarCraft III, otros sin embargo opinan que el nombre debe ir con su creador, es decir, Ice Frog (último y actual responsable del mapa original), quien ahora trabaja para Valve. Vaya, todo un culebrón.

Pues bien, la batalla por el dominio del nombre DotA por fin ha llegado a una conclusión. Ambas compañías han acordado que, al fin y al cabo, los usuarios lo que buscan es pasarlo bien con juegos de calidad, se llamen como se llamen, así pues Valve seguirá trabajando en DotA 2 mientras que el antes conocido como Blizzard DOTA pasará a llamarse Blizzard All-Stars.

Ale, ya podemos darle carpetazo a este caso, ¡siguiente!