Escándalo sexual en torno a los artífices del nuevo Larry

Esto no es parte de un juego de Larry, aunque pueda parecerlo, sino una historia real. Después de que Paul Trowe, CEO de Replay Games, se viera involucrado en un escándalo por enviar un vídeo sexual a una menor, el creador de la saga Al Lowe abandonó la compañía.

El pasado verano llegó Leisure Suit Larry: Reloaded, un remake de la aventura gráfica de 1987 para PC, Mac, Linux, iOS y Android que fue financiado gracias a Kickstarter. Ahora nos enteramos de un curioso caso relacionado con Replay Games, la compañía que se encargó de este proyecto.

Paul Trowe, CEO de Replay Games, se vio involucrado el año pasado en un escándalo sexual del que acabó declarándose culpable. Trowe envió un vídeo a una menor (tenía 16 años) en el que el novio de la joven ejecutaba una sesión de sexo oral sobre otro hombre.

Trowe ha tratado de explicar los hechos a Kotaku. "Soy gay. Salí del armario hace tiempo. He estado casado con mi marido desde hace 15 años. En 2012 hicimos un trío con un chico. Tenía 24 años. Al día siguiente empecé a recibir SMS y llamadas de un número desconocido que me preguntaba '¿Quién eres? ¿Por qué estás escribiendo a mi novio? Bla, bla, bla'. Y yo me preguntaba, '¿quién eres tú?'"

Según Trowe, intentó advertir a la chica de que su novio le era infiel y le dijo que el chico incluso le había enviado cierto vídeo en el que ponía de manifiesto su conducta sexual de manera muy explícita. Eso hizo que la chica se enfadase, y Trowe acabó enviándole el vídeo después de que ella se lo pidiese, según la versión del propio Trowe. Al hacerlo rompió la ley, ya que estaba enviando un vídeo sexual a una menor, lo cual está considerado un delito de clase A en el estado de Texas (Estados Unidos), el escenario de toda esta historia. "Si hubiera sabido que tenía 16 años, nunca le hubiera enviado el vídeo", asegura ahora Trowe.

Paul Trowe afirma que se declaró culpable para evitar la celebración de un juicio que podría perjudicar a la franquicia Leisure Suit Larry. Como consecuencia, tiene que cumplir dos años de libertad condicional y asistir a reuniones de terapia para agresores sexuales.

Tras este escándalo, Al Lowe (creador de la saga Larry) abandonó Replay Games en términos no amistosos. Su acuerdo de dos años con la compañía llegó a su fin y no quiso renovarlo. Ha afirmado que "hubo muchos motivos para mi salida, incluyendo ese incidente. Según tengo entendido, Replay Games aún tiene los derechos para hacer más juegos de Leisure Suit Larry, pero tendrán que hacerlos sin mí".

Desde luego, una historia como ésta parece parte del guión de uno de los juegos de Larry, que giran en torno a las andanzas sexuales de su protagonista. Resulta irónico que una noticia de estas características se haya producido precisamente con alguien que trabaja en la saga, aunque sus preferencias sexuales sean distintas de las de Larry.