Gameplay de 14 minutos de Dragon's Crown

Vanillaware y Atlus estan a punto de lanzar su joyita para PS3 y Vita en el mercado japonés, donde los jugones podrán disfrutar del hack 'n slash a partir del 25 de julio. Para aquellos que aún no estén convencidos sobre las virtudes de Dragon's Crown, uno de los títulos más esperados para la portátil de Sony hasta la fecha, el estudio nos deja un generoso gameplay de 14 minutos aproximadamente, en el que se nos muestran muchas de sus características durante el transcurso de la partida, así como otros aspectos (cocinar, gestión de personajes, etc.) que ya pudimos ver en la anterior muestra.

Comenzando con un grupo formado por un guerrero y una elfa, avanzamos por mazmorras y salas plagas de hechiceros, hombres árbol y otras criaturas. Vemos como se puede contratar a un pícaro para que recoja el dinero de los enemigos, nos abra cofres o desbloquee puertas con sus habilidosas manos. Entre cuchillada, flechazo y recogida de botín, se une otro guerrero por si la fuerza bruta de uno no era suficiente.

Tras enfrentarse a un temible escarabajo gigante y completar la misión (clasificaciones y ránkings de puntuación incluídos), la guild se reune en la taberna para repartir el botín, equiparse y subir de nivel. Una peculiaridad que eleva la dificultad de Dragon's Crown es que gran parte de la información, como las propiedades de los objetos o las habilidades de los personajes, está oculta, mostrándose unicamente si cumplimos ciertos requisitos; siguiendo el ejemplo, al comprar los objetos o desbloquear las habilidades al subir de nivel.

Las misiones secundarias y encargos estarán a la orden del día, así como los jefes finales y enemigos descomunales que ocuparán gran parte de nuestras pantallas, tales como Medusa o la Quimera. Tendremos que trabajar en equipo para eliminar a tan formidables monstruos y lograr las mejores puntuaciones.

En resumidas palabras, Dragon's Crown posee todos los requisitos de su género tan arcade y tradicional, llevados a un nuevo nivel y plasmados con el estilo y arte tan distintivo de Vanillaware que ha cautivado a numerosos jugones de todo el globo, incluída Europa, aunque tengamos que esperar hasta otoño.