Gameplay de la beta abierta de Black Desert Online

Si tenéis buena memoria quizá recordéis que hace unos meses pudimos echar un vistazo al editor de personajes de Black Desert Online, un MMORPG coreano para PC que aún no ha visto la luz pero que nos dejó con la boca abierta tanto por su apartado gráfico como por las infinitas opciones de personalización que se nos ofrecían a la hora de crear a nuestro personaje principal.

Pues bien, Pearl Abyss (sus desarrolladores) vuelve a la carga con un nuevo vídeo bastante interesante, que aunque nos recuerda las bondades de su editor de personajes de refilón, se centra en la jugabilidad de Black Desert Online. Vaya, que es un gameplay en toda regla, para qué andarnos con rodeos.

¿Y a santo de qué recibimos un gameplay de Black Desert Online en estos momentos? Pues es muy sencillo: el 17 de diciembre dará el pistoletazo de salida una beta abierta, el vídeo que hoy nos ocupa nos muestra algunas de las situaciones que podremos vivir en esta suerte de demostración antes de su lanzamiento oficial, aún por determinar. Aun así, la gente podrá descargarse el cliente a partir del 10 de diciembre y crear un personaje con toda la tranquilidad del mundo del 12 al 15 de diciembre.

Si no habíais visto nada de Black Desert Online hasta la fecha, es una buena ocasión para descubrir que el combate es en tercera persona, que parece estar más enfocado a la acción que a la estrategia y que habrá enemigos de todos los tamaños y a montones para que nos quedemos a gusto. No es el resumen más completo del mundo, pero para hacerse una idea cumple.

Y ahora es cuando vienen las buenas y malas noticias. Las malas nuevas son que todo apunta a que la beta es exclusiva de territorio asiático (podéis pelearos con el asunto aquí), mientras que las buenas se resumen en que Black Desert Online sí que llegará a occidente, siendo entre finales de 2015 y principios de 2016 la fecha estimada por sus desarrolladores para embarcar en Europa y Estados Unidos. Vaya, que la mala noticia no es tan mala conociendo la buena, ¿no creéis?