El Hobbit y El Señor de los Anillos: Los lugares que inspiraron a Tolkien

Que Tolkien se inspiró en leyendas ya escritas y en paisajes reales para su obra, más concretamente para El Hobbit y El Señor de los Anillos, es ampliamente conocido, ¿pero sabéis cuales son?. Ahora, un árticulo de la BBC revela estas localizaciones. 

Con el inminente estreno de la última película de El Hobbit de Peter Jackson no podíamos dejar pasar la oportunidad de hablaros de las localizaciones en las que J.R.R. Tolkien se inspiró para crear Arda y la Tierra Media, lugares en los que discurre su mitología y su relato más importante, El Señor de los Anillos. Ahora, BBC nos brinda estas localizaciones a través de un artículo publicado en su web, gracias al cual os desgranamos las claves del origen de estos lugares. 

Y es que, os lo creáis o no, buena parte de los lugares que Tolkien describió (con excesivo lujo de detalles, en ocasiones) se debían precisamente a sitios en los que él había estado. No en vano, en el prólogo de la Segunda Edición, el autor escribió:

"Un autor no puede, por supuesto, permanecer completamente desafectado de su experiencia, pero las formas en que el germen de una historia utiliza el suelo de la experiencia son extremadamente complejas, y los intentos por definir el proceso son, en el mejor de los casos, suposiciones a partir de la evidencia que es insuficiente y ambigua."


La Comarca

No es ningún secreto el hecho de que Tolkien adorase la campiña inglesa y que se refiriera a ella casi como una especie de paraíso. Más concretamente, el autor se refería a Warwickshire, un condado en el centro de la isla. Al parecer, aunque Tolkien nació en Sudáfrica, pasó parte de su infancia en una localidad conocida como Sarehole, y de ahí que este área le evocara una suerte de paraíso en la Tierra al que volver para evadirse de lo peor del mundo. 

De hecho, edificios y localizaciones importantes de la Comarca, como la colina de Bolsón Cerrado y el Molino de Ted Arenas, están inspirados en sitios reales. El molino, por ejemplo, sigue en píe. Aunque todo el área que sirvió para inspirar Hobbitton es ahora un barrio suburbano, que poco recuerda ya al idílico paraje tolkiano.

Paralelamente, los Agujeros Hobbit, las suntuosas madrigueras de los medianos, tienen una base arqueológica. Al parecer Tolkien se inspiró en las ruinas romanas del Cerro del Enano en Lydney Park. Tolkien, que participó en la excavación durante los años 20, escribió un ensayo sobre la deidad Nodens, que supuestamente habitaba en la zona.

Durante este periodo, Tolkien además escucharía la historia de cierto anillo de oro mágico, vinculado a una table de maldiciones romana. Según se dice, ésto sirvió de inspiración para asociar a la gente pequeña que vivía en aquel lugar y al Anillo de Poder. 

Rivendell

Rivendell es Suiza. No, no queremos decir que Bilbo tuviera cuentas escondidas en casa de Elrond; aunque vete tú a saber. Lo que queremos decir es que el valle de Lauterbrunnen en Suiza inspiró a Tolkien para crear este lugar. 

Imladris, que así se conoce este lugar en élfiico, se basa en este hermoso valle de montañas blancas, y toda la zona colindante con las Montañas Nubladas es un calco de Lauterbrunnen. No es casual que las dos compañias, la de Thorin y la del Anillo, visitaran este paraje. Tolkien se había enamorado de él durante una expedición en 1911, mucho antes de estallara la I Guerra Mundial en la que él mismo participó.

Como curiosidad, también existe un chalet en la zona llamado Rivendell, que puede alquilarse. Si queréis ver si se parece o no al autentico y genuíno, descrito por Tolkien, o a la versión dorada expuesta por Peter Jackso, os dejamos aquí el enlace a Booking.com

La Ciénaga de los Muertos y Mordor

La tradición popular dice que Mordor y los orcos son una alegoría de la Alemania de la I Guerra Mundial (en un principio) y, posteriormente, del III Reich durante la II Gran Guerra. Y aunque hay quien señala que esto no tiene mucho sentido, llegando maliciosamente a señalar que Tolkien tenía simpatías filonazis, lo cierto es que si atendemos a la biografía del profesor, veremos que efectivamente, Mordor y sus alrededores sí tienen bastante que ver con los dos conflicos bélicos.

Por si no lo sabiais, Tolkien estuvo en la I Guerra Mundial, junto a tres amigos. De los cuatro él fue el único en volver "vivo". Pero con neurosis de guerra y una herida bastante fea que curó bastante mal, eso si. De ahí que buena parte del periplo de Frodo recuerde bastante a sus desventuras en suelo europeo.

La Puerta Negra y La Ciénaga de los Muertos son lugares inpirados en los desolados campos del norte de Francia. Más concretamente, nos referimos a la zona en donde se desarrolló la Batalla del Somme, una de las más cruentas del conflicto y un lugar en el que estuvo Tolkien luchando. Y como él, Ernst Jünger y un "anónimo" soldado llamado Adolf Hitler. 

Gondor

Si habéis jugado a Assassin's Creed Revelations, entonces sabréis de lo que os hablamos. Y es que Gondor está inspirada en Bizancio y en su capital Constantinopla, hoy conocida como Estambul.

Tolkien se basó en la defensa de este último baluarte del mundo antiguo, foco de cultura eiluminación durante casi todo el medievo contra los bárbaros, los turcos e, incluso, los cristianos occidentales. La idea de varias murallas concéntricas, parte del trazado original de la ciudad medieval, se repite en la construcción del Minas Tirith tolkiano. De hecho, esta asociación gana sentido si atendemos a que los Bizantinos (Gondor) se consideraban a sí mismo los últimos descendientes del Imperio Romano (Numenor). 

El simbolismo de esta ciudad fue tan importante para el autor, que en un escrito se refirió a la capital de Gondor como "La ciudad bizantina de Minas Tirith". Ahora bien, la idea de que Minas Tirih se pareciera a Bizancio fue desechada en la versión de Peter Jackson. ¿Es un acierto, al acercar a occidente este último reino de los hombres, o una licencia creativa demasiado facilonga? Para gustos, los colores.

Aunque, ojo, hay quien dice que Gondor realmente es Venecia. Debido a la opulencia comercial de esta ciudad. E incluso,hay quien señala que Tolkien pensaba en Egipto, debido al culto casi divino hacia sus reyes. ¿Vosotros con cuál os quedáis?


Rohan

Rohan, el reino de los hombres de los caballos. De acuerdo con BBC, Tolkien tuvo dos inspiraciones para crear Rohan. Una de ella es la tierra de los Mecios, las Midlands, en donde vivían un pueblo de anglos. Esta tesis toma fuerza si atendemos a que los nombres de los rohirim vienen de antiguos nombres mecios, que Tolkien conocía perfectamente en calidad de lingüista.

Por su parte, la otra teoría, apunta a que Tolkien quería retratar a los antiguos ingleses en el pueblo de Rohan. Prueba de ello es que su tierra está inspirada en los territorios de Malvern Hills (Gloucestershire).  

En cualquier caso, parece claro que la gente de Rohan son una alegoría al pasado del Medioevo Oscuro e Inglaterra, mucho antes de las cruzadas y cercano a la Caída del Imperio Romano.

Las Torres

Orthanc, Cirith Ungol, Barad-Dûr... las grandes torres de la literatura tolkiana, entre las que se podría contar la fortaleza de Dol Guldur de El Hobbit, tienen una base mucho más amable que el fin al que obedecen en los relatos. No en vano, todas ellas formaron parte de su día a día durante su infancia. 

Según parece, la tradición popular señala que se deben a torres de la ciudad de Birminghan, en donde J.R.R. Tolkien vivió de niño. Más específicamente, se señala tres torres: Perrott Folly, la Torre de Abastecimiento de Agua del suburbio de Edgbaston y torre del reloj iluminada de la Universidad de Birmingham. Ésta última, posiblemente, sirviera de inspiración para la Torre Negra de Sauron. 

Mirkwood (El Bosque Negro)

Mirkwood posiblemente sea uno de los únicos medioplagios de Tolkien. Por lo visto, Tolkien se inspiró en el término de Myrkviðr de la mitología nórdica, tal y como lo tradujoó el autor  William Morris en una de sus traducciones.

Y como de elfos va la cosa, aprovechamos y hablemos de Lothlórien. Por lo visto es un término que Tolkien creó a partir de las lenguas élficas. Sin entrar en detalles etimológicos frikis, diremos que Tolkien trató de crear con ello un locus común, un lugar paradisiaco habitual en los cantares de gesta y en la épica, en donde el tiempo nunca pasa y siempre reina la paz. Dicho de otro modo, un Avalon tolkiano.



Y hasta aquí hemos llegado. Posiblemente nos dejemos algo en el tintero, pero debido a lo rico del lore la Tierra Media es casi imposible meter todas las referencias a la obra de Tolkien en un único artículo. No obstante, si vosotros tenéis alguna idea o sugerencia, os invitamos a enviarnosla.