Jennifer Lawrence y otros famosos son víctimas de "sexting" no autorizado

Un usuario de 4chan ha robado y publicado imágenes "picantes" de varias actrices y cantantes (ha hecho sexting no autorizado, por tanto). Tras este ataque masivo, según afirma el hacker a un centenar de celebridades, ¿dónde queda el respeto a la intimidad de estas personas?

Un usuario del tablón de imágenes 4chan ha publicado fotografías bastante explícitas de famosas cantantes y actrices de Hollywood, entre ellas Jennifer Lawrence. Aunque todavía no se ha confirmado la autenticidad de todas las fotos, los medios ya están hablando del mayor hackeo de estas características de la historia, planteando la pregunta de la seguridad de compartir cualquier tipo de contenido a través de internet… si eres una "celebrity".

De acuerdo con The Huffington Post, el hacker afirma tener fotografías y vídeos de un centenar de famosas, que ofrece publicar a cambio de dinero. El listado incluye nombres como Kate Upton, Victoria Justice, Ariana Grande, Kirsten Dunst, Krysten Ritter o Yvonne Strahovski.

El representante de Jennifer Lawrence ya ha respondido a la publicación de estas imágenes confirmando que las fotografías de la actriz, supuestamente robadas de su cuenta de iCloud, son reales, denunciando la acción del hacker. "Se trata de una flagrante violación de privacidad. Ya hemos contactado con las autoridades, que perseguirán a cualquiera que publique las fotos robadas de Jennifer Lawrence", afirmó.

La actriz Victoria Justice y la cantante Ariana Grande han negado que las fotografías publicadas fueran suyas, mientras que la intérprete de películas de terror Mary Elizabeth Winstead confirmó que eran reales a través de Twitter diciendo lo siguiente: "A sabiendas de que esas fotos fueron eliminadas hace tiempo, sólo puedo imaginar el repulsivo esfuerzo detrás de esto. Me compadezco de todas las personas que han sido hackeadas. Para quienes estéis viendo las fotos que me hice con mi marido hace años en la privacidad de nuestro hogar espero que os sintáis fenomenal con vosotros mismos".

El sexting (envío de material erótico a través de teléfonos móviles) se está convirtiendo en una práctica voluble y peligrosa. No solo para los famosos, sino también para el ciudadano de a pie. Tenemos que tener esto claro: la manipulación y envío de esas imágenes sin consentimiento de los fotografiados es una violación flagrante de su intimidad. No solo por parte de quien la filtre, sino también de los medios que se hagan eco de ello reproduciéndolas. No es un simple "cotilleo", es un ataque a la privacidad de las personas. Y es que, por muy famoso que uno sea, ¿acaso no tenemos todos derecho a nuestra vida propia?

En todo esto puede haber una cierta perversión de la sensación actual de que los famosos son más "cercanos" gracias a las redes sociales. Personalidades como Milla Jovovich comparten en Twitter montones de reflexiones y fotografías de su vida personal y prácticamente todo el mundo entra al trapo de la moda de los "selfies" (¿quién no recuerda el celebérrimo selfie grupal de los Oscars?) o el Ice Bucket Challenge. Pero no hay que confundir esas "relaciones públicas" (llevadas mejor o peor según de quién se trate, claro) con la supuesta libertad para conocer absolutamente todo sobre alguien, si ese alguien no lo ha permitido.