Kinect: Microsoft evitará el espionaje gubernamental

Kinect, en Xbox One, monitonizará constantemente nuestros movimientos para ofrecernos una experiencia personalizada, algo que ha hecho que muchos usuarios se preocupen por su privacidad. Microsoft asegura que los datos recogidos no serán cedidos a ninguna compañía externa, ni siquiera a organizaciones gubernamentales.

Sin duda, uno de los temas más controvertidos respecto a Xbox One es la obligación de utilizar Kinect, el dispositivo de captura de movimientos de Microsoft, y no sólo porque a algunos usuarios eso de realizar movimientos delante de la tele no les vaya demasiado, sino por los posibles usos alternativos que Microsoft podría dar al periférico.

Uno de los más polémicos es el referente a la publicidad nativa, es decir, que se supone que Kinect "espirará" todos nuestros movimientos para ofrecernos anuncios personalizados, algo que nos situará en su punto de mira constantemente. 

Consciente de la controversia que está suscitando este Gran Hermano de salón, Microsoft se ha mostrado muy firme respecto a la privacidad de los usuarios y ha afirmado, en palabras de un responsable de la compañía, que "a falta de una nueva ley, ningún gobierno tiene la autoridad para forzarnos a facilitar los datos recogidos por Kinect, por lo que lucharemos agresivamente contra cualquier intento de hacerlo".

Con estas palabras la compañía busca tranquilizar a todos aquellos que tengan miedo de los usos que Microsoft podría dar a la información recogida por su dispositivo de detección de audio y vídeo, por lo que aquello de "cualquier cosa que diga delante de Kinect podrá ser utilizada en su contra" parece ser que no será una opción viable. 

¿Os da confianza la actitud de Microsoft o, por el contrario, creéis que nuestra privacidad estará comprometida desde el momento que instalemos Kinect en Xbox One?