Martin Scorsese piensa que Rotten Tomatoes es dañino

Martin Scorsese

Ni el cine es lo que era, ni los espectadores, ni las críticas cinematográficas, prácticamente eso es lo que ha escrito Martin Scorsese en un ensayo publicado en The Hollywood Reporter. El aclamado cineasta ha cuestionado la forma en la que se consume el cine y ha criticado duramente a las webs Rotten Tomatoes y Cinemascore.

Valoran las películas como uno valora un caballo en el hipódromo, un restaurante en una guía de viajes o un electrodoméstico en (la revista) Consumer Reports. Lo tienen todo que ver con el negocio del cine, pero nada con su creación o su visionado inteligente”, expresaba de forma clara y contundente.

El director de películas como Taxi Driver, Uno de los nuestros, Toro salvaje o El lobo de Wall Street, se ha sentido perturbado por el comportamiento de la crítica y su consecuencia en la actitud de los espectadores con la película de Darren Aronofsky, Madre! Por ello ha elaborado un texto en el que explica el daño que esta clase de críticas cinematográficas dañan a los directores serios.

Rotten Tomatoes

Estas empresas y agregadores de críticas han establecido un tono hostil contra los cineastas serios. Incluso el nombre de Rotten Tomatoes es insultante. Y, como la crítica cinematográfica escrita por personas apasionadas y comprometidas con el conocimiento real de la historia del cine se ha ido desvaneciendo poco a poco, parece que cada vez hay más voces que participan en el juicio crítico puro. Personas que parecen tener placer viendo películas y directores rechazados que fracasan, que son despedidos y, en algunos casos, quedan devastados. ¡Lo mismo que ha pasado con la multitud, cada vez más desesperada y sanguinaria, contra ‘madre!’ de Darren Aronofsky”, señala Scorsese.

Las 30 mejores películas de la historia, según Metacritic

El director denuncia que la crítica y las recaudaciones de cine se hayan convertido en un deporte sangriento que cada vez más estimula posiciones más brutales. “El cineasta se ve reducido a un fabricante de contenidos, y el espectador a un consumidor sin ganas de arriesgar”.

Lecturas recomendadas