Lo mejor de 2013: La opinión de Borja Abadíe

Advertencia: este ranking no es nintendero y puede que hasta sea imparcial. La ausencia de voces de famosos se debe a mi pobre capacidad de imitación. Debido a su alto contenido en frikismo les aconsejamos que tampoco lo vean.

C'est fini, é finito, se acabó lo que se daba, game over y todo eso. El caso es que el 2013 está a punto de terminar y toca hacer repaso de lo que más me ha gustado del año. Como algunos ya sabréis, tengo un gusto algo atrofiado así que, en vez de acudir a un especialista en busca de una solución, he decidido dar rienda suelta a mi frikismo y hacer una lista algo original, aunque en ella también hay hueco para títulos que podréis encontrar en el ranking de cualquier jugón "around the world".

Si esto fuera un top de cosas importantes que han sucedido en el sector estos últimos 365 días, no dudaría en incluir la salida de las nuevas consolas, pero como es un top de juegos, y de eso no tienen mucho, no vais a encontrar ni a PS4 ni a Xbox One en mi lista, un poco como pasa en las tiendas (al menos con la consola de Sony).

Bueno, vamos al lío. Como diría Rafael Aznar, 2013 ha sido una buena añada, con una cosecha muy variada. El último puesto en mi lista lo ocupa Far Cry 3: Blood Dragon, no sólo por lo divertido que es sino por que muestra el camino que todas las compañías deberían seguir a la hora de crear contenidos descargables y porque deja en evidencia al resto de timadores que pululan por Xbox Live y PS Network (Capcom, EA, Activision, Turn 10 y una larga lista de amigos de lo ajeno). En el 9 está una curiosa propuesta indie, Brothers: A Tale of Two Sons. Sí, ya lo sé, el juego tiene cosas muy cutres pero el control de dos personajes utilizando cada uno de los sticks del mando me ha encandilado.

En el octavo puesto está una joya de cualquier transporte público. No, no es el autobusero, ni la "simpática" cajera de Metro que te dedica una diáfana cara de asco por no usar las máquinas expendedoras y distraerla de su heróica labor, leerse el 10 minutos. Me refiero a Plantas Vs. Zombis 2, un juegazo que engancha como pocos y el único juego de móviles al que le he dedicado tanto tiempo como a los de sobremesa.

En mi vertiente más "Gustavista" he colocado Pikmin 3 en el séptimo lugar, sencillamente porque no hay un modo más genial de representar el género estratégico en una consola. El sexto puesto es para la nueva Lara y su reboot (o "reboob", como me dijeron en twitter) de Tomb Raider, una vuelta por la puerta grande para la saga, aunque sigo echando en falta puzles más complejos y más libertad de exploración (quizás lo veamos en la continuación). The Cave es otro de esos juegos imperfectos que a mi me resultan casi perfectos. Su sentido del humor, su elenco protagonista (que me hace revivir mi adorado Maniac Mansion) y sus excelentemente diseñados puzles le colocan en el quinto puesto.

Super Mario 3D World, situado en cuarta posición, es uno de esos juegos que hace que los no fanboys de Nintendo deseemos serlo con todas nuestras fuerzas. Cada uno de los cortos niveles del juego es una demostración exquisita de cómo deberían de ser todos los videojuegos: bien diseñados, variados y con un control perfecto. La diversión sobrante de este nuevo Mario daría para rellenar la mitad del mediocre catálogo de PS3 y 360 de este año. Bioshock Infinite puede que no sorprenda como el primero, que el final sea "poco satisfactorio" o cualesquiera otras infamias que se os ocurran, pero está en el tercer puesto del podio por mucho motivos: por Elizabeth, uno de los personajes no controlables más geniales que se hayan creado, por su excepcional diseño que prueba que los videojuegos no tienen por qué ser feos (Sony y Epic tomad nota) y por su capacidad para sumergirnos (¿pero eso no era en Rapture? introducir risas enlatadas aquí) en un universo del que no queremos salir.

Y ahora llega el momento del frikismo en estado puro. La medalla de plata es para... Deadly Premonition: The Director's Cut. Sus gráficos son del pasado, los combates quizás sean los más repetitivos que un ser humano haya visto, el sonido del coche es como para asesinar a su creador, el control es horrible... pero es inevitable jugarlo. Cada minuto de juego rezuma un poquito de la locura que tiene Swery69 en su chota. Las referencias a películas ochenteras como Jóvenes Ocultos, la doble personalidad del protagonista, el rollo sandbox en un survival, los personajes que habitan el pueblo, todo es absolutamente original y genial. Y bueno, dejo de justificarme, porque nosotros no tenemos por qué justificarnos, ¿verdad Zach?

La medalla de oro, el primer puesto, el number one o como ustedes quieran llamarlo es para GTA Online. Sí amigos, he puesto sólo el online. Quizás sea trampa (qué narices, lo es) pero el caso es que el modo historia de GTA V me ha aburrido soberanamente. Esa historia tan magnífica (para otros) me trae sin cuidado. Trevor es un estúpido, Franklin es el mismo de todos los GTA y Michael... Michael sí mola. ¿Qué puedo decir? Lo que me ha gustado de verdad ha sido el modo online, una aventura con mis amigos delincuentes (que también lo son en el juego) que no para de crecer. Las partidas a muerte son un soberano aburrimiento, pero las carreras, saltos en paracaídas y sobre todo las misiones cooperativas son la leche. Y encima va Rockstar y me saca un editor de carreras. El online de Red Dead Redemption ya apuntó maneras, pero es que con GTA Online lo han bordado. 


1. GTA Online

2. Deadly Premonition: The Director's Cut

3. Bioshock Infinite

4. Super Mario 3D World

5. The Cave

6. Tomb Raider

7. Pikmin 3

8. Plantas Vs. Zombis 2

9. Brothers: A Tale of Two Sons

10. Far Cry 3: Blood Dragon

Lo del 2014 mejor que lo veáis en el vídeo, porque si sigo escribiendo esto se va a convertir en el top más ladrillero de la historia de la web. ¡Ah! Y no olvidéis echarle un vistazo a los otros tops del año de la redacción.