Lo mejor de 2015: Sonia Herranz

Aquí estoy un diciembre más para hablar de lo mejor del año, pero perdonadme si esta vez no hablo de juegos, es que me da la sensación de que me repito… Además, no han sido los juegos en sí mismos lo que más me ha gustado de este 2015 que estamos a puntito despedir. Lo que más me ha gustado de 2015 han sido sensaciones, señales que me invitan a pensar, después de mucho tiempo, que me puedo permitir un poquito de optimismo…

Lo mejor de 2015

Este 2015 se cierra con síntomas importantes de mejoría en la industria del videojuego, tanto a escala mundial como en España. Por supuesto, no hay datos cerrados aún y tardaremos unos meses en saber si realmente se va a facturar más que el año pasado o si vamos a llegar a los niveles de 2007, pero hay indicios que presagian cosas buenas, como que en sólo dos años PS4 haya superado los 30 millones de consolas de vendidas en todo el mundo. Y es que a PS3 le costó más de 5 años llegar a esta cifra… Más de andar por casa son las cifras que hizo públicas AEVI a colación del famoso Black Friday. Cifras que dicen que los españoles nos hemos gastado en ese peculiar viernes negro un 30% más en videojuegos y que hemos comprado un 61% más de consolas.

Y no, no he vuelto economista (dios me libre) y tampoco me importan más los balances de resultados de las empresas que los usuarios, simplemente reconozco que si el mercado crece, nuestras opciones como jugadores también van a aumentar. Si las compañías de videojuegos ganan dinero, tendrán menos miedo en arriesgar. Se harán más juegos, posiblemente menos encorsetados y se tratará de abrir nuevas vías en lugar de seguir dando vueltas a una espiral infinita de caminos repetidos. Si el mercado crece veremos más juegos, propuestas más diferentes y es posible que hasta nuevos conceptos.

Lo peor de 2015

Y es que si tengo que decir lo que menos me ha gustado de este 2015 ha sido precisamente el conservadurismo (en general) de editores y distribuidores, que ha eliminado la variedad, la originalidad y la espontaneidad en aras de asegurar beneficios. La desaparición de la “clase media” no es algo nuevo de este 2015 aunque sí me ha parecido más sangrante. Es lo peor de un año plagado de juegos de esos que llamamos Triples A, remasterizaciones y eternas “segundas” partes. Los juegos de altísimo presupuesto, la “clase alta”, ha engullido a las producciones más comedidas, dejando sin espacio a esos buenos juegos que quizá no levanten pasiones, pero que son los que al final nos llenan la tardes y distinguen a unos jugadores de otros. En este 2015 me he acordado mucho de cuando sólo había dos cadenas de televisión y todos veíamos las mismas series, que se convertían en fenómenos, en éxitos seguros, sí o sí, porque no había donde escoger... Pues eso, que prefiero tener donde elegir y este año, salvo honrosas excepciones, ha habido poco…

La variedad, la originalidad y las sorpresas han llegado con los juegos pequeños, con presupuestos más bajos de equipos independientes. La “clase obrera” que todo el mundo pretende ignorar (y hasta despreciar un poquito) y que es al final la que mueve el cotarro. Por suerte, quiero pensar de que el año que viene se equilibrarán las tornas y tendremos de todo en su justa medida.

Además, creo que es posile que veamos más juegos de este corte gracias a estudios españoles, porque, aunque no es nuevo ni mucho menos, el fenómeno indie en España parece haber estallado en el 2015, con más de 300 estudios de desarrollo en nuestro país y lanzando juegos muy meritorios en todas las plataformas. Probablemente el año que viene se viva una evolución con tintes de revolución, que permita el crecimiento de muchos estudios españoles (aunque sea a costa de otros) y que sean ellos los que nos garanticen “clase media”. Ya veremos. Sony España también ve potencial en esta industria, cuando ha puesto en marcha PlayStation Talents, una estrategia global de apoyo al desarrollo en nuestro país que está dando frutos muy meritorios y que no serán los únicos.  

¿Qué espero para 2016?

Espero que se confirme la mejoría. En 2016 se va a materializar otro síntoma de la recuperación de la economía y especialmente en la industria del videojuego. Y es que 2016 ha sido el año elegido para el lanzamiento de la Realidad Virtual a todos los niveles, no sólo en videojuegos. La tecnología no es nueva, pero todo el mundo parece haberse puesto de acuerdo en que 2016 es el año de la realidad virtual.

PlayStation VR alcanzará unos datos modestos de ventas, muy por debajo de los que obtendrán los dispositivos de VR en smartphones, aunque irá avanzando con pasos lentos pero seguros, de manera similar a lo que ocurrió con la primera PlayStation. El año que viene viviremos con la realidad virtual una revolución en el mundo del videojuego similar a la que supuso la introducción del CD en su día y no me la quiero perder.

Además, veremos muchos más desarrollos nuevos en general y estoy segura de que se va a dar mucho más peso a la originalidad, que se va a apostar por nuevas ideas. Creo que vamos a disfrutar de un año mucho más dinámico, emocionante y divertido. Al menos, con más títulos sin números detrás. Eso sí, estoy deseando jugar a Uncharted 4, que una puede parecer un poco snob, pero no es tonta ;-)

Los 10 mejores juegos de 2015

Me dicen que, pese a  este rollo, tengo que poner un ránking de los 10 mejores juegos del año… para mí, por supuesto. Pues nada, allá van. Son juegos con los que me he divertido mucho, por unas razones o por otras. Y especialmente cuando los he compartido, que yo soy mucho de cooperativo de sofá. Incluso cuando se trata sólo de opinar (soy mucho de "¿has mirado por ahí"?). También me gusta que me sorprendan. Buscando un equilibrio, esta es mi lista. Aunque me faltan unos cuantos...

Si queréis conocer las opciones del resto de mis compañeros, aquí tenéis el recopilatorio de los Mejores Juegos de 2015.

  1. The Witcher III
  2. Bloodborne
  3. NBA 2K16
  4. Metal Gear Solid V
  5. Until Dawn
  6. Project CARS
  7. Resident Evil Revelations 2
  8. Baboon!
  9. Mortal Kombat X
  10. Yoshi's Woolly World