Michael Haneke es galardonado con el Príncipe de Asturias

El jurado ha decidido otorgarle a Michael Haneke el premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013, un galardón muy merecido para un cineasta excepcional, incómodo, muy duro, pero siempre necesario.

¿Aún no has visto Amour? Pues ya te lo avanzamos: no es una película cómoda y probablemente se aleje mucho de lo que sueles ver, pero desde luego, es magistral la capacidad de Michael Haneke de retratar una realidad tan cruda.

El director ya recibió el pasado mes de marzo un Oscar a la mejor película extranjera por esta cinta, con la que también fue candidato a mejor director, mejor guión original y mejor actriz (Emmanuelle Riva). También consiguió la Palma de Oro en Festival de Cannes, así como el Globo de Oro a la mejor película en lengua no inglesa.

Las palabras del jurado que ha decidido otorgarle el premio Príncipe de Asturias de las Artes ha ido en esta misma dirección al considerar que "Ilumina y disecciona con deslumbrante maestría aspectos sombríos de la existencia como la violencia, la opresión y la enfermedad, que afronta con extraordinaria sobriedad formal a la vez que abre espacios a la persistencia consoladora del amor, la confianza y el compromiso".

Repasando su filmografía se nos ocurren muchos títulos imprescindibles entre los que se cuentan Funny gamesLa pianistaLa cinta blancaEl séptimo continente o Caché.

Este año, el cineasta austriaco también ha sido galardonado en España con la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes por su contribución a la renovación de las artes y la cultura contemporáneas y por mostrar la dimensión más siniestra de la condición humana. Durante la entrega de este reconocimiento, el director manifestó: "No realizo películas para hacer sufrir a los espectadores". "Si alguien lo pasa mal tendrá sus razones", dijo Haneke, para quien su único y "específico" deseo como cineasta es que las personas se emocionen. Pues hay que quitarse el sombrero, porque te conmueve hasta las entrañas.